¿Y la Universidad?

Oigan, y ahora que ya tenemos bastante claro que Cifuentes está a punto de pasar a mejor vida política (y lo de mejor, ya verán cómo será literal), ¿qué tal si dedicamos unos párrafos a los usos y costumbres de la Universidad? No, no me refiero solamente a esa inmensa casa de masajes intelectualoides que está demostrando ser la Rey Juan Carlos, sino a la Universidad en su conjunto, y a las públicas en particular.

Y, de acuerdo, para reducir el crujir de dientes y las hiperventilaciones que ahora mismo estoy intuyendo en muchos lectores, podemos empezar recalcando que no se puede generalizar, que la inmensa mayoría de los que participan en la Enseñanza Superior son personas que se lo curran y que actúan con la máxima honradez. Como conozco a bastantes, no dudo en absoluto de que sea así, pero justamente por eso me extraña más su capacidad para no ver o para no querer ver el mamoneo sideral que se gasta en prácticamente todos los campus.

Hablo de endogamia, de camarillas, de accesos a través del sótano, de aprobados y suspensos de libre albedrío, de materias que en función de quién las imparta (o a quién) son un hueso o una maría, de supuestos trabajos de investigación que son una seguidilla de copiapegas, de ilustres docentes con diez faltas de ortografía por página, de becas a medida para niños buenos llamados a ser delfines, de programas compuestos por marcianadas sin ningún interés académico, de asignaturas que chorrean grosera ideología con la que hay que tragar para no catear. Y, claro, como en el caso que ha originado todo esto, del regalo sistemático de títulos tan pomposos como prescindibles.

2 comentarios sobre “¿Y la Universidad?”

  1. Buen comentario.
    Cifuentes con su trampita, sus sostenella y no enmendalla ha conseguido, además de que se corrijan cantidad de fichas de trayectorias personales en las nominas de partidos, parlamentos, etc.., el rascar con su uña esculpida en la corteza de un melón pendiente de abrir y que ha resultado tener el tufo por tí descrito.
    La mancha aterciopelada y marrón de la corrupción, con su tendencia a cubrirlo todo, ha excedido los límites de la política y el cajón del dinero: ha llegado a los templos del conocimiento (que debería ser autónomo del poder, para eso nació) y nos los deja a la altura de lo peor. La marca España va conquistando campos inexplorados con la fuerza de la marea de Saint Michel.

  2. Pues la UPV/EHU tampoco se quedaba atrás.
    Hace algo más de 20 años tuvo una oferta de

    TÍTULOS PROPIOS DE POSTGRADO
    en medicina, que eran el no va más.

    1) Especialista Universitario en Actividad Física en el Crecimiento y Desarrollo
    2) Master Universitario en Dirección y Gestión de Centros y Servicios Sanitarios
    3) Especialista Universitario en Higiene y Salud Laboral
    4) Master Universitario en Seguridad y Salud Laboral
    5) Master Universitario en Valoración y Baremación del daño corporal en el área de las Ciencias de la Salud.
    6) Especialista Universitario en Valoración del daño Buco-Dental.
    7) Master Universitario en Medicina Tradicional China -Acupuntura-
    8) Especialista Universitario en Medicina Tradicional China -Acupuntura-
    9) Master Universitario en Homeopatía y Salud
    10) Diploma Universitario de Odontología Legal y Forense

    Algunos de los capos se sacaron un pasta gansa y acabaron en chirona por bastante menos de lo que hicieron. Los Rectores, por supuesto miraban para otro lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *