El indiscreto encanto de la burguesía vasca

Resultado de imagen

A la vuelta del viaje a Berlín, en el que me quedé sorprendido por la cantidad de gente mayor que vi trabajando (y que por aquí se habría jubilado hace años), me he encontrado con una polémica que puede tener cierta relación.

Así, algunos empresarios se han quejado públicamente de que el sistema educativo vigente no se adecúa a las necesidades de las empresas y que, además, la mayor parte de los jóvenes que se inician en el trabajo que les ofrecen no muestra  ningún entusiasmo.

Por supuesto, los empresarios pueden opinar lo que quieran, pero , tras casi cuarenta años como profesor universitario ,puedo afirmar que el paradigma en que se basan las afirmaciones anteriores es  un poco anticuado, algo así como de finales del siglo XIX,periodo en el que los Estados debieron hacer  un gigantesco  esfuerzo de adaptación de las grandes masas de población ( con la creación , por ejemplo, de la enseñanza  primaria obligatoria) a la incipiente pero muy dinámica industria. Pero hoy en día, basta con asomarse a  internet para darse cuenta de que el paradigma educativo ha cambiado ( como la sociedad , of course) y que de lo que se trata es de combinar las cualidades de cada  persona  ( y en esto a veces padres y madres patinan , pues piensa que les va a salir un Messi o  una Madame  Curie) con un puesto de trabajo en el que pueda desarrollar sus capacidades y además disfrute de ello. Con lo cual queda , así mismo,  resuelta la respuesta a la cuestión del escaso entusiasmo.

Pero, en fin , la burguesía vasca parece no haber cambiado mucho. Ya en su momento  historiadores como  Manuel Tuñón de Lara demostraron cuan tosca  y aldeana era, siempre haciendo la cuenta de la vieja del pan para hoy y hambre para mañana: les costó veinticinco años darse cuenta de que aquel mineral de hierro que exportaban a mansalva tras haber conseguido la abolición foral, podían tratarlo in situ y fomentar una nueva industria basada en el acero y la construcción naval.

Lo  curioso  de esta queja empresarial, además, es que ha salido a la luz pública en el mismo momento en que el Gobierno Vasco ha mostrado su decidida actitud por fomentar la Formación Profesional incluyendo además, ” un toque de género”  al hacer un llamamiento particular a las jóvenes….Pero este es tema de otro cantar porque  apunta a un específico modelo socio-económico de país… Como la cuestión de la tercera edad activa propiciada por frau  Merkel que comentaba al principio…

2 comentarios sobre “El indiscreto encanto de la burguesía vasca”

  1. A mí me sorprendió en Praga hace unos años esa cantidad de gente mayor trabajando. Me explicaron que era para complementar sus bajas pensiones.

    De la segunda parte… también me ha llamado la atención eso de la “actitud” y la relación de las declaraciones con el modelo de sociedad. Quizá habrá que recordar aquella consigna de antiguas manifestaciones el hijo del obrero a la universidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *