Alfred Hitchcock en Bilbao

1959 – Rara estampa del ex-británico y director Alfred Hitchcock de visita en Bilbao. La verdad es que poca gente leída sabe que para el guión de su famosa película de miedo “The Birds”, se inspiró observando en Abandoibarra a los bilbainos y bilbainas botando barquillos a las agresivas gaviotas de la Ría mientras les cantaban el hipno “Txoria Txori” de Mikel Laboa para tranquilizarlas. “¡Mira qué txinbos!”, se dijo (en inglés, claro). Los bilbainitos y bilbainitas, en agradecimiento al gran director por difundir la marca “Be Basque” en la peli, le montaron al estadounidense un museo en el “Urdaibai Bird Center”, dónde además tiene un busto, alpiste y unas bolas navideñas plateadas a las que sacan cantidad de fotos.

La Vuelta terminaba en Bilbao

[HISTORIA DEL CICLISMO ESPAÑOL] La Villa fue final frecuente de nuestra querida Vuelta ciclista a España, es decir, a Bilbao, dónde se escribieron algunas de las páginas web más bellas de la Historia del Ciclismo. Sin embargo, se suspendió 13 veces entre 1955-1970 debido a la increíble dureza de los puertos vizcaínos con abandonos en grupetto. En esta bella estampa inédita por supuesto, fechada en septiembre de 1958, Jesús Loroño, único vizcaíno superviviente de la etapa Barcelona – Bilbao, coronó en solitario la mítica cima del Infernuko Mendi (2.526 m, 30% desnivel medio) en la Sierra del Pagasarri, después de demarrar dejando al “Aguila de Toledo” aka Fermín Bahamontes clavado en la curva de la Neska, a 140 kms de meta. Ciclismo épico CON MAYÚSCULAS, solo para deportistas hechos de una pasta especial que no se metían pastis con clembuterol ni txooorradas de esas, tal como acostumbran los tikismikis di ihiri. VOX Populi es que esta gentuza ensucia el Deporte CON MAYÚSCULAS y solo pedalea a golpe de filete y alardeado solomillo de Irún. Horrela Ez, Be Basque, Be Vegan!

La remodelación de Anoeta, viento en popa

[KIROLAK] La Real Sociedad de San Sebastián sacó a la luz ayer algunas fotografías de cómo van las obras y los aficionados realistas no pueden estar más contentos y emocionados con lo que están viendo. El estadio con pistas va quedando en el olvido para poder disfrutar de un auténtico campazo de fútbol. El Jefe de Obra, el bilbaino Julen Otxandio, sigue en paradero desconocido.