No es justicia, es humillación

Ya está aquí la sentencia del juicio final. Atentos a sus pantallas porque a partir de ahora asistiremos a una exhibición sociológica sobre los complejos y contradicciones de los españoles y los catalanes, por separado. Un Real Madrid-Barça en la liga del relato. Dos mundos diferentes en un Estado donde la democracia empezó mal y empeora con los años. La información lo va a ser todo; pero no del veredicto del Supremo, sino de las emociones derivadas. Los pueblos se dividen según sus sentimientos. Lo que han decidido con saña los jueces causa gozo en España e ira en Catalunya y no al revés. En todo caso, no hay empate, que hubiera sido lo deseable: gana uno y pierde otro. ¿Qué han previsto los medios para contener las muestras desaforadas de alegría y tristeza, para que los debates no provoquen más daño que el ya causado y no agraven la situación ahondando en la ruptura?

            Nadie ha pensado en atenuar los efectos sociales del fallo porque hay elecciones a la vista entre partidos incapaces de pactar. ¿Por qué habrían de acordar ahora un poco de cordura? Temo el furor informativo y que las tertulias políticas de la tele se diriman a cuchillo. Hablarán, dichosos, los favorables al escarmiento y replicarán, abatidos, los indignados por la injusticia. Será como la película de Amenábar sobre Unamuno, la historia de cómo la inteligencia sucumbió ante la fuerza. Esta es otra guerra que envía a prisión a la épica. 

            Micrófonos y cámaras saturan el Supremo victorioso y la Catalunya herida. Y entonces, por su lealtad profesional y libre de la censura del 155, TV3 se vuelca como canal de resistencia, actuando de barrera contra la intoxicación y la ofensa a una comunidad entera. La radiotelevisión vasca transmite la solidaridad de Euskadi. Ahora sí, con Catalunya humillada, comienza la campaña.

13 comentarios sobre “No es justicia, es humillación”

  1. Lo peor es la falta de pluralidad en las tertulias españolas. Ayer fue bochornosa la de «24horas», la supuestamente pública, la que pagamos todos (no hace falta ir a las teles fachas). Unidireccional y celebrando el marchenazo como si todo espectador compartiéramos su júbilo. Ni una voz contraria, por lo menos 1 de 8… Repulsivo. Yo objetaría fiscalmente mis impuestos para no pagar a los medios del movimiento.

  2. Cuando se conculca la Ley vigente y la Constitución, hay que atenerse a las consecuencias. Y no hay más cera que la que arde, déjese de victimismos.Nadie tiene problemas por expresar sus opiniones, si se pasa a los hechos, es otro cantar.

    1. O sea, se puede aspirar a la libertad, pero no ejercerla. Todas las causas justas del mundo, todas, llegaron, no solo con sacrificio, sino rebasando las leyes injustas. Tal es el caso de Catalunya.

  3. Mmmm…¿hablamos de la misma tertulia?

    Yo vi una en Canal 24 horas de TVE en la que estaban representantes de PSOE, PP, Cs, Vox, Podemos, ERC y PDCat (no creo dejarme ninguno).

    De los cuales PSOE, PP y Cs se mostraron conformes con la sentencia, Vox totalmente en contra, y Podemos (muy claramente, por cierto) ERC y PDCat en contra por lo opuesto.

    O sea; que hay que contarlo todo: hablaremos de distintas tertulias pero yo ayer en TVE vi que se dio cabida a voces contrarias a la sentencia (como es lógico).

  4. Me refiero a la de los periodistas. Se quitan la palabra para decir lo mismo. Un frontón. Una periodista de camiseta llego a decir de Puigdemont que «nos lo entreguen»… A quién? Desconoce que es el parlamentario europeo más votado. Ni respeto ni las formas. Un chiringuito que pagamos tod@s. De potar

  5. ¿Pero alguíen realmente cree que una Cataluña humillada y vencida se va a convertir de repente a la España de trabuco,botijo y pandereta..? Esto va para rato.
    Por cierto¿Como es posible hacer un referemdum en Escocia ,siendo parte del Reino Unido, con su reina y todo,y en el Reino de España no?

    1. La libertad, en efecto, es un largo camino lleno de sacrificios. Catalunya ha entrado en ese camino y, tarde o temprano, quizás en una próxima generación consiga su ansiada independencia. Con sentencias tan injustas como las del Supremo suma más gente que la que ya tenía.

  6. Una vez más, eskerrik asko José Ramón y a todas las voces de empatía y comprensión que nos llegan de Euskadi. Escribo esto mientras un helicóptero de la Guardia Civil sobrevuela el barrio, tan bajo como puede para que no olvidemos que están ahí.
    Ayer Jordi Barbeta en El Nacional recogía unas palabras de Martin Luther King: «La mayor tragedia de este período de transición social no es el clamor estridente de la gente mala, si no el silencio espantoso de la gente buena» Ayer, la inefable ministra Calvo hacía unas declaraciones alabando a la gente «que no tiene nada que decir ni nada por lo que protestar» Callando tenemos un Altsasu, una setencia, unas cloacas, un fascismo enquistado en todos los resortes del estado.
    El tsunami que limpiará la inmundicia acumulada en los establos de Augías del sistema español.

    1. Mi corazón está con Catalunya, libre, movilizada, en lucha y consciente de que se está jugando la libertad y el futuro. Un abrazo, Gabriel

  7. Esto funciona de la siguiente manera.unos dictan lo que hay que hacer,y otros lo hacen.lo malo es que los que lo hacen piensan que es por iniciativa propia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *