Reina y Mendiga

Estaba calibrando la posibilidad de encabezar estas líneas con el título “El extraño caso de la ruinosa España y la exitosa Roja” parafraseando la conocida obra de Stevenson, cuando temiendo su recorte en la redacción he tenido la fortuna de dar con algo más breve y oportuno de Mark Twain, aunque cierto es que, “El extraño caso del Doctor Jekill y Mr Hyde” plantea mejor la esquizofrenia del caso que nos ocupa donde un mismo personaje se desdobla para la historia que “Príncipe y mendigo” donde su autor precisa de dos personajes para desarrollar la trama, pues por desgracia, ni aun aplicando la ecuación de Dirac, a falta de colonias, contamos con una Antiespaña que sufra por separado los males mientras en positivo gozamos de la fiesta perpetua.

Llevo meses intrigado por saber cómo sobrellevan personalmente nuestros representantes democráticos y deportivos el incómodo fenómeno coincidente de que cuanto mejor nos van las cosas en los campos, pistas, circuitos y canchas, peor lo pasamos en bolsa, deuda, paro e impuestos y viceversa, por cuanto sería interesante sondear si acaso estuvieran dispuestos a sacrificar nuestra economía si con ello garantizásemos una segunda Copa del Mundo en la próxima cita de Brasil 2014. Mas como quiera que el acceso a un amplio número de ellos me está vedado, he tomado la iniciativa de operar a otra escala para mi más accesible, cuál es, la de acudir a una oficina del INEM, infiltrarme en la cola que hacen los inmigrantes para obtener los papeles en una comisaría y merodear por los alrededores de un comedor social para averiguar que opinan los mendigos del asunto y así, poderme hacer una idea.

Mira que uno ha estudiado en literatura la evasión de la realidad que supuso el Romanticismo o en psicología los mecanismos de inhibición que operan en el cerebro para no sufrir daño como darse de baja por medio del coma, y con todo, no deja de sorprenderme que en estos lugares, la gente, en vez de estar echando pestes contra el Gobierno, tramando venganza contra la Banca, organizándose en grupos de afinidad para dar cumplida respuesta al resto de la sociedad que les maltrata, resulta que discutían sobre si el césped estaba seco y que los polacos no lo regaron a propósito, lo grande que es Fernando y que se le ve buen chaval, que Nadal se lo merece todo y más, y por supuesto, que España es la mejor selección que ha habido nunca en la historia del futbol. El último comentario escuchado a un pobre hombre, desdentado, en camiseta de blanco isabelino con los vaqueros roídos y en alpargatas, trajo a mi memoria aquellas lecciones del antiguo “Consultor” de primaria donde se presentaba a España como la primera potencia exportadora de naranjas y con las mayores minas de mercurio, cosa de la que por unos días me sentí super orgulloso con ocho años hasta que mis antipatriotas padres me hicieron ver la diferencia por una parte entre las naranjas con el petróleo y por otra entre el mercurio con el oro.

Allí, nadie hablaba de crisis, recortes, desahucios, corrupción, copago, menos de hacer la revolución y cosas de esas que se charlan en los corrillos del 15-M o en las tertulias radiofónicas. A lo más que se le aproximó una conversación, fue a quejarse de algunos empleados de supermercado que trapichean con los productos caducados reservándoselos a los jubilados en vez de ponerlos a disposición de todos en los contenedores ¡como se ha hecho siempre! Y es que, bastante tienen con sobrevivir como para ocuparse de otras cosas.

Tras esta pequeña investigación de campo, se podría concluir que en la piel de toro, la población, es pobre pero alegre, porque lo de honrada hace tiempo que no se pretende, o que la procesión va por dentro. Pero por muy dentro debe de ser, pues no faltan pobres vergonzantes vistiendo la camiseta de la Selección que como un senegalés que acababa de recibir la nacionalidad, salen a la calle dando saltos de alegría gritando eso de “Yo soy ¡español! ¡Español! ¡Español!”

5 comentarios sobre “Reina y Mendiga”

  1. Has estudiado literatura y psicología, pero veo que no estadística. Cuando comentas que las opiniones de tus lectores se van a los extremos, la causa es, simplemente, que en una muestra voluntaria (como lo es el dejar un comentario) suelen participar las personas con ideas extremistas. Así que espero que, a partir de ahora, seas capaz de dormir un poco mejor sabiendo ésto. A los que tu artículo ni nos pone de uñas, ni nos hace jurar que eres la persona con más razón que ha sido concebida por mujer, no nos da por dejarte un comentario (salvo desbarres estadísticos).
    Espero que tue ego no sufra un irreversible revés al saber que tu capacidad de provocación no es la que esperabas.
    Un saludo, salao.

  2. La verdad es que el texto tiene valor literario, pero no se corresponde con la realidad.
    Al menos en el periodo que yo conozco de esta página, de un año hasta aquí.
    Gracias, Pakorrow, se lo tenía merecido.

    No quiero enseñar a un padre a hacer hijos, pero brindo a Nicola una salida airosa.
    Se trata de cambiar los tiempos verbales al pasado:
    «Mis textos generaban en los lectores dos reacciones antagónicas:…» etc, etc.

    Agures.

  3. Es normal que después de haber sufrido un accidente traumático, o una mala paliza, los humanos nos preocupemos de cuestioncillas cómo: ¿Dónde está mi otro zapato?, antes de poder racionalizar el alcance del tortazo y actuar con racionalidad.

    En concomitancia con el fenómeno del 15M, el grueso de la tropa ha encontrado una causa bien fácil de entender y promocionada por sponsors solventes: el Extremismo Deportivo y Pacífico. El genio español y las burbujas polideportivas en el final de su Danza del cisne.

    Y encima, van y ganan la final de una manera estética, por derecho.
    Cualquiera les dice nada.

    Saludos.

  4. Nicola ,? para cuando algo sobre historia ? ,un escrito sobre un tema historico ,los Ibericos , la Hispania en epocas de Roma , la dama de Elche , la Espana colonial ,la Espana profunda ,el Cid , ese heroe que tanto honor y victorias contribuyo a su tierra , los moriscos ,esa cultura tan prospera , buenas tardes y perdone por mi pregunta .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *