Un país a pedales

Hace tiempo leí un artículo Oenegístico camuflado en una revista científica sobre un proyecto destinado a adquirir bicicletas provistas de sencillos equipos técnicos capaces de transformar su pedaleo en energía destinadas a comunidades donde la electricidad antes de ser un lujo, resulta imposible por no existir red de suministro a la que conectarse, cuya instalación les permitiría ser autosuficientes en el consumo energético básico de alguna nevera, bombillas e incluso de un ordenador portátil.

Muchas fueron las reflexiones yuxtapuestas conforme avanzaba la lectura grabándose en la memoria las escenas de indígenas subidos a bicicletas imprimiendo su fuerza motriz para que otro compañero pudiera consultar la Wikipedia; me asqueaba sobremanera la presentación ante nuestra opinión pública que la solución para las comunidades de las que el mundo desarrollado extrae con su sangre, sudor y lágrimas impunemente las materias primas, no superase la tecnología de los Picapiedra, cosechando aplauso entre la Progresia por entender correspondiente a pueblos empobrecidos un sistema pobre de energía donde la falta de nuestra civilizada inteligencia sea suplida por su notable animalidad, pensamiento que subyace en todas las noticias de este calado. Con todo, no dejaba de reconocer su idoneidad aceptada la situación. Era tan buena, que no tardé en preguntarme, si acaso, dicha autogestión energética no sería factible a pequeña escala en nuestra sociedad avanzada. Huelga comentar que la respuesta implícita fue del todo olvidada tan pronto pasé a leer un reportaje aledaño sobre la Atlántida.

Pero, con esto de la Estafa colectiva, cuando la factura eléctrica no para de subir, que muchos ciudadanos padecen la pobreza energética no pudiendo encender la estufa en invierno con temperaturas bajo cero, viéndose obligados a comer de lata por no poderse permitir encender la vitrocerámica, etc, ahora que la introeconomía apunta claramente que nos hemos convertido en un país en vías de subdesarrollo, creo que estamos en disposición de hacer de la necesidad virtud, contestando con hechos el interrogante planteado, siendo hoy el día en que, más que factible, veo deseable, incorporar los pedales en nuestra realidad cercana para sostener no ya una sociedad consumista, sino de subsistencia:

En principio, la introducción de estas bicicletas parecería circunscrita a los hogares de familias españolas con todos sus miembros en paro, o en las casas de los jubilados, pensionistas y funcionarios, con la idea de que puedan seguir disfrutando de, al menos, agua caliente por las mañanas para ducharse, energía para encender la cocina al medio día, la tele por la tarde y las luces por la noche antes de acostarse, sin miedo de amanecer con el suministro cortado por las compañías eléctricas, al tiempo que el ejercicio físico les mantiene sanos, en forma y calientes sin necesidad alguna de encender la calefacción. Pero su provechosa aplicación en un momento en el que se ordena a los escolares acudir a clase con un rollo de papel higiénico en la mochila, se abren comedores infantiles en Navidad para asegurarles una comida decente diaria a los niños en las ciudades, los hospitales van a empezar a cobrar el menú a los ingresados, el ejército no mueve los tanques por falta de combustible…casi juzgo inevitable la introducción de pedales en todos los ámbitos del país. Así, yo incorporaría pedales en los pupitres para que los niños hicieran algo útil durante tantas horas en el aula; a los enfermos les conectaría a una dinamo para garantizarse el funcionamiento de los aparatos o en su defecto a las visitas; la población reclusa, así como los miembros del ejército profesional no tendría otra que ganarse el sustento a pedalada limpia durante ocho horas por jornada…Aunque quizá la medida más provechosa en comparación con su coste y aprovechamiento actual para las arcas del Estado, fuera la introducción de pedales en sillas, sillones, poltronas y escaños en Consistorios, Diputaciones, Cámaras Autonómicas, Congreso, Senado, Ministerios, Moncloa y Zarzuela, donde sus Señorías, Excelencias y Altezas, podrían pasar el rato dando pedales, cosa que justificaría cuando menos, las jugosas dietas percibidas por asistencia y desplazamiento que perciben.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *