Agur Garbiñe – Kepa.

Miércoles 8 de agosto de 2018

Se llamaba Garbiñe Pérez Larrea. Acaba de fallecer. Tenía 85 años y era la viuda de Santiago Aznar, el hijo del primer Consejero de Industria del primer Gobierno de Aguirre del 36. Vivía en Astigarraga y tenía siete hijos, todos con nombres euskéricos. Garbiñe, Xanti, Maite, Ainara, Itxaso, Iñaki y Karmele. Iñaki ha venido de Caracas para el funeral de su ama y Ainara desde Houston. Los demás viven en Astigarraga, donde ha sido el funeral.

Persona muy querida por animosa y servicial, falleció yendo a clases de euskera con su edad, algo que siempre tuvo como asignatura pendiente, desde que se exilió de niña con su familia en Venezuela. Allí conoció al hijo del Consejero y se casó teniendo esos siete hijos que han estado todos en el funeral llevando la foto de su ama.

El funeral ha servido para congregar a vascos venezolanos y gentes de Astigarraga y amigos.

De Astigararaga era Margarita Kortadi, una familiar de mi ama, que cuando yo iba a nacer fue a Venezuela para ayudar a mi ama y con el objeto de que yo aprendiera euskera con ellas. Lo debí aprender, pero como Garbiñe, moriré aprendiendo palabras. Y de Astigarraga es Arantza Tapia aunque la gente piense que es de Zumaia. De Zumaia es su marido. Y de Astigarraga era Santi Guruceaga, cuyo hijo ha estado en el funeral, y nos ha enseñado la casa donde nació su aita, Alberto Enea, en la Kale Nagusia. Santi tenía un negocio de imprenta en Caracas donde gratuitamente se hacían los Gudaris para la resistencia vasca, gratis et amore. Eran otros tiempos. Su ama, de Astigarraga también, vive y suele ir a Hernani a visitar a su hermana. Y he visto una Astigarraga bonita y limpia.

Kepa. Que con su pan se lo coma.

Kepa Arrizabalaga ha fichado por el Chelsea. Ganará seis millones de euros al año. No sé lo que ganaba con el Athletic pero no sería moco de pavo. Algo buscaba cuando impidió que la cláusula de rescisión no la subiera el Athletic a cien millones, cantidad obscena para fichar a un jugador.

Hecho en Lezama, se va fundamentalmente por dinero. Es legítimo y no sabemos lo que hubiéramos hecho los demás en una circunstancia parecida, pero ha demostrado que ha jugado con la afición del Athletic. No era tan rojiblanco como decía. Ese dinero no lo va a poder gastar ni aunque viva trescientos años y si lo que le gusta es jugar al fútbol en el Athletic tenía ese juego asegurado. Pero jugará en Inglaterra en un equipo lleno de los mejores mercenarios y lo hará bien y triunfará y los ingleses oirán por primera vez que alguien se llama Kepa y los eruditos aprenderán que es un neologismo sabiniano. Pero nada más.

Viendo el drama de la emigración el que por parar bien balones bajo una portería le paguen semejante millonada, pero parece un espectáculo, vuelvo a repetir, obsceno.

Le deseo lo mejor y que quien le sustituya en el Athletic pare goles y su motivación no sea solo el dinero sino una afición dolida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *