Boicot al amigo invisible

He declinado una invitación para participar en un amigo (¡ojo! también amiga) invisible de empresa porque estos obsequios los carga el diablo. Es un satánico ritual ideado para que alguien te endose un regalo envenenado y haga crecer tu colección de gatitos chinos moviendo el brazo. Una ratonera que puede sacar lo peor de nosotros mismos al entregar un pequeño envase de colonia del que cuelga; “muestra de promoción, prohibida su venta”.

La tradición marca además que los dos entornos donde suele llevarse a cabo, la familia y la empresa, se conviertan en potenciales ollas a presión. Si te toca un familiar o compañero con poco trato ¿hay algo más consumista que comprar a alguien algo que no necesita movido solo por el compromiso? Y ¿si te toca, alguien conocido? Ahí la has fastidiado. Debes acertar y te lo tienes que currar (pero atención con currártelo mucho, o sentarás precedente). Además si es poco dinero, solo puedes obsequiar una cagarruta con lacito y si es mucho, será una supercagada en cajita. Así las cosas, se tiende a regalar calcetines que pican, pisapapeles horteras, agendas horribles, bolis a los que se les salta el muelle nada más hacer click, y figuritas espantosas. Desde aquí propongo formar una plataforma anti-amigos invisibles. No hay un invento más maléfico. Perdón, se me ocurre otro, las felicitaciones navideñas electrónicas, un arma letal contra la que deberíamos actuar ya.

Regreso al futuro con coches de Scalextric

En la segunda parte del Regreso al futuro (figurando el año 2015), los coches vuelan. Ahora, directamente se esfuman porque se plantea vetar la venta de los coches con motor de combustión en 2040. El Ministerio para la Transición Ecológica -que suena a una serie como la de El Ministerio del Tiempo pero con más presupuesto- ha tenido una idea brillante. Y ha propuesto que los coches y vehículos comerciales de gasolina, diésel, híbridos y gas natural no se puedan vender en España a partir de ese año.

Todo para evitar la contaminación atmosférica. ¡Cuánta razón! No en vano, con el automóvil dejó de usarse el carruaje con caballos que cagaban en las calles y también generaban muchos gases de efecto invernadero. Yo estoy esperando a que alguien se le ocurra acabar con las vacas, que con sus pedorretas tiran al aire un montón de metano. Así que ahora que hay que disminuir las emisiones de C02, los únicos coches que nos quedarán serán los autos de choque o los del Scalextric.

Váyanse preparando para tener solo automóviles eléctricos. Yo ya he pensado en comprarme uno. He decidido que tiraré un cable desde la ventana para poder cargarlo. Solo debo resolver un problema. Cuando esté haciendo la cena, ponga la lavadora, enchufe el coche y me salten los plomos… ¿dónde hago la recarga? Esto es como todo, primero crean la necesidad y luego nos crujen a impuestos y suben más la luz por exceso de demanda.

Rompompón versión droga, sexo y reggaeton

 

Los peces en el río deben de estar presos de un ataque de pánico con el nuevo villancico que hará furor estas navidades, el polvorrón con ritmos electro latinos y subidos de tono de Leticia Sabater. Si la Caballé y Raphael dinamitaron las Pascuas con el anuncio de La Lotería, este año se ha rebasado todo lo imaginable con este tema convertido en una auténtica pesadilla antes de Navidad.

La Sabater se ha cargado de un plumazo el espíritu navideño. A la campana sobre campana se le han caído los dos badajos, la noche ni es de paz y mucho menos de amor, y al tamborilero le ha dado un ictus. Es el ropopompón versión hit con droga, sexo y reggaeton.

Tras “La salchipapa” y “El pepinazo”, Leticia Sabater prueba suerte con los villancicos y da la campanada. Porque el polvorrón lleva unos pocos días en YouTube y ya cuenta con más de 700.000 reproducciones. Además, Leticia Sabater es trending topic en España. ¡Ay del chiquirritín! La rubia mantecada aparece vestida como Papá Noel con un escueto vestido rojo acompañada de unos campanilleros con máscaras de camello ¡arre burro arre! También salen cigarrillos y polvorones con su nombre. “Papi vamos al turrón, ya vienen los camellos”, “Tú toca la zambomba y yo le pego al polvorón”. La Sabater clama por una Navidad real con sexo, alcohol y peleas familiares. Y lógicamente ha armado el belén. ¡Ande, ande, la marimorena!

La señora Gómez

En la primera quincena de agosto aparece otro clásico de los que no pasan de moda. Un anuncio de esos que dejan frío al personal porque la oficina de colocación de La Moncloa se encuentra a pleno rendimiento. La noticia dice que el Instituto de Empresa ha fichado a Begoña Gómez, mujer de Pedro Sánchez. Dirigirá un centro de nueva creación para potenciar la innovación y el emprendimiento en el continente africano. No parece que lo vaya a hacer gratis.

Leyendo la letra grande y la pequeña suena directamente a enchufar a la primera dama con el “dedazo”. Y a que ahora a las puertas giratorias se las llama IE África Center. Pues anda que no se criticó que Aznar apadrinara a su señora, o que Iglesias ascendiera a número dos de Podemos a su novia. Porque ¿seguro que la mayor especialista en África de toda España es la mujer del presidente del Gobierno? ¿Que quién va a los festivales de música en el Falcon oficial es la más acreditada para dirigir un cotarro de ongs? Aunque las comparaciones sean odiosas, esto parece que nos va a salir mucho más caro que los tarros de crema hurtados por Cristina Cifuentes, o el master de Pablo Casado. Pedrito manos limpias podría haber esperado unos meses más para disimular. Ni siquiera nos ha dado los cien días reglamentarios para que dudásemos de su honorabilidad. Pero ¿qué esperan? solo tiene 18 meses para jugar “al oca a oca y enchufo porque me toca”.

¿Marijaio o Jaio Mari?

 

Ahora que las ministras hablan de dotar de lenguaje inclusivo a la Constitución, se nos plantea un serio problema… ¿tendremos que cambiarle el nombre a Marijaia? La vicepresidenta y ministra de Igualdad ha pedido a la RAE que se revise la Constitución para “adecuarla a un lenguaje que incluya a las mujeres”. ¡Tanto lenguaje inclusivo y ella se apellida Calvo! ¿Por qué no Calva? Lo realmente interesante hubiera sido que la ministra exigiera que la academia tuviera el mismo número de mujeres que de hombres. Porque igualdad es poner siempre a la mejor persona en el mejor lugar, independientemente del neolenguaje y que termine en o/a.

¿Qué va a ser lo siguiente quitar un león de la entrada del Congreso para poner una leona? ¿Que a los animales les cambien el nombre y les pongan la búha, el abejo, el rano ….? Para ser justos, eso lo inventó Ibarretxe con “los vascos y las vascas”. El sexismo o sexisma no se erradica alterando las palabras y los palabros. Que el lenguaje sea algo dinámico tampoco significa que pueda evolucionar naturalmente hacia cualquier dirección porque entonces quizá los vizcainos varones se puedan ver excluidos y pidan que al emblema de la Aste Nagusia por excelencia se le llame ¿Marijaio? o tal vez ¿Jaio Mari? Y el colectivo LGTBIxyz aducirá que es mucho más inclusivo que se le bautice como Marijaie. Y todos terminaremos hablando en bable.