Este partido lo hemos ganado todos

Sobre los símbolos recae la carga de su desmesurada representatividad, real o atribuida. Símbolos son personas, instituciones, banderas, músicas, grafismos, historias, leyendas… Se les pide esa porción de autoestima adicional que reclama la sociedad que los venera. Estamos lejos de la utopía iconoclasta y de la autonomía personal sin la tutela de los ídolos. En Euskadi tenemos unos cuantos de estos símbolos recurrentes, hagan ustedes su lista. Uno de ellos es el Athletic de Bilbao, que define y demuestra lo mucho que podemos ser por nosotros mismos y, al mismo tiempo, nuestra singularidad en todo el mundo; un caso exclusivo, admirable y romántico.

La decisión del Club de unirse a “la reivindicación social del derecho a decidir” el día en que Gure Esku Dago consiguió el éxito de formar una larga y plural cadena humana entre Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, ha desatado algunas críticas por la supuesta parcialidad política de la adhesión, con la que no se sentiría cómoda una parte de la masa social. Es una vieja crítica que procede de quienes querrían ver al Athletic identificado con el sistema constitucional o el anterior, en coherencia con lo que se cantaba en su himno predemocrático, felizmente olvidado: “Del fútbol eres ley, te llaman el león,y la afición el reydel fútbol español”. Oprobioso.

¿Se ha excedido el Athletic en su apoyo a la marcha democrática? Entiendo que no. Si aplicamos el método tradicional de que una entidad, sea cual sea, debe mantener un equilibrio público entre las diferentes ideas que conviven en su seno, se diría que el Club se ha equivocado; pero no hay tal error, porque ha dado su mano a un principio democrático esencial. Cuando en 1976, por medio de Iribar, junto con Kortabarria, el Athletic proyectó su adhesión a la ikurriña, por entonces ilegal, lo hizo contra la opinión de socios y aficionados voluntariamente contarios a los principios de la libertad. Como los que ahora protestan. Aquellos jugadores y los responsables del Club rompieron las reglas, porque estas habían caducado. Se la jugaron, nunca mejor dicho. Aquel momento histórico, ante la obligación de sofocar lo injusto, se resolvió forzando las reglas impuestas. Como ahora, en otras circunstancias.

Siendo el derecho a decidir un derecho básico (mayoritariamente aceptado, según los sondeos sociológicos), contra el que solo pueden estar los que no respetan la voluntad de las personas, la decisión del Athletic es plausible y valiente, de sentido común. Responde a una cuestión de principios y carece de toda mezquindad partidista. Ha reivindicado la democracia, tan indiscutible como defender los derechos humanos, poder respirar o el derecho a existir. Esto no es partidista, es una posición universal.

Lo que bulle entre quienes la critican es la rabia de verse desbordados por un pueblo que quiere mirar al futuro sin trabas. Y se resisten, como los de 1976 y anteriores, a que nuestra sociedad, decida su porvenir y su agenda vital, con su propia gente, hecha aquí, la libertad vasca. El Club ha leído bien la realidad de Euskadi y ha ejercido su liderazgo social defendiendo una prerrogativa inalienable. Otras organizaciones, que podrían haber hecho lo mismo, insensiblemente, han callado.

Es el liderazgo, amigo

El liderazgo va más allá del ejercicio del poder. Posee una autoridad moral y una capacidad de influencia en razón del respeto y admiración ganados por sus méritos y trayectoria. Hay pocos liderazgos en nuestra sociedad y casi ninguno indiscutible. Con todo y al margen de quienes ostentan ahora las labores ejecutivas en el Athletic, esta entidad tiene un fuerte liderazgo público. Por eso, sus detractores atacan su imagen. Para ellos, el Club es un peligro para el sistema y su modelo de democracia de segunda división.

El liderazgo es lo menos normativista del mundo. El liderazgo rivaliza con los límites, tanto los que proceden del interior, como los que llegan de fuera. Lo normal que un líder se salte o supere las normas heredadas y se proponga ampliarlas y flexibilizarlas. España es un estadio embarrado y el ambiente es hostil. ¡Bien sabe el Athletic, ahora como antes, lo que es sufrir el odio por ser quien es, por su ser vasco! Las reglas de juego están trucadas y el árbitro no es neutral. Con estos condicionantes, cuando estamos bloqueados entre una legalidad estrecha y la amenaza de su cumplimiento forzoso bajo el rigor de la represión económica y judicial -como es un hecho en Catalunya-, es pertinente cierta ruptura y elevar la voz más allá de lo políticamente correcto y de la hipocresía protocolaria del sistema.

Es lo que el Athletic ha entendido. Había que pronunciarse por una causa justa, un derecho básico que los que marcan el terreno de juego se niegan a reconocer. Tienen que comprenderlo los tramposos o los sumisos conformistas. La libertad también es una competición, que se gana partido a partido. O se pierde con la rendición. Y les hemos metido un golazo por toda la escuadra. Había que dar más fuerza a la causa del derecho a decidir, que precede al diseño del futuro de todos. Era necesario empujar a los remisos, los perezosos de la libertad. Era de esos momentos en lo que había que transgredir y darnos un respiro. Es el liderazgo, amigo.

Juego sucio con el Athletic

“Si el Athletic hubiera dicho no a los asesinatos, ETA no habría matado durante décadas”, ha dicho sin sonrojo la eurodiputada Pagazaurtundua, a quien no reconocemos en estas desgraciadas palabras su inteligencia y calidad personal. ¿Qué te hemos hecho, Maite, para que nos maltrates así? Tienen, eso sí, la coherencia del discurso de la culpabilización general del terrorismo que se pretende extender al conjunto del pueblo vasco. Si todos fuimos culpables, el Athletic, como entidad, lo es mucho más. Hay que entender que este es uno de los mensajes a colar de matute en el relato de la violencia, una historia para pusilánimes.

El Athletic tuvo durante años el buen juicio de no vender su simbolismo y su liderazgo social a la causa del espectáculo de las víctimas, ese modo con que las autoridades españolas disfrazaban su responsabilidad y su incapacidad para resolver un problema que tenía profundas raíces políticas. Eso lo pagó con el desprecio en los estadios y los insultos a coro. El Club rojiblanco era la extensión del terrorismo, por ser vasco, muy vasco y solo vasco. Podría haber renunciado a salvaguardar su alma independiente y sumarse al horror de la feria manipulada y obscena de la sangre. No, el Athletic no es una entidad politizada: es un Club democrático, cuya autoestima -la de sus socios y aficionados- le obligaba a estar por encima de las miserias del momento, impulsadas por políticos que aspiraban a asimilar al Athletic a la desvergüenza del dolor exhibicionista.

Y así como durante tantos años, ha soportado un millón de vejaciones públicas, por rebelde de una causa deplorable, ante la que se ha batido en soledad y sin que las autoridades deportivas e institucionales alzasen la voz para solidarizarse y protegerlo, tampoco ahora el Athletic de Bilbao va a doblegarse al linchamiento que patrocinan los mismos medios locales, de pasado franquista, que siempre buscaron su favor y arrimo para purificarse. La españolización del Athletic fue un objetivo de Estado, fallido como tantos otros. Recordemos el furor para que “la Roja” jugara en San Mamés. O la persecución de las protestas a la bandera y la monarquía en los partidos de final de Copa. La competición con España continúa. La libertad se gana o se pierde. Con su atrevido apoyo al derecho a decidir, el Athletic apuesta por fortalecer la democracia y ser un poco más de todos, pues de todos es la libertad.

11 comentarios sobre “Este partido lo hemos ganado todos”

  1. Estoy en desacuerdo en que un club deportivo que además se precia de representar a todo un pueblo, de ser vínculo de unión y de identificación en una sociedad tan fragmentada como esta por distintos motivos (sobre todo políticos) tome públicamente posiciones políticas.
    Y el posicionamiento por el derecho a decidir es un posicionamiento político como un piano. Me parece pueril y de una simpleza impropia de alguien que es comentarista de la actualidad el argumento de que como es un derecho básico defenderlo o reivindicarlo no es un posicionamiento político sino un acto de justicia o democracia que debe aceptar todo demócrata.
    El debate político consiste en que precisamente lo que unos tienen convicción de que son derechos que les asisten…otros lo discuten porque creen que ello precisamente supone la negación de otro derecho que ellos tienen la convicción de que les asiste.

    De hecho…incluso en este caso del derecho a decidir, desde la postura “españolista” nadie te va a negar el derecho de los vascos a decidir su futuro, nadie; lo que te dicen que es ello debe hacerse sin negar el derecho que también tienen los españoles a decidir sobre un parte de España (es decir; alegan “decidís…pero decidimos todos”)

    Por supuesto que esto es muy discutible…por eso hablamos de discusión política y por eso lo que ha hecho el Athletic es tomar un posicionamiento político de parte, en una decisión política.

    La postura por la cual los derechos no se debaten, no se negocian, sino que se reconocen y se cumplen…es de una simpleza enorme y lleva al bloqueo, a la imposibilidad del diálogo y de la solución.
    Yo…si hay un conflicto porque hay dos partes que creen tener derechos contrapuestos sobre algo, si acceden a sentarse a una mesa y la posición de ambos es; “esto no está sujeto a discusión, lo aceptas y punto, porque es mi derecho y a lo sumo te concedo que hablemos de cómo y cuándo vas a darme la razón y cumplir lo que digo”….poco futuro veo a ese diálogo.

    Yo creo que la sanidad y educación universales y gratuitas son derechos, creo que en el derecho a la libre circulación de personas y al de los refugiados y hambrientos a buscar una vida digna donde sea, creo que en el derecho de las parejas homosexuales a adoptar…y creo en muchos otros derechos más que sin embargo sé que son controvertidos y que hay gente que lo ve de otra forma. Mi defensa de esos derechos se deriva de mi posición política. Y es absurdo que el resto del mundo acepte al 100% de mis puntos de vista porque esos derechos que yo creo que existen no se discuten.

    La verdad es que esa postura de “como es un derecho, no se discute, y su defensa ni supone posicionarse políticamente porque reconocer un derecho no es política” nos lleva a la discusión sobre iusnaturalismo y iuspositivismo que tanta pereza nos da a los que hemos estudiado derecho (el pelma de Savigny) pero la verdad, pensaba que ya apenas quedaban iusnaturalistas, creyentes en derechos preexistentes a su elaboración intelectual (política) por la sociedad y las instituciones. ¿Quién dicta ese derecho preexistente? ¿Dios?

    Pero si esto es muy espeso, vayamos al terreno de la comunicación, en el que eres experto. Sabes que el hecho de meter un tema en portada o no, de hablar sobre este tema y no sobre otros….responde a una intención política.

    La de Gure Esku Dago no es la única movilización masiva de los últimos tiempos. Hemos visto a las mujeres…y estamos viendo de forma continuada a nuestros mayores inundar las calles pidiendo unas condiciones de vida dignas. ¿es eso una posición política o es un derecho y defenderlo no supone asumir una posición política?

    En tal caso…¿por qué el Athletic no ha publicado un solo clic en apoyo a los derechos de nuestros mayores (y los nuestros en breve) y a sus movilizaciones? ¿eso le da igual al Athletic? ¿la Directiva del Athletic sabe a ciencia cierta que la masa social del Athletic está más implicada con el derecho a decidir que con las condiciones de vida de nuestros mayores?

    Pronunciarse sobre lo uno y no sobre lo otro es en sí mismo tomar una posición política y hacerlo en nombre de los socios del Athletic.

    ¿Tiene derecho el Atlhletic a hacerlo? Sus socios sabrán. ¿Urrutia ha preguntado a la masa social al respecto? ¿la masa social ha tenido opción de ejercer su derecho a decidir cual es la postura del Athletic al respecto?
    Pero creo que es un error muy claro y hay muchos athleticzales indignados porque el Athletic no tiene por qué tomar partido en su nombre en este tema. La Directiva tiene atribuciones para decidir en materia deportiva, financiera, etc…pero dudo mucho que los socios le hayan otorgado la potestad de decidir la posición política del club.

    También creo en el derecho a la vida, en derecho a un juicio justo, en el derecho a no ser torturado (en una comisaría o recluido meses en un inmundo zulo llamado “cárcel del pueblo”), etc, etc.
    ¿¿defender esos derechos es tomar una posición política?? Pues en el conflicto que hemos vivido…sí. Y el Athletic así debía entenderlo porque creo que nunca protestó contra un asesinato (ni de unos ni de otros), nunca pidió la libertad de un secuestrado, etc, etc, porque eso era meterse en política y en su masa social habñia gente que lo veía de otra manera. Y así era y esa posición de no posicionarse tenía su sentido.

    ¿Aquello era meterse en política y esto no? ¿pedir la libertad de un secuestrado o simplemente que no sea ejecutado es meterse en política?

    Estamos hablando de un simple tweet. No tiene mayor trascendencia, pero en un club que se proclama transversal y plural…es un error. No pasa nada pero no trago con la excusa de que no ha sido un posicionamiento político; claro que lo ha sido, como un piano.

      1. Obviamente, comprenderás que no espero tu aprobación ni que pongas nota a mis comentarios ¿verdad?
        No obstante, si es tan superficial no te debería resultar difícil responder con argumentos que desmonten los mís. Viendo tu respuesta no debes de tener muchos.
        Cuando, como haces, se desprecia la opinión ajena en vez de refutarla (llevas bastante mal lo de las opiniones contrarias a la tuya, que alguien se muestre en desacuerdo ¿no?) …suele ser síntoma de que no se sabe qué responder y el único recurso que se tiene…es ese. La arrogancia y la soberbia (para que no se te bajen los niveles de soberbia tienes aquí mismo la dosis de peloeo de tu fiel chisposo palmero).

        Pero…como veo que en el terreno de los argumentos te manejas con dificultad…sigamos con ellos.

        Me parece muy injusto y dañino lo que ha escrito Maite Pagaza. Es una persona a la que se le ha hecho mucho año, instalada en un enorme sufrimiento, pero eso no quita para que que sean injustas esas palabras llenas de rencor.

        Y son sobre todo injustas porque el argumento que utilizaba el athletic para no pronunciarse en aquel entonces contra asesinatos, secuestros y demás era legítimo, válido, razonavle y lógico. Por mucho que eta violase brutalmente derechos humanos, en el contexto de conflicto político que se vivía (admitir la obviedad de que había un conflicto no justifica nada) , pronunciarse contra los atentados de eta…era tomar parte en dicho conflicto, pronunciarse políticamente, y eso no le corresponde a un club deportivo que además auna en su seno a gentes con distintas posturas sobre el tema.

        Esa era la razón y me parece muy válida y no convertía al Athletic en cómplice ni responsable de nada. Y sí, esa era la razón y déjate de historias de ferias y exhibicionismos no sé qué. Miles y miles de vascos, representándose a sí mismos, en esos años participaron en los actos de repulsa a eta, salieron a la calle a pedir la libertad de personas secuestadas (que era pedir el respeto de un derecho básico…y…tambíen una postura política, muy legítima y respetable)…¿¿¿crees que participaban en una feria de dolor exhibicionista????’
        Si tú no te pronunciaste tus motivos tendrías, respetable, y no acusaré tampoco a nadie de nada en función de si se pronuncia o no sobre esto o lo otro, pero no faltes al respeto a la gente, insituciones, etc que sí tomaron partido.

        El problema ahora (menor) es que si esa razón que esgrimía entonces era válida…ahora también lo es y es incoherente lo que hizo entonces con lo que hace ahora.

        Y…si tiras de pasado franquista de los demás…hace falta tener la cara de cemento armado por alguien que estaba el servicio de Manuel Fraga y que trabajaba para llevarlo al poder.

        Si vas a responder…intenta colar algún argumento.

  2. Me ha parecido muy interesante este artículo de opinión abordando la posición del Athletic Club de Bilbao con relación al derecho a decidir.
    En todos los acontecimientos que hay en la vida siempre hay que tener unas ideas claras y posicionarse la ambigüedad no vale.
    El Atleti ha hecho de maravilla.
    El derecho a decidir es un derecho fundamental que tiene cada individuo y como tal está recogido en las declaraciones de derechos humanos.

    No entiendo porque los políticos tienen tanto miedo a preguntar el derecho de la persona en relación con la independencia de Euskadi.
    Sólo es una pregunta.

    Muchas felicidades por su opinión en este tema ha sido un auténtico golazo del Athletic dado que en esta temporada ha ido tan mal ha quedado muy bien con este golazo posicionándose en el derecho a decidir del pueblo vasco. Aúpa Athletic.

  3. Mientras el elegante G. Conte dice que el negocio se tiene que acabar, Erkoreka se pone a las órdenes de Sánchez también en lo del negocio de las ONGs y sus partners de Libia.

    El PNV y su construcción nacional (espanolísima) en velocidad de crucero.

    Espana Una y Vascongadas al frente!

  4. Evidentemente el pronunciarse sobre el derecho a decidir es una posición política, pero no veo inconveniente alguno en que una institución se manifieste, a traves de la Junta Directiva, sobre un tema político. Corren el riesgo de ser contestados. Está claro que es una simple opinión de la Junta Directiva, y nadie pretende que esta sea a opinión unánime de todos los socios.
    Además, los socios que no estén de acuerdo que lo manifiesten. Hay compromisarios, existen las mociones de censura, existen las juntas extraordinarias para remover a la directiva.
    Y algo más: Los que no están de acuerdo con el derecho a decidir que no se preocupen, que no lo hagan, ya lo hace el Athletic por ellos. ¿O es que lo que se trata es que no decidan tampoco los otros?
    Lo que no se puede es estar en contra del derecho a decidir y pretender ejercer el derecho a ser consultados.

  5. El mayor “inconveniente” es la incoherencia de haberse agarrado en el pasado a la “norma” de no pronunciarse sobre temas políticos para evitar mojarse en otras cuestioens que también suponían la defensa de derechos básicos.

    Por otro lado…no es la opinión de la Junta Directiva. Quien habla es el Athletic, en un canal del Athletic y habla como tal (no firma la Junta Directiva). Y alguien, que evidentemente tiene esa opinión se arroga del derecho de opinar por el Athletic, obviando el hecho de que es una institución que se arroga la virtud de ser transversal, de no tener color político.

    Por cierto; el movimiento Gure Esku Dago me parece respetabilísimo, creo que lo están haciendo bien, de forma cíviva y amable, creo que poquito a poquito están ganando peso y que puede llegar a ser algo importante (hace poco no lo parecía) y en términos generales estoy de acuerdo con lo que plantean.
    Pero…el athletic tiene un poco más difícil reclamarse como algo plural, transversal y apolítico.
    No es nada malo ser políticamente parcial. Pero entonces no puedes ir de apolótico, simplemente.

  6. Auer fue eñ día de los pescadors y de los cazadores en Dima y estuvo Ortuzar, aunque este periódico, a pesar de la multitud que acudió al evento, censurara todo. Claro, no es políticamente correcto la pesca, la caza o la tauromaquia, por lo visto quita votos potenciales…

    Otra cosa hubuera sido si el evento hubiera sido ayendido por la mitad de personas pero hubiera sido sobre “refugiados” de Afganistán o Níger, o que hubiera ido la décima parte de personas pero que hubiera sido sobre el cannabis o un festival de Veganismo o de yoga….

    Es más, el propio Sánchez se ha hecho fotografiar con un perro. Cpmp Urkullu pero además en paños menores.

    Seguro que es antitaurino, como Urkullu y como el energúmeno que ha puesto de ministro de “Cultura” después del otro energúmeno depuesto.

    Aquí si no vas con burca, o no eres vegano, o no bailas reggeatón, o no eres animalisto, o no haces atletismo callejero con un perro (a ser posible un american staffordshire), o no estás en contra de las azafatas en los podiums, no eres nadie.

  7. No he visto a Urkullu acudiendo a Amara a recibir a los 50 que han descargado de un autobús de Almería.

    Qué raro! No tienen más derecho o el mismo que los que han llegado en el barco a Valencia a ser acogidos por el Pueblo Vasco?

    Y qué hay de los que andan con los balcones llenos de carteles con el “Ongi Etorri Errefuxiatuak”? Qué hacen que no aparecen por Amara Geltokia?

    Y por que no dice nada de esta noticia este periódico?

    Sánchez, Urkullu, Otegi, Potemos…

    Menuda ruina.

  8. Dice el gobiernillo pijo para Vascongadas que va a preparar 14 pisos para los 60 o 70 que dice que acoge de los 629.

    A ver si tengo suerte y en lugar de algún piso de Neguri les dan un piso en mi edificio, por ejemplo al lado de los vecinos de arriba, dos de los cuales tienen carteles con “Ongi Etorri Errefuxiatuak”, justo encima de mí.

    Y así yo me voy a Cerdeña con José Conte y Mateo Salvini

  9. Si hay un agente españolizante en este País ese es el Athletic Club de Bilbao.

    Lo demuestra el hecho de que la masa social de este equipo y desde uego el club y sus jugadores, entnadores y exjugadores están ahí colaborando y apoyando a la selección hispana de football, por ejemplo ahora en Rusia.

    GOOOL DE MARRUECOS !!!!!! !!!! !!!

    Precier que ganen los moros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *