Menú de carroña para España

Entre las 370 medidas de Pedro Sánchez “para un gobierno progresista” no está la abolición de la telebasura. Y eso que es una prioridad pública. Nos habría evitado la última fechoría, cuando la manada de cuervos -y cuervas- de Telecinco, oliendo la sangre de Blanca Fernández Ochoa, decidieron que la historia trágica de esta campeona de la vida, mujer de sonrisa limpia en su eterna cara de niña, fuese su podrido banquete y el refocilo de las comadres en Sálvame, donde toda degradación e infamia tienen cabida. Y así fue que Carlota Corredera en los días de la búsqueda y Paz Padilla, de luto riguroso, el miércoles en que fue hallado el cadáver, dirigieron el aquelarre del ultraje, ante mortempost mortem, de la medallista olímpica.

            ¿Por qué una ex deportista de élite, completamente ajena al mundo de la farándula y el alcahueteo nacional, fue raptada y engullida como carroña en el basurero de la tele? ¿Qué mente retorcida tuvo la idea de elegir el drama de esta delicada señora para dar de comer a los miserables que se alimentan de estiércol cada tarde? El crimen cometido contra Blanca es de los peores en su especie y sus autores y cómplices van a quedar impunes. Y en él persistirán el tiempo que necesiten para encontrar detalles morbosos de la desaparición y muerte, todo para aportar más dolor a la familia y mejor sustento a la plebe.

            Y si con este espectáculo Telecinco añade un delito más a su periplo de bazofia, las demás cadenas se han pasado de la raya. Al igual que el dispositivo policial, la información ha sido desmesurada, en horas eternas y también maliciosa en el relato. Han hecho, en general, más daño que servicio y han soliviantado a la comunidad hasta el desbordamiento emocional. España es un país sin gobierno, literalmente: en funciones sus políticos y en defunciones sus televisiones.

10 comentarios sobre “Menú de carroña para España”

  1. Te doy toda la razón, pero deberías tener también en cuenta que la tele da lo que la gente quiere ver. Si dan esa carroña es porque hay carroñeros que lo disfrutan, sube la audiencia y con ella los anunciantes.
    En mi ciudad ya no quedan cines, porque la gente dejó de ir. Si la gente dejara de ver esta porquería tendrían que cambiar de contenido.

    1. Es cierto, Helena, hay una responsabilidad individual en el consumo; pero hay un fomento de este tipo de televisión. Y, como en otras intoxicaciones y drogadicciones, hay que combatirlas socialmente. Aunque suene a censura, hay que poner coto público a la telebasura.

  2. 100% de acuerdo. No la dejaron ni una gota de dignidad … Repugnante.
    Pero iria mas lejos …he visto en la Tele varios programas sobre la muerte del pobre Gabriel y la Ana Julia…. No digo que sea inocente, pero tras la emision de varios programas investigando todo la vida de alguien acusado de un crimen, pregunto ¿que posibilidad hay de un juicio imparcial y justa? (no lo digo solo por ese caso, pero cualquier caso donde hay ‘morbo’.

  3. El país de moscas donde se come mierda…¿cuál es?

    ¿Te parece que ese tipo de comentario está al nivel que imagino que quieres para tu blog? ¿ese es tu nivel?

    Tercera pregunta; ¿qué hay de la contundente protesta de la afición en el primer partido con el patrocinio del estadio de la Real? Esa sonora protesta que asegurabas que se iba a producir. Hale, hale..que te cuenten…o invéntatelo, que se suele dar igual. Yo ya…te digo…lo que fue la protesta esa que vaticinabas: cero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *