Diario de cuarentena. Día 19. Visionarios y profetas

Si ya es difícil soportar el goteo de los datos de víctimas de la pandemia, que hoy son ya más de 10.000 en España (400 en Euskadi) más complicado es aguantar los vaticinios de esa variada fauna de supuestos expertos, economistas, científicos, sociólogos y opinadores sin graduación que nos anticipan lo que va a ocurrir, generalmente catastrófico. Al escucharles, me pregunto. ¿Y esta gente de dónde extraen sus conclusiones?  ¿Tienen bola de cristal, echan las cartas del Tarot, son iluminados, visionarios que reciben la sapiencia del espíritu santo o de Santa Catalina de Siena, o de quién? 

Partimos de un hecho incuestionable: no se pueden sacar conclusiones ni hacer adivinanzas a partir de modelos que nada tienen que ver con esta crisis, única en la historia. No es una crisis financiera. A lo mejor, las comparaciones tendrían que hacerse con sucesos de la Edad Media, posteriores a las épocas de la peste que diezmaba Europa. Y de aquellos tiempos oscuros, poco o nada sabemos que sea cierto. Qué se yo.

Veo a dos clases de profetas. Los adivinadores del pasado y los miopes del futuro. Los primeros, los que vaticinan el pasado son quienes nos cuentan, ¡ahora!, lo que tendríamos que haber hecho, los que venden las previsiones del pasado. Que si el confinamiento tendría que haberse empezado antes, que si no deberían haberse autorizado manifestaciones feministas el 8-M, pero callan acerca de los partidos de fútbol celebrados en estadios abarrotados ese mismo día. En fin. Como los economistas, que te explican prolijamente lo que ya ha ocurrido. Otros se refieren a Nostradamus y Bill Gates como anticipadores del desastre. ¿Y Gila no? 

Y luego están los Aramis Fuster y los Rappel. Me encantan. Hace unos años, las televisiones convocaban en Nochevieja a estos adivinos para que realizasen sus predicciones para el siguiente año. Y mirando su bola de cristal y sus cartas auguraban mil sucesos. Y ahí se quedaban. Nadie comprobaba un año después si aquellos timadores habían acertado. Por supuesto, no habían dado una, los muy pícaros.

Leo pronósticos sobre el futuro inmediato y pienso lo mismo que cuando veía a la loca Fuster y al grácil Rappel. Uno augura que el PIB español caerá un 10% y que la riqueza será en 2022 como la del 2019. Y se quedan tan panchos. Es como si yo dijera que el Tomelloso ganará la Liga de fútbol. Otro visionario con gafas dice que el paro llegará a cotas históricas, otro que la ONU se hará cargo del gobierno del mundo y uno más vaticina el fin del capitalismo. La quiniela de los profetas, ¿quién da más? Que alguien les ponga bozal.

La verdad ha muerto por el coronavirus y no está en el recuento de las víctimas.  

16 comentarios en «Diario de cuarentena. Día 19. Visionarios y profetas»

  1. Me desconcierta usted señor Blázquez al poner al mismo nivel a los fantoches agoreros que predicen todo según les salga el momento sin tener ni puñetera idea, y a los expertos científicos y a los sanitarios.
    La ciencia en todas sus variantes es la que va a resolver poco a poco esta pandemia .Sobran religiosos y demás.
    Un saludo.

  2. Este artículo del Blog como algunos de otros colegas del mismo periódico rezuman resentimiento ante las críticas al Gobierno Vasco por la gestión de la crisis. No tiene nada que ver con el consabido «Ya lo decía yo…».
    En el lenguaje militar de la puesta en escena del Gobierno español, se dispara desde la trinchera contra el enemigo sin darse cuenta que los propios mandos no han sabido dirigir la batalla.
    En el Estado, un eminente epidemiologo catalán, Oriol Mitja, ya expuso en la TV pública catalana su oposición a la celebración del Mobile World de Barcelona a causa de la concentración de miles de personas de todo el mundo. Porque lo hacía ? Porque conocía la epidemia que se estaba desarrollando en Wuhan. Sabía de lo que hablaba. También los Gobiernos .
    Nadie hizo nada, tampoco los gobiernos vasco y español. Todos veían/veíamos lejos el virus. Cuando saltó a Italia empezamos a preocuparnos pero tampoco hicimos nada.
    Cuando quisimos reaccionar ya era tarde. Ni Osakidetza ni toda la pléyade de investigadores que órbitan alrededor de la propaganda del Gobierno de Urkullu emitió la voz de alarma.
    Cuando llegó el virus a Gasteiz, a Txagorritxu, se perdieron 4 días, después del contagio de una doctora, intentando tapar la evidencia. Cuando la noticia saltó a los medios ya era tarde, el virus se extendía por Gasteiz. Ahí se comete el segundo error, no aislar Gasteiz. A partir de hay el virus circula por las autopistas vascas, por los aeropuertos solo hay que tirar de los datos de la evolución de casos por territorios para verlo.
    Desde el 24 de Febrero ha transcurrido más de 1 mes. En ese tiempo Osakidetza fue incapaz de proveerse de equipos de protección para los sanitarios, de respiradores. Las Diputaciones y el Gobierno tampoco impusieron un cerco sanitario a la población más sensible al virus, los mayores de 65 años. Hoy vemos con tristeza la sangría que está causando en Residencias Públicas y Privadas a través del contagio de los propios trabajadores.
    Ahora está el debate entre economía y salud con un lehendakari poniéndose al lado del presidente de la patronal Confebask (por cierto antiguo presidente de la Junta Municipal de Eibar). En palabras de Bill Gates : » La Economía puede pervivir tras la pandemia, las personas no».
    Es de sabios reconocer los errores, no se hizo en Zaldibar tampoco ahora.

  3. Pues que quereis que diga, nadie me ha dicho como se coge el virus y ayer cuando fui al hospital, iba acojonado, pues nadie me ha dicho como se coge el virus, si ha venido en tren, avion etc. si se encuentran en las carreteras en las aceras o donde, si viaja de hombro en hombro o que, solo se que haberlos ahilos. Y como decia aquel, iba para el hospital, 50kms de caretera, y pensaba que me iba a encontrar todas las cunetas con cadaveres tirados, cuando eche gasolina al coche, cogi un puñado de guantes para llegar al hospital protegido, joder despues de escuchar a los iluminati iba acojonado, pensaba que iba a encontrar al personal sanitario tirado los los pasillos y pidiendo mascarillas y guantes y y y, joder que sorpresa, estaban todos de pie y atendiendo sus labores, algunos en tertulia de descanso, como siempre y pedi una mascarilla y me dieron sin mas pedi guantes y me dieron sin mas, iba por el pasillo para dirigirme a la consulta y estaba lleno de camas en stand by, preparadas y protegidas para en caso de necesidad.
    Algunos pensaran pero si las consultas estan suspendidas, simplemente decir todas no, la mia no.
    Estos iluminati te pueden volver loco, sin salir de casa (estaran confinados como todos) son capaces de hacer esos diagnosticos y por cierto, conoce alguno a algun economista que haya acertado en sus diagnosticos economicos? pues yo no.
    Asi que si alguno sabe como llega el virus por favor que me lo diga que en mayo tengo que volver a consulta.

  4. Pocos argumentos Txabis, deja de ver series Gore en el confinamiento.
    Al personal sanitario, y lo digo con conocimiento de causa, muchos sanitarios han transmitido el virus a través de los propios pacientes porque no han tenido equipos de protección. La dirección de Osakidetza ha tardado semanas en hacerles pruebas, solo lo han hecho y a regañadientes cuando estaban ya confinados en casa con fiebre. Aún hoy se demoran en hacerlo, algo incomprensible cuando son la primera línea en la lucha por parar la enfermedad.
    Las pruebas PCR cuestan 30 euros y las nuevas pruebas, menos fiables, 4 euros. El coste de no aislar zonas como Gasteiz o no proteger a los sanitarios va a ser mucho mayor para la sociedad. Y eso es un error de gestión. Y hay que decirlo, caiga quien caiga.

    1. Pues que quieres que te diga,Iñaki, yo cuento lo que he visto y no lo que dicen que dicen, que se transforma en ese dicho que tu dices que dicen que he dicho yo.
      Tu seguramente has visto todo eso que dices no lo creo, eso de «que hay muchos que…….»
      Eso si los sindicatos para nutrir tu informacion son maravillosos, asi que sigue tragando de la fuente de la desinformacion.
      Ayer en un zapping de esos que hago al pasar de capitulo a capitulo de la serie de turno, me encuentro al alcalde de Soria agradeciendo al Gobierno Vasco su ayuda, que cosas pasan y eso tiene que joder mucho a los desinformadores.

  5. En lo de los visionarios tiene toda la razón .Los que ahora dicen que se llegó tarde y parece ser que ellos ya lo sabían ,porque no se les ha oído en ningún momento hacer ninguna advertencia ..Hay que ser oportunistas y cínicos para salir a toro pasado y recriminar que no se hizo antes ..Señores nos ha pillado a todos y ustedes incluidos en Babia .Ahora no queda otra que remar todos a una para salir de donde estamos …
    Otra de las críticas es la falta de material sanitario .Entérense es una crisis mundial ,todos necesitamos lo mismo y no hay para todos de golpe … Nos pillo el bicho en cueros …Suerte a todos

    1. Tuvimos un mes entero para ver crecer la epidemiA en China, tuvimos 15 días para ver cuando se acercó a Italia.
      El 15 de Febrero, un epidiomologo catalán Oriol Mitja advirtió que no se viajará cuando se iba a celebrar el Mobile en Barcelona. Le llamaron catástrofista y no le hicieron caso.
      Tiempo sí que tuvimos, no hicimos nada. Ni tan siquiera algo tan sencillo como un cerco sanitario en las Residencias de ancianos sabiendo que la mayoría de fallecidos eran de más de 65 años.
      En lo político, se ha visto la importancia de no ser un Estado. Hemos estado al dictado de Madrid, confundiendo la lucha contra el virus con militares al mando, un ministro de sanidad sin competencias y un presidente Sánchez incapaz de confinar Madrid, epicentro de la expansión del virus. ( Aquí Gasteiz parecido).
      Si no aprendemos de los errores, la próxima oleada puede ser peor. Recordar que la gripe española de 1918-1922 tuvo varias fases y la segunda fue la que causo la mayoría de muertes, 50 millones. Preparémonos y aprendamos de los errores.

      1. Primero decirte Iñaki que los virus no se ven salvo con mi croscopio, y eso si despues de visto listo.
        Y aclararte que esta vez si viene la segunda se va a joder la epidemia pues no va aencontrar 50 millones en españa.
        Ya se que me vas a contestar que los 5o milones eran en el mundo pero eso si te das cuenta nos dara un respiro, pero para alarmar esta bien o no?

        1. Porzierto, y los sindicatos que tienen que velar por la seguridad de los trabajadores en las empresas, que como siempre esperando para salir con una pancarta, y tocandose los cataplines y sin pedir a los de arriba mascarillas, guantes y desindectantes, es que novieron lo que paso en china en italia, no tuvieron el mismo tiempo de prevision que los gobernantes, pues hombre que quereis que os diga.

  6. No aprendimos la lección de las anteriores pandemias, que con la globalización aumentaban las probabilidades, mas las armas de destrucción masiva entre las que se encontraban las armas biológicas y de las que supuestamente los ejércitos nos defendían, pues los malos las tenían decían, lo que ha resultado un fiasco.

    Y si las pandemias eran una amenaza, como lo eran, se debían de haber fortalecido los sitemas públicos de salud, que es la lección que se va a aprender en todo el mundo.

    Esto es un bofetada y una advertencia, para que espabilemos, no sabemos si la proxima afectará sobre todo a niños por ejemplo, y si ya tenemos pocos……

  7. He obervado en la estadistica nacional que los martes se produce un repunte significativo de los casos diagnosticados. Tendrá una explicación. Ahí lo dejo.

    En un artículo serio de investigacion en Alemania creo, dicen que la explosion de reproducción del virus se produce primero en la garganta, y los que no superan esta fase acontece una segunda en los pulmones.

    Yo cuento mi caso. Soy , era de coger catarros, era fumador. Ya no. para cuando iba al médico, que te daba hora para dentro de 5 días, ya estaba acatarrado del todo.

    El proceso que yo sufría era el mismo siempre. Dolor de garganta, luego me pasaba a la congestión y mucosidad nasal con estornudos, y finalmente me pasaba a la tos mas o menos seca, a veces muy seca. Tosía toda la noche sin pegar ojo. Y por el día no. Así 2 semanas. En total pues casi un mes. Ni jarabes ni gaitas, no había manera con la tos. Creo que lo mejor es beber medio litro de agua seguido y noto que la tos se ablanda que ya es algo, aunque al de media hora o 1 hora otro medio litro, que también me entraba bien con la garganta seca. Tengo una botella de litro y medio.

    BIEN, SIEMPRE ME RECETABAN LO MISMO. IBUPROFENO.

    VALE, ME DIJE, CUANDO ME DUELA LA GARGANTA AL PRINCIPIO METOMO IBUPROFENO Y ………FUNCIONÓ Y FUNCIONA. CUANDO ME DUELE LA GARGANTA TOMO IBUPROFENO , 1-2, IGUAL AL DE 1 DÍAS LA 3ª VEZC, Y EL DOLOR DESAPARECE Y REVIERTE EL INCICIO DEL CATARRO.COMO UNA ROSA.( CREMA ME GUSTAN MAS)

    no se si en este caso funcionará también, tomar antiinflamatorios al principio, no cuando estoy «descojonao»…..es que si una pelota va rodando por una cuesta como la paras??mas fácil al principio no?

    por comentar y tal

  8. Respetando las 8 horas claro del primero al segundo no 2 a la vez, aunque igual mejor uno de 600 el primero para dar un buen primer «golpe».

  9. Lo que no he tenido con el catarro es fiebre. Eso si, me ponía calor a tope, lo necesitaba. Alguna vez aislada me pasó la aparición de placas en la garganta, y entonces si hay fiebre y antibióticos, pero creo que era la consecuencia de no ciuidar bien el catarro.

    hace unas semanas me dolió la garganta, ibuprofeno (1toma creo) y curao Que yo sepa con los que he estado no están contagiados, y en casa tampoco,así que el COVID no era, creo que era lo de siempre,me enfrío ( sudo fácil y me quito la ropa) y me coge enseguida la garganta, ibuprofeno y listo.

    THE END.

  10. Hay «profetas» y «profetas». Y claro, si preferimos «estremecernos» con las apocalípticas predicciones de Greta Thunberg a hacer caso a las fundadas observaciones de Bill Gates, pues así nos va. ¿Cuantos millones y millones de euros nos hemos gastado y nos seguimos gastando en la pretendida «emergencia climática» y cuantos nos hemos gastado en prevenir un riesgo muy real, como es el de las pandemias? Pues nada, sigamos así y disfrutemos de nuestras decisiones. En economía existe el concepto de «coste de oportunidad»; en última instancia consiste en ser consciente de que tus decisiones de inversión en «algo» tienen una contrapartida en la falta de inversión en otra cosa que, tal vez sea mucho más necesaria. Hemos decidido llenar el país de «observatorios» del «cambio climático», de la «violencia de género», contra el maltrato animal, etc, a nivel, estatal, autonómico, provincial, local, de barrio… Se nos «olvidó» invertir suficientemente en la prevención de pandemias. Lo «importante» como enemigo de lo «urgente».
    Por otra parte y para terminar, no sé, creo que en estos momentos y visto la «patita» que empieza a enseñar el «marqués de Galapagar», como profecía yo me releería «Rebelión en la Granja», de Georges Orwell. Mejor que Aramís Fuster.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *