Catalunya le da otro susto a España

Lo más cómico de la tele es la ceremonia de la tristeza ante los resultados electorales. La noche de San Valentín fue un velatorio y las lágrimas siguen hoy. ¡Qué mal le sienta a España la realidad democrática! Antonio García Ferreras, comandante en jefe de La Sexta, no pudo ocultar su disgusto cuando el escrutinio confirmó la victoria soberanista del plebiscito. Sus palabras y lenguaje corporal coincidían. Desde hace años La Sexta ejerce la tutela de la izquierda y entre sus objetivos está propiciar el idilio entre ERC y PSC para salvar al país de la ruptura. Fíjense que el título de su programa es Al rojo vivo, tan naif. El casamentero salvapatrias hizo piruetas retóricas al calificar de independentistas a los mismos que en los rótulos llamaba separatistas. Y ambos términos, amigo mío, no son sinónimos por la connotación franquista de la segunda expresión, insultante.

            El grito del 14F fue ¡Catalunya existe! Ya lo creo que existe, negada su utopía por el Estado. Al Ferreras de luto le quedó el consuelo de liderar la audiencia, superando a TVE, 10% frente 7,8%. El espacio conducido por Ana Blanco fue un fiasco desde el principio hasta llegar al deterioro toral en la riña a gritos entre Pilar Rahola y Xabier Sardá, catalanes de distintas orillas e idéntica educación fallida. No está bien que la televisión pública se homologue al telecinquismo. 

            La 1 esperó al día siguiente para cambiar el diseño visual de sus telediarios, ahora más digital y minimalista. ¿Y esta finura aporta credibilidad? No hay estética que valga si permanece la vieja ética. El cambio de apariencia y no de fondo se parece al intento del PP de exorcizar su pasado corrupto mediante la mudanza de su sede central, la siniestra Génova 13. Casado podría haber seguido el precepto de Ignacio de Loyola: “En tiempo de desolación nunca hacer mudanza». 

10 comentarios en «Catalunya le da otro susto a España»

  1. Y lo que te rondaré, morena.

    estamos inmersos en un círculo vicioso: España no acepta los resultados de las elecciones catalanas desde 2017 porque los catalanes no votamos «lo que debemos». Y los catalanes seguimos, erre que erre, diciendo claraments lo que queremos.

    Habrá que ver qué se inventan ahora para inhabilitar o encarcelar al próximo President, Pere Aragonès.

    Este bucle sólo tiene dos salidas: o que Catalunya se rinda o que rompa con el Imperio.

    Ya les digo yo que la primera hay que descartarla.

    1. Catalunya ya ha pagado un alto tributo por la utopía de su libertad; cárcel, exilio, humillación, castigo económico, boicoteos… Seguirá adelante, aunque quizás cambie de estrategia. Para eso, se necesita cierta unidad del bloqué que soberanista. Tiene toda mi admiración y simpatía. Y cierta envidia, la verdad, sobre lo que podríamos hacer aquí.

  2. Confundimos el culo con las temporas.esta claro que ganó el voto independentista.pero la abstención casi rondó el 50%.con lo cual del censo electoral sólo el 30% votó por partidos independentistas.esto es muy sencillo hasta que el 51%del censo electoral no vote por partidos que apoyan la independencia,pues a callar.tambien se puede hacer un referéndum,con las mismas condiciones.

    1. Deciden los que votan. En Catalunya y en cualquier país democrático, la abstención no cuenta, de la misma manera que en una comunidad de vecinos deciden los que acuden a las reuniones, con lo que los ausentes asumen las decisiones tomadas válidamente en junta. Pero si hay dudas sobre la legitimidad de la mayoría soberanista, que es lo que seduce de su comentario, hagamos un referéndum específico. Pero el Estado lo niega. Y la lucha continúa.

      1. Si la abstención no cuenta(creo que habría que ponderarla)el referéndum de la constitución del 78 fue aprobado en Euskadi ya que los sise superamos con holgura a los noes.La llamada ley de claridad en Canadá exige una mayoría cualificada, podría ser una opción.

    2. También se puede interpretar como que a ese casi 50 % que no votó, no le importaría la independencia de Cataluña, o que ganen partidos independentistas.
      Y lo de «a callar» suena muy de Franco, como lo de «se puede hacer un referéndum» pero a la hora de la verdad, apalear al que lo vote y meter en la cárcel al que lo convoque. «La violencia es inadmisible y con ella no se consigue nada», me estoy hartando de oir estos días. Habria que habérselo dicho a los del piolín.

      1. Bien dicho, Esnepel. ¿Qué piensan los abstencionistas? No lo sabemos, pero cuando ha subido la participación se observa que la abstención afectaba a todos casi por igual. Es un mito de la derecha que la abstención es conservadora, probablemente por ese tic franquista de la «mayoría silenciosa» de la que hablaba el tirano criminal.

    3. Sois muy pesados con este tema los españoles, de verdad. ¿Y qué porcentaje del censo tuvieron Juntos por España? El 22%.

      Además, aunque hubier aun 100% del censo a favor de la independencia, España no cambiaría.

      Ya vale, pesados.

  3. hay que ser conscientes de que con un 25% del censo proclamar la independencia unilateral chirría, y hasta es un favor para los independentistas que tiene la excusa de que así no, y no ir a la confrontación cuando el reconocimiento internacional mmmmmmmm.

    Ahora bien, el independentismo se ha reforzado. lo dice la ley electoral, la ley de la que tanto se jactan en Madrid con condenas surrealistas. La ley valdrá para todo, no ? para meter a la gente en el talego inventándose excusas, por que fin de esas condenas es meter miedo a la sociedad. TOTALITARISMO EN SU MAXIMA EXPRESION.

    Creo que lo suyo es que el estado de una paso al frente y negocie con el independentismo. Eso ha dicho la ley electoral y que los encarcelados a la calle. Si no, el 27 % si tendrá derecho a proclamar lo que quieren. Creo que Madrid y cataluña deberían de hablar antes de formar gobierno, gobierno plural en cataluña pero ciertos compromisos de madrid con cataluña, cataluña plural si, pero madrid también, aquí los criterios, las reglas de juego son para todos. Y esa sería la senda del diálogo, de la política y del espíritu de la C.E.

    El PP ha tenido mayorías absolutas y ha pasado el rodillo con un 30% o menos del censo ( en cosas tan relevantes como la educación o la ley mordaza etc), así que no se le puede exigir lo contrario al independentismo catalán

    Que la punitividad judicial tiene dos varas de medir es indudable, superlativa con el independentismo, reconocido en la C.E en cuanto a la libertad de ideas, se le criminaliza en contra claramente de la C.E. y por tanto su respeto y su no punitivismo reconocido en la C.E.. Se incumple la C. E. por los que tienen la última palabra en los resortes del estado.

    Los seguidores del dictador no sólo campan a sus anchas sino que tienen la última palabra en las estrategias del estado y decisiones de Estado, que por tanto sigue siendo, como en 1970, franquista. y esto es muy fuerte¡¡

    NO ABUSEN DE LA PACIENCIA DEL PUEBLO CATALAN MAYORIAMENTE A FAVOR DEL DERECHO A DECIDIR POR OTRA PARTE CREO QUE RECOGIDO EN LA CONSTITUCIÓN. UNA NACIONALIDAD TIENE DERECHO A DECIDIR ESO ESTA CLARO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *