La dama de Getxo

La tele globaliza más que el cine, el fútbol y Amazon. Muchos países siguen los mismos programas con audiencias millonarias. Uno de ellos es MasterChef, de matriz británica y propiedad francesa, estrenado en 1990. Tardíamente, como todo en España, llegó a La 1 en 2013 y lo hizo con éxito. Va para la décima edición y en este tiempo el horno competitivo lo ha abrasado. La participación de Verónica Forqué en la versión Celebrity y sus trágicas consecuencias, sin que podamos establecer una relación causa-efecto, no debe ignorarse. ¿Quién permitió a la actriz entrar en su frágil estado emocional? ¿Por qué se toleró a concursantes y jurados su maltrato? ¿Y por qué no se detuvo la cascada de burlas a su costa en las redes sociales? El ente estatal mantiene la extrema rivalidad que ha otorgado a un espacio nacido como certamen gastronómico y que, en su degeneración, ha transmutado en reality agresivo.

En ese contexto de cobarde inacción, TVE ha intentado blanquear el dramático suceso con la prueba de abuelos y abuelas del último lunes, ejemplo de lo que siempre debió ser: escuela de buen comer y mejor vivir con gente respetuosa. Semejante maravilla ha llevado hasta la cumbre a la getxoztarra Almudena Gandarias, de 87 años, tan vizcaina, tan sobria y tan elegante. Esta mujer sintetiza el sentido y la inteligencia por los que la cocina vasca goza de prestigio internacional. La dama de Getxo.

El programa se resiste a cambiar. No le faltan aliados en su negación, como nuestro Julian Iantzi, compañero de Forqué en el dramático Celebrity, quien ha dicho a este periódico que “MasterChef es un reality muy blanco”. No fastidies, amigo mío, que no estamos ante el concurso de paellas de Aixerrota. La competitividad rabiosa no se hizo para personas sensibles. Y los productores lo saben. O quizás ya no importa si, un día cualquiera, alguien revienta. 

3 comentarios en «La dama de Getxo»

  1. la mayor pandemia del mundo es la mentira, por eso RECLAMO UN REFERENDUM PARA QUE LAS GENTES SE VEAN IMPLICADAS: LA MENTIRA VALE SI O NO, ESA ES LA PREGUNTA.

    MARQUE LA CASILLA QUE CORRESPONDA.

    Me imagino que los que van a votar que si, no votarán, así que el resultado será NO, pero con un 15% de participación y un 85% de abstención.-

    Así que va a salir que NO, pero con ello, conseguimos que la gente interiorice el problema y este mejore, SIN DUDA. HAY QUE HACER ESE REFERENDUM.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.