Borbones, otro relato de Estado

La razón de Estado está detrás del relato oficial -al menos oficioso- sobre el periplo delictivo de Juan Carlos de Borbón, compatible con la culpa colectiva por haberle permitido amasar una fortuna ilícita entre el aplauso popular y el dontancredismo político y mediático. ¡Qué pasión tiene España por los relatos de conveniencia! Aún lo intenta en Euskadi a base de sesgados libros y memoriales, con desfavorable resultado. Como la derecha es incapaz de explicar, por subconsciencia franquista, la conducta del emérito (“el silencio sobre la vida sexual del rey fue toda la corrupción”, ha escrito Arcadi Espada), el encargo ha recaído en los socialistas, monárquicos fácticos y republicanos de verbena. A este propósito responde la cicatera serie documental Los Borbones: una familia real, estrenada en La Sexta con gran audiencia. Los otros cinco episodios son de pago, como corresponde a una historia de ladrones y tontos de capirote.

Si el motivo era hacer la crónica de los negocios del Borbón, ¿por qué ha pasado de largo, apenas enunci´ándolos, sin señalar cuánto, cuándo, dónde y con quién fue un comisionista internacional y cómo escabulló mafiosamente sus ganancias a paraísos fiscales? Lo visto fue un Sálvame borbónico acerca de una familia disfuncional, un sinfín de anécdotas y unas pocas imágenes inéditas pero triviales. No sabremos qué ocurrió en tanto persista la inviolabilidad de la corona, con la que la Constitución tiene delito. El objetivo del sistema, a través de La Sexta, era salvar el culo a la monarquía y Felipe VI, pero sin liquidar al padre.

¡Qué lejos queda este cuento vacío, obra de Ana Pastor y Aitor Gabilondo, del reciente documental de Oliver Stone sobre el asesinato de J. F. Kennedy, pleno de densa información! Debería España acudir a Quevedo, uno de sus mejores poetas, y decir con él: “Pues amarga la verdad, quiero echarla de la boca”.

2 comentarios en «Borbones, otro relato de Estado»

  1. Sobre que la MONARQUÍA corre el riesgo de caer en la “IRREVERENCIA que puede conducir a la IRRELEVANCIA de la INSTITUCIÓN” está a la vista de todos…aunque si el actual Rey quisiera ”REIVINDICARSE” la solución sería sencilla… solo tendría que ofrecer “REPATRIAR TODA LA FORTUNA MAL HABIDA QUE SU PADRE TIENE EN LOS PARAÍSOS FISCALES”, porque no es suficiente con lo que dijo de que se negaba a “HEREDAR sus DINEROS”…(cuando sí lo hizo con la CORONA)…ya que de igual manera todos esos MILLONES irán a parar a los bolsillos de sus familiares…es decir “al PATRIMONIO BORBÓNICO”…
    …y por otro lado, no sería conveniente, para convencer a los españoles de sus deseos de cambios, ordenara la eliminación de la “INVIOLABILIDAD TOTAL del REY” en la Constitución?

    1. Plenamente de acuerdo: devolución del dinero y que se ingrese a Hacienda, eliminación de la inviolabilidad y condena al emérito con pena de destierro perpetuo y la eliminación del nombre de Juan Carlos de calles, colegios, estatuas y cualquier otro honor que haya recibido.

Responder a Nire Egiak Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.