Que se preparen los clubes de fútbol

El Ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, durante su pasada intervención en el Congreso, adelantó en lineas generales el futuro que nos espera a partir del próximo Junio en la España de Rajoy, donde literalmente, como dice el chiste, ¡no nos podremos quejar! por muy calentito que se prometa el veranito, de salir adelante el otro recorte que está en ciernes, cuál es, el de las libertades civiles. Porque, si como promulgan los paladines de la democracia no puede haber libertad económica sin libertad política, también así sucede a la inversa, que no debe haber recortes sólo en economía si no son acompañados de recortes en los derechos individuales y colectivos.

Por medio de un anteproyecto de Ley para reformar – y hasta disciplinar me atrevería yo a decir – el permisivo y ñoño Código Penal vigente, con el propósito de endurecer las penas previstas para actos vandálicos, imputándose delito de pertenencia a organización criminal a quienes convoquen a través de cualquier medio, actos que degeneren en episodios de violencia o alteren el orden público, cosa que comportará una pena mínima de dos años de cárcel, para facilitar a la fiscalía poder solicitar prisión provisional y al juez, decretarla. Con lo cual, se equiparará los actos vandálicos callejeros con la ‘kale borroka’ en el País Vasco y Navarra, meta anhelada por todo el espectro político gobernante desde hace tiempo, para asentar debidamente el Estado de Derecho, entendiendo por Derecho ¡Firmes!

Fernández Díaz que no baciló en aludir hipócritamente a la espiral de violencia protagonizada por colectivos antisistema con técnicas de guerrilla urbana coordinada previamente, para justificar la necesidad de tan magna aberración jurídica, no contento con pergeñar el modelo totalitario, en su efervescencia llegó a señalar la enorme laguna del actual Código Penal donde no está debidamente tipificada la peligrosísima “Resistencia pasiva” practicada por elementos incontrolados del denominado “Terrorismo no violento”, es decir, la actuación de aquellas personas que desobedecen de forma reiterada y coordinada las órdenes de los agentes de Policía y protagonizan, por ejemplo, una sentada que ponga en riesgo los intereses de la Patria.

A nadie escapa que esta iniciativa persigue – nunca mejor dicho – por un lado ahogar al movimiento pacífico y democrático de los espíritus libres Indignados que vieron la Luz en la Plaza del Sol el año pasado y por otro, ahorrarse la reacción furibunda de una población comprensiblemente enfadada en cuanto se convenza de que todo va a peor y que las promesas del “Predecible” – Rajoy merece el apelativo tanto cuanto Juan Carlos el de “Demócrata” – como era predecible, no se cumplen.

Así, como diría Becquer, “volverán las oscuras golondrinas a sus nidos a anidar, pero aquellas que tú vistes, aquellas no volverán…” porque se han transformado en gaviotas agresivas que creen les ha llegado el momento de hacer vestir de nuevo a las muñequitas de azul con su camisita y su canesú. Pero resulta que esta nueva vuelta de tuerca en el Garrote Popular donde nos encontramos maniatados los ciudadanos, de nada va a servir para sofocar y reprimir la contestación inevitable en las calles de parte de quienes no tienen nada que perder por no poseer empleo, ni sueldo, ni prestaciones sociales, ni subsidio, ni derecho a la sanidad, ni a la educación, ni un techo donde cobijarse por haber sido desahuciado por el banco…y poco les impresionará en consecuencia estar al corriente de estas amenazas judiciales. Sin embargo, tal como se ha planteado la cuestión, ya pueden irse preparando los clubes de fútbol, sus directivas y los diarios deportivos para asumir multas y condenas debidas a los desórdenes públicos que siguen a los partidos, pues parece ser, que de ahora en adelante, las Fuerzas de Seguridad, las Instituciones y el Gobierno sólo están como meros observadores sin ninguna responsabilidad en el desarrollo de los mismos.

8 comentarios sobre “Que se preparen los clubes de fútbol”

  1. No creo que pase nada.
    En Españistan el futbol y los Toros son sagrados como las procesiones de Semana Santa.
    Creo que se sigue celebrando la de San Genaro (León), aunque la procesión atea de Madrid estaba prohibida.

  2. Los clubes de fútbol son a la Timocracia lo que los patos a las centrales nucleares.
    Mientras las gradas se llenen y los periódicos deportivos lleguen a los kioskos de forma rentable, la salud del cáncer social está preservada.

    Otra ronda, que copago yo.

  3. Me llena de odgullo y satisfazion» el sentido del humor del que hacen gala los demás tecleadores, porque hoy es el dia que me arrepiento de no haber practicado un poco la resistencia activa, versión borroka: osea, lanzamiento de árbitro de 1ª con tiragomas en respuesta a una visita borbónica, sabotaje a una retransmisión de tenis y/o programa de varietés (ya estaria matando 4 pájaros de un tiro, en esto del atentado a la autoridad), ponerme a comer pipas con mirada ovejil durante un discurso de algún intelectualillo subvencionado, etc.
    Lo que no tengo nada claro es cómo piensan (es otro decir) valorar lo de resistencia pasiva: ¿nos subirán el IBI a los que no leamos jamás un libro parido y distribuido por el P.F.?
    Bueno, ya lo iremos sufriendo, ¿a que si?.

  4. Huy, ¿cómo que los clubs deportivos? Imagina que convoco, públicamente, mediante anuncio, reunión de amantes del pastor alemán para buscar perro con label que le haga hijitos a mi perra ,y que en transcurso de la elección aparecen dos yorkshire de esos que abultar no abultan nada, pero montan unas broncas de mil demonios, y que a cuenta de los dos perrines acaban la mitad de los dueños a correazo limpio…yo me llevo los dos años de cárcel. Y eso que seguro que me voy por patas, pero se supone que se iría a por el convocante. Bah, quieren buscar bronca antes de hacer la reforma para demostrar que la reforma es necesaria. Y lo quieren hacer porque, está claro, se avecinan tumultos

  5. Lo que ganarán serán convocatorias al oído -porque de los móviles ya no se fía ni quien no los tiene- y que la gente realice los actos de 500 en 500 personas en lo alto del monte. Aunque no sea más que para fastidiar. A ver cómo distribuyen los antidisturbios en 500.000 grupos y los suben hasta la cima. Según suben toos pabajo por el otro lao

  6. Amigo Pelotica de Plastilina, por el nombre adivino que eres mi mayor cazador de erratas, gazapos y faltas de ortografía propias y ajenas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *