2 comentarios sobre “Persona de Principios. Ocurrencia”

  1. Igual tienes principios sólidos y finales indefinibles.
    No te preocupes; nos pasa a todos.
    Si ves que tus principios y tus finales (no confundir con «fines») no coinciden en nada, siempre puedes volver a principiar.
    Si te decides por ello procura no parecerte mucho a Garci, mesedez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *