Los límites de la libertad de información

El vicesecretario general del PP, Carlos Floriano, a fin de justificar la querella contra el Diario El País, ha afirmado que «la libertad de información ha de tener límites». La cuestión, como diría el “Filósofo del Límite” recientemente fallecido Eugenio Trias, es determinar dónde se halla éste y cuál es su naturaleza; si se trata de un horizonte de sentido dinámico que avanza con la praxis del proyecto social expansivo, un contorno conceptual definido estático incorruptible por el paso del tiempo, un sfumato davinciano autónomo de la conciencia gozne religante permitiendo transitar de la coherencia a la hipocresía sin sobresaltos, una frontera legal heterónoma infranqueable por los enemigos de la patria…seguramente, la última es la especie añorada por cuantos conocimos el sublime arte de la censura proyectado en el NO-DO. Y sin embargo, creo que el problema no radica en que no haya censura, sino en que hay demasiadas.
Porque, con Franco, había una censura que determinaba claramente dónde estaba la Verdad y la Falsedad; cual era el Bien y cual el Mal; la Virtud y el Vicio; lo Bello y lo Feo; No había motivo de confusión ni para Rojos ni para Amarillos. Pero con la Democracia, lejos de desaparecer la censura, esta se ha multiplicado, trayendo el caos. Me explico:
Ahora cada medio de comunicación tiene su propia censura, por lo que, aun coincidiendo en sus amos publicitarios, tienen la pretensión de determinar su propio Canon de Verdad, Bien, Virtud, Belleza…en la medida que aquellos se lo permitan. En consecuencia, la recompensa espiritual que ofreciera antaño el establecimiento de una censura abierta y declarada, cuál es, la de presentar con claridad a la mente del ciudadano los valores a preservar por todo individuo y sociedad, queda diluida en el confusionismo campante de la relativización posmoderna del juicio que en el mejor de los casos irá de un sitio para otro como el “Asno de oro” de Apuleyo sin entender que le acontece, o peor aún, morirá en su indecisión como le sucediera al también asno de Buridán.
Para contribuir en la reinstauración de una censura popular de los medios de comunicación, con objeto de establecer los límites de la libertad de información, paso a dar a conocer los puntos básicos que esta habría de incorporar para hacer frente al libertinaje actual:
Sobre los presuntos supuestos casos falsos de corrupción política empresarial:
Primero, quedará terminantemente prohibido hacer el más mínimo comentario sobre cualquier falta, delito o crimen cometido por miembros del Partido Gubernamental o de sus socios y amigos empresarios, si el asunto no ha sido denunciado ante la Justicia con anterioridad para amparar el derecho al honor.
Segundo, quedará terminantemente prohibido filtrar cualquier información sobre cualquier proceso judicial para evitar intoxicar la labor de los Tribunales.
Tercero, quedará taxativamente prohibido hacer la más mínima valoración sobre las sentencias. Una vez los jueces se hayan pronunciado, no cabe ningún otro pronunciamiento.
Sobre las ruedas de prensa convocadas o improvisadas, las entrevistas o cualquier otra violencia ejercida contra los representantes de la democracia:
Primero, en toda rueda de prensa queda eliminado el interrogatorio formal o informal.
Segundo, en toda entrevista, el entrevistado tendrá derecho a conocer las preguntas que se le van a plantear de antemano, a responder en diferido, a poder estar presente durante el montaje para quitar esto y corregir aquello y por supuesto, a reservarse el derecho constitucional a no responder, sin que dicha actitud sea posteriormente conocida por los espectadores.
Espero que esta aportación, sea de alguna ayuda en el totum revolutum que se ha convertido la información en nuestros días. Mientras los medios se dediquen a entretener al pueblo con deportes y música, mientras les metan miedo con retransmisión de catástrofes y desgracias, en resumen, mientras les presenten las noticias como sucedáneo de la información, no es necesario coartar la libertad de expresión. Pero si los medios de información creen que su cometido en vez de formar opinión en las masas, es informar la opinión del ciudadano, entonces, no queda otro remedio que poner orden y establecer estos límites.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *