Un comentario sobre “Del Gobernante y la Ley. Ocurrencia”

  1. Peligroso pensamiento, muy común en España y más entre los jueces, que se empeñan en ir de justicieros en vez de aplicar las leyes.
    La tarea de un juez es aplicar las leyes a rajatabla y la única justicia que se le exige es que lo haga de manera imparcial.
    Pero se empeñan en ir de justicieros, despreciando la ley y beneficiando a los que es su voluntad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *