Un comentario sobre “De la Trasnsición Española. Ocurrencia”

  1. Así, es, acabamos con lo que representó el aguilucho pero permanecen el nido de la serpiente, la serpiente y sus crías, algunas emboscadas ya en instituciones públicas. ¡Fatal para el sistema democrático!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *