Nueva Serendipia científica

Los historiadores de la ciencia, están de enhorabuena. A las muchas coincidencias y felices casualidades que se dan en este ámbito, pueden añadir una serendiapia más de esas que hacen bacilar el espíritu racional imperante en el estudio y la investigación. Junto a las protagonizadas por Arquímedes, Newton o Fleming por citar las más famosas, ahora tendrán ocasión de citar la más reciente acaecida en la persona Diego Martínez Santos quien con 30 años ha visto como en un mismo día ha sido galardonado con el premio al mejor joven científico europeo – no de su ciudad, ni de su provincia, ni de la autonomía o país…de Europa entera – honor otorgado por la Sociedad Europea de Física, mientras el Gobierno del Partido Popular le denegaba una beca “Ramón y Cajal”, para que pudiera regresar y trabajar en España durante el próximo quinquenio. Y…¿qué tiene de bueno semejante coincidencia?
Pues que si no es por están fortuito capricho del azar, el caso de este joven científico gallego sería uno más de tantos con los que nos luce el pelo desde que Unamuno exclamase aquello de “¡Que inventen ellos!”. Pero la serendipia no termina con la enorme casualidad referida. En el sonrojante contenido de la denegación oficial aparece otra mejor:

La comisión que juzgó su solicitud señaló su “falta de liderazgo y relevancia internacional”. Se da la increíble circunstancia de que Diego Martínez ha trabajado en el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) de Ginebra y ahora lo hace para el Instituto de Física de Partículas de Holanda (Nikhef), dos centros de sobrado prestigio mundial.

Por una vez, la ciencia española acostumbrada a estos desaires de oficinistas ha sido capaz de devolver la afrenta con un varapalo que sitúa frente a su justa paradoja a quienes sin ciencia ni conciencia condenan a nuestros mejores cerebros y con ellos a la sociedad entera a ser segundones de terceros o a emigrar, pues una de dos: o los responsables de tan magno despropósito tienen algo de vergüenza y dimiten ¡ipso facto! o por el contrario, asumen plenamente ser unos sinvergüenzas y aquí no ha pasado nada, como es costumbre en los que mandan. Y a propósito de los que mandan…

Nunca había sospechado yo que la “Falta de liderazgo” fuera un motivo a tener en cuenta en asuntos de ciencia. En deporte, ¡Sí! En asuntos laborales o de empresa ¡También! Y ¿cómo no? en Política. ¿Pero en ciencia? Recuerdo que un día, tras salir de una conferencia sobre estos temas, un experto en selección de personal, además de explicarnos algunos secretillos tomando cervezas de cómo se escoge a los potenciales empleados según para qué cosas que según los fuimos escuchando nos iban asqueando por momentos como que a las chicas guapas nunca las contrata Telepizza para evitar distraigan a los moteros, o que ciertos test de inteligencia, es mejor no aprobarlos si es que se desea el puesto…vino a confesarnos que al final todo es una pantomima para justificar la explotación y la estafa social.

Cierto es que en toda faceta humana, el liderazgo, el carisma y las dotes de mando, nunca están de más, pero siempre por detrás de la preparación, mérito y capacidad probada por el candidato a un puesto, beca o premio. En Europa y más todavía en los EEUU se valora más estas condiciones, mientras por aquí nos fijamos sólo en ese barniz bronceado propio del famoseo por el que dejamos discurran nuestras vitales elecciones colectivas nombrando para los más altos cargos a los más inútiles que quepa imaginar cuya única destreza es la de sonreír a diestro y siniestro, proferir ingente oquedad conceptual, transmitir confianza, solicitar paciencia, y un sinfín de estratagemas que pueden funcionar en Partitocracia, pero dudo que lo hagan en la ciencia, al menos en la auténtica.

.

Serendipia lingüística

Hoy Lunes, me ha dado por leer de corrido las palabras clave de presentación para que la gente recién llegada pueda hacerse una idea rápida de qué va el contenido de mi blog “Inútil Manual” por si a caso las mismas no se correspondieran con la imagen que deseo transmitir. Pues bien, ha sido al leerlas todas de un tirón, que he apreciado una sorprendente correspondencia en su orden alfabético para con las ideas que las entrelazan. Antes de proseguir, les ruego hagan ustedes mismos la prueba con la secuencia que aquí les traigo, copia literal de la que aparece en mi blog:

Alimentación, Antropología, Arte, Banca, Capitalismo, Ciencia, Consumo, Corrupción, Crisis, Democracia, Derecho, Ecología, Economía, Educación, Elecciones, Epc, Feminismo, Gobierno, Guerra, Historia, Iglesia, Impuestos, Infancia, Justicia, Lenguaje, Libertad, Manipulación, Monarquía, Muerte, Música, Paz, Pedagogía, Pobreza, Política, Publicidad, Rajoy, Razón, Religión, Resistencia, salud, Sexo, Sociedad, Terrorismo, Violencia.

Ahora parcelemos su contenido y podrán observar como las tres primeras palabras no pueden estar mejor dispuestas: el alimento que representa la satisfacción de las necesidades vitales del Hombre y el Arte que cubre su hambre y sed de espiritualidad, se hallan flanqueando la Antropología por aquello de que “No sólo de pan vive el hombre”; Proseguimos con “Banca y Capitalismo” que no precisan de mayor comentario respecto a su ligazón; Como tampoco precisan explicación la relación entre los dos siguientes términos “ciencia y consumo” o la “crisis con la corrupción” o “Democracia y Derecho”; Sin embargo si merece comentario que “Ecología y Economía” vayan de la mano en la cadena, pues no es casual que ambas palabras empiecen con “Eco” que remite etimológicamente a “Casa” así como cada vez se vea más interrelación entre la una y la otra disciplina en el desarrollo humano y su repercusión en el medio ambiente y a la inversa; También es curiosa la coincidencia entre “Educación, Elecciones y EpC” sabido lo importante que es el dominio de la educación en la prefiguración futura de la mentalidad de los votantes; Obviado el término “Feminismo”, a continuación llega otro trio bien reconocible cuál es, “ Gobierno, Guerra e Historia” que a nadie escapa están del todo asociados en los acontecimientos; como está de actualidad la relación de la “Iglesia con los Impuestos” que son las dos voces siguientes; Tras ellas, sucede un hecho bien distinto, por primera vez en la secuencia aparecen dos términos concomitantes difícil de casar entre si como son “Infancia con Justicia” y no me digan ustedes que no representa ello la realidad; Tras este paréntesis negativo vuelve con fuerza otro trio representado por “Lenguaje, Libertad y Manipulación” que nos habla de la relación existente entre el lenguaje, la manipulación y el concepto que tengamos de libertad; Luego “Monarquía y Muerte” van una tras la otra como ha sido en la historia y a lo mejor va siendo hora de que desaparezca la monarquía como forma institucional; “Música, Paz y Pedagogía” nos remite al dicho conocido de “La música amansa a las fieras” y a que por medio de la revolución pedagógica se podrá llegar a la paz mundial; Un cuarteto de palabras “Pobreza Política Publicidad Rajoy” nos habla de que hoy en día el discurso político en poco se diferencia en contenido pobre de significado del de la publicidad, y es casualidad que salga Rajoy a relucir”; Por su parte el trio de erres “Razón Religión, Resistencia” vendría a sugerir que la religión tiene razones para resistir entre nosotros o que pese a la pugna aparente de ambas, razón y religión resisten mientras estén una junto a la otra; También es casualidad que al lado de la religión la siguiente terna “Salud, Sexo, Sociedad” ponga de relieve lo saludable que es para la sociedad el sexo; Por último, “Terrorismo y Violencia” culminan el cúmulo de coincidencias.
Esta increíble concatenación de casualidades y coincidencia ha adquirido para mi el rango de serendipia lingüística que por si sola me hace sospechar que hay algo en el vocabulario que de modo inconsciente nos hace ir de unos conceptos a otros hasta el punto de acuñarlos vecinos alfabéticamente para tenerlos bien ordenados en nuestra mente.

Serendipias del Titanic

En mi obra de Patafísica Hipermoderna “Inútil Manual para entender la Mecánica Cuántica y la Teoría de la Relatividad” dediqué varias líneas al estudio de las serendipias reparando especialmente en el asombroso caso que al respecto representó el Titanic, por lo que el otro día, 14 de Abril, dí un brinco al escuchar en el Tontodiario las desafortunadas palabras de nuestro querido ZP cuando dirigiéndose a una nutrida colonia de españoles en Singapur con la mente puesta en los inversores chinos, no se le ocurrió nada mejor que exclamar “España es un poderoso transatlántico. ¡Estad tranquilos!” justo el mismo día de la 99 efemérides de aquel trágico suceso acontecido la noche del 14 al 15 de abril de 1912.

La actual Sri Lanka antigua Ceilán fue, según una remota leyenda, el perdido reino de Serendip en el que vivían tres príncipes que sin pretenderlo encontraban por casualidad simultáneamente las respuestas acertadas a cuantos problemas se les planteaban. La narración, llegó a oídos de H. Valpole quién en siglo XVIII acuñó el término serendipia para designar los descubrimientos científicos hallados por casualidad. Con el tiempo, la palabra, también ha venido a significar increíbles coincidencias espacio-temporales que ponen a prueba nuestra capacidad escéptica y credulidad simultáneamente.

La serendipia por excelencia la representa el caso de los transatlánticos Titán, Titanic y Titanian. El escritor norteamericano Morgan Robertson escribió en 1898 una novela cuyo argumento describía la tragedia de un enorme transatlántico de nombre Titán que se hundía en las gélidas aguas del océano durante una oscura y fría noche de abril tras chocar su proa con un iceberg cuando realizaba su primer viaje. A este antecedente literario del Titanic, le siguió un consecuente hecho en 1935 cuando un miembro de la tripulación del Titanian, llamado William Reeves, nacido el día en que se hundió el Titanic, realizando la ruta nocturna rumbo a Canadá en medio de una espesa niebla sin saber muy bien por qué grito ¡Alerta! Gracias a su presentimiento, la tripulación pudo esquivar, in extremis, un iceberg que apareció de la nada.

Con estos datos en mi haber, comprenderán ustedes la preocupación que me embarga después de haber escuchado a nuestro Presidente en tan señalado día, comparando a España con un trasatlántico, llamando a la calma y por si esto fuera poco, declarando abiertamente que ¡no hay marcha atrás!