Mi héroe, De la Quadra-Salcedo

apellidos-quadra_foto610x342

Si pudiera optar por la reencarnación -la eterna oportunidad en las culturas orientales- querría ser Miguel de la Quadra-Salcedo, ahora que ha muerto y está vacante su espíritu libre y su corazón heroico. Querría experimentar las peripecias y los peligros que él vivió, tener su valentía y atrevimiento, poseer su fortaleza y contar a todo el mundo, como él lo hizo, a pelo, en la época en que la televisión era en blanco y negro y más auténtica que la actual, los sucesos de la historia. Querría ser el reportero que muchos soñábamos y tener sus agallas para jugarme la vida por una noticia y unas imágenes verdaderas. Querría ser el hombre que inventó una ruta que miles de jóvenes siguieron con perfecto realismo, mucho antes que los realities existieran como fórmula de entretenimiento inútil. Querría alcanzar su leyenda y que solo la edad me retirara del camino.

La última vez que vimos en la tele a Miguel, de raíces encartadas, fue en Todos los apellidos vascos, con Olga Zabalgogeaskoa, cuando supimos, escarbando en su árbol genealógico, que descendía de la mismísima pata del Cid. En Hollywood harían de su trayectoria una gran película y en las facultades de periodismo se enseñaría su método narrativo, mezcla de realismo y aventura. Él fue el primer gran reportero de la televisión del siglo XX. Y nadie fue más noble en el arte de arriesgarse por la información. Después llegaron otros, tras su estela, con mayor afán de protagonismo, como Arturo Pérez-Reverte, cuya experiencia en el conflicto de los Balcanes plasmó en un libro canalla, Territorio Comanche, que se receta en las farmacias como vomitivo. El gran reporterismo vasco actual es tributario de Miguel, desde Jon Sistiaga a Mikel Ayestaran.

La televisión romántica, que generaba mitos consistentes y nos abría los ojos a la vida, murió hace años. De la Quadra-Salcedo fue de sus últimos militantes. No se trata de hacer ahora la tele del pasado, no, porque la tecnología y la sociedad han cambiado; pero siempre necesitaremos estrellas como Miguel para iluminarla.

 

3 comentarios sobre “Mi héroe, De la Quadra-Salcedo”

  1. Muy buen artuculo elogiando a Miguel de la Quadra Salcedo.
    Tuve ocasión de conocerle en una visita que realizó a Bilbao.
    Estoy de acuerdo con usted en la persona de heroe.
    Muchas felicidades por su articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *