Contratar a un autista

 

El tiempo dedicado en Sálvame y otros programas a la enfermedad de Terelu Campos, de quien no se conocen méritos reseñables, ha sido mil veces mayor que el dispensado por la misma cadena al heroico rescate de 12 niños y su profesor de una cueva en Tailandia. El mundo está lleno de historias y somos según las que elegimos. Finalizado el empacho de fútbol, cuyo balance podría ser peor de lo que declara Mediaset, estrena hoy en abierto The Good Doctor, una serie de las imprescindibles y que ya habíamos visto en el canal AXN, propiedad de Sony. No es una historia de médicos, una de tantas creadas para promover vocaciones contra la enfermedad. Es la aventura vital de un autista y jovencísimo cirujano residente que añade a su discapacidad el síndrome de Savant con su dotación de genialidad absoluta.

Shaun Murphy es un niño vulnerable, maltratado por su padre y aturdido con la dramática muerte de su hermano protector, tras lo cual huye de la casa familiar y tiene la fortuna de caer en manos del doctor Glassman, que se convierte en su mentor hasta incorporarlo al elitista hospital que preside, convenciendo a sus gestores de la contratación de un discapacitado para los quirófanos. Este es su conmovedor relato. Nos enseña mucho, como que los autistas no saben mentir, ni entienden las ironías, ni comprenden el peligro, ni se dejan tocar. Con toda esta maravilla Telecinco ha cometido un delito de lesa cátedra. La voz dubitativa y monocorde, original de Shaun, ha sido doblada con locución de hablante normal. ¿Acaso el autista de Rain Man, magistralmente interpretado por Dustin Hoffman, se expresaba igual que su hermano, encarnado por Tom Cruise? Han mutilado lo mejor de la serie y destruido el formidable trabajo del actor Freddie Highmore.

Es inconcebible que sus 18 episodios, de gran delicadeza, vayan a ubicarse en verano, cuando la tele mengua en cantidad y calidad. Temo que pasen desapercibidos en provecho de la desgracia de Terelu. Para una vez que Telecinco superaba su tendencia al vertedero.

 

Un comentario sobre “Contratar a un autista”

  1. Muy bueno su artículo abordando el tema de las personas autistas.
    Lo cierto que enseña bastante esta serie que tuve oportunidad de verla anoche deberíamos de ser mejor personas más compasivos y no tan egoístas. Un gran ejemplo de comportamiento humano.
    Yo creo que los capítulos de esta serie no están muy bien doblados en lo que corresponde a la voz del autista.
    Muchas felicidades por su artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *