Cómo informar sobre Vox sin hacerle un favor

Ya vale. Una semana lleva la tele hablando machaconamente de un partido con nombre de diccionario, el mesías de unos pocos y el apocalipsis de la mayoría. ¿Es que aún no han caído en la cuenta de que le ha hecho la campaña gratis durante meses y que, por miedo o por estupidez, han llevado a Vox al éxito electoral en Andalucía? La inteligencia estratégica de las cadenas ha brillado por su ausencia, quizás porque les importa más el ruido que las nueces. Y en esto, las tertulias de La Sexta han sido su mejor aliado a pesar del veto o por este motivo. ¡Cuánta adoración, gloria y tiempo dedicados a una chirigota de la política hispana, una maliciosa minoría! Ferreras y los suyos han hecho de la información un recurso superficial de entretenimiento.

https://www.youtube.com/watch?v=bIE7Xn10YU0

Con mejor criterio, Jordi Evole se adentró ayer en la guarida del lobo al viejo estilo: de incógnito, haciéndose pasar por otro medio en un acto en que el Duce Abascal le mencionó con desprecio. Todo para mostrar cómo se elabora el veneno del odio y se distribuye en votos. También ETB hizo el viernes un buen trabajo, dejando a la vista la financiación de Vox por la ultraderecha europea y por sectas como El Yunque que persiguen la conversión de España al catolicismo ultramontano. Arantza Ruiz primero y Eider Hurtado después dieron un repaso monumental al joven facha de Amurrio, incluida una precaria entrevista. La decencia democrática exige que nuestra televisión pública construya un eficaz cortafuegos frente el discurso falaz de los salvapatrias. Por eso Vox quiere cerrar Canal Sur.

Abascal ha imitado a Iglesias. Durante años se ha bregado en los debates de Intereconomía y Trece, aprendió a comunicar y trenzar los factores emocionales que los huérfanos del PP demandaban para el alumbramiento de un neofranquismo. Las circunstancias catalanas, la emigración, la momia del Valle de los Caídos, la corrupción y la necedad mediática le han regalado su oportunidad. Sólo le quedaba reactualizar el mítico eslogan de Herri Batasuna en 1987: “Vota Vox. Lo que más les duele”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *