Arrepentido del futuro

​¿Cuándo la evolución humana comenzó a ser regresiva, contradiciendo el sentido positivo que tuvo durante siglos? Todo se torció al perder el control de las cosas, en el momento en que el poder volvió a concentrarse en pocas manos rompiéndose el difícil equilibrio alcanzado y cuando la ética fue apartada del desarrollo como un estorbo. Casi todas las ilusiones que tuvimos se han desvanecido y la democracia está amenazada. Sí, estamos desencantados del progreso quenos prometimos, no porque echemos de menos el pasado -eso sería la enfermedad de la nostalgia-, sino porque lo que ya está aquí y lo que se avecina empeoran nuestra situación, tanto a escala local como en lo global. Las expectativas no son buenas y ya me estoy arrepentido del futuro. ¿Acaso pueden mover al optimismo estas cuatrocalamidades reales?

La globalización tiene trampa

​Demasiada fe en la tecnología, como la nueva divinidad, confiando que nos sacaría de pobres y siervos. Esta ha sido una de las grandes ingenuidades de la comunidad humana, fiarlo todo a los prodigios técnicos y científicos una vez liberados del yugo de la religión. De una tiranía burda hemos transitado a una nueva esclavitud, más sutil y no menos indiscutible que la eclesiástica en su apogeo. Y ocurre que esa alucinante tecnología, sobre todo la referida a la comunicación, está siendo utilizadaalevosamente como instrumento de observación y seguimiento de nuestras vidas. Los bienes tecnológicos carecen de autonomía, de manera que son sus propietarios y gestores -y los poderes públicos- quienes han sistematizado su uso contra nuestros derechos. Es una cruel paradoja: en la época en la que, al menos en teoría, somos más libres e independientes, estamos más controlados que nunca. Lo saben todo, absolutamente todo de cada uno de nosotros y conocen lo que hacemos en tiempo real. Es imposible la libertad si nuestras vidas están bajo la lupa.

​La trampa la puso la globalización al convencernos de que traía la utopía de la universalización y el fin de lo cerrado en aras de un mundo abierto. En realidad, se trataba de una ampliación salvaje del mercado, el económico, porque conllevaba el aprovechamiento de las necesidades de los países pobres para hacer más ricos a los gigantes del capitalismo y aumentar las desigualdades locales e internacionales. El resultado es que hay una parte del planeta que trabaja esclavizada para la otra y que el empleo de los países ricos compite en desigualdad con el de las naciones pobres bajo regímenes totalitarios. Sin unsistema común de derechos en todo el orbe es imposible una mundialización auténtica.

​A la globalización le llamaban oportunidad. No, no lo es. Es un mensaje falso debidamente desfigurado con la fuerza de las autopistas de la comunicación. ¡Cómo nos gusta pasearnos virtualmente por internet sin percatarnos de que es una feria de muestras, un inmenso parque de atracciones! A eso se reduce la presunta densidad de la aventura global, a la diversión necia de las redes sociales y la febril posesión de juguetes tecnológicos avanzados. De ahí que en gran medida el imaginario éxito de la globalización lo sostengamos los ciudadanos con la masiva adhesión a la comunicación en red, de escasos beneficios generales y amplias ganancias particulares. 

​¿Cómo podremos salvarnos de este nuevo despotismo ilustrado? No cabe esperar a un Robin Hood que nos libere, ni que los poderes públicos construyan, mediante formación y legislación, una barrera de radicalismo democrático y protección de las libertades. A los gobiernos les interesa mucho esta herramienta global. La única posibilidad surgirá de la conciencia individual y social y de que la ciudadanía de los cinco continentes se organice la defensa de su libertad e identidad. Y no lo veo y me arrepiento del futuro que soñé.  

El crepúsculo de los liderazgos

​Al mismo tiempo que la gente vive distraída en el jardín de infancia de la globalización, que nos hace más vulnerables que nunca, el mundo se dota de los liderazgos más peligrosos. ¿Cómo entender que el país más avanzado esté al mando de un estúpido, tuitero compulsivo? En el Reino Unido, enloquecido por el narcótico del Brexit,acaban de situar al frente a un histrión que emula a Trump en lo peor. En Italia se encierran con Salvini y la xenofobia. En Brasil eligen a Bolsonaro para acentuar las desigualdades y el miedo. En media Europa está bien visto blindar fronteras. Y en el Estado español, despistado en su crisis existencial, sacan en procesión electoral a Don Pelayo para una delirante reconquista. 

​No hay posibilidad de acción democrática efectiva sin liderazgos. Hemos denostado tanto a los dirigentes en todos los ámbitos que hemos dejado el paso libre a una generación de oportunistas, ignorantes y descarados, forjados en el espectáculo de la televisión, para que dirijan las sociedades hacia el exterminio mediante la sentimentalización de los designios. Nos hacían falta los líderes cabales y visionarios; pero en su lugar hay actores, humoristas y fracasados. 

La verdad se complica

​¡Qué difícil se ha puesto conocer la verdad! Y con qué facilidad se dan por auténticas las informaciones que se publican. Cuando más necesidad teníamos, por pura supervivencia, del escepticismo y la duda, más extensiva se han hecho la ingenuidad y la credulidad. El mundo ha aprendido a mentir con un poco de rudimentaria retórica y bastante desvergüenza. No le llamen marketing, por favor, cuyo espíritu contiene más ética y respeto que esta experiencia de falsificación en que se ha convertido la información y la comunicación social. 

Quede claro que las noticias falsas y la posverdad ya existían bajo otros nombres desde tiempo inmemorial. Mentir y manipular son tan antiguos como la superficie de la tierra. La diferencia es que ahora los embustes y las deformaciones son globales e inmediatas. Se han multiplicado las fuentes y todos nos hemos convertido en emisores a la par que receptores sin filtro. Desprendidos del parapeto de la desconfianza y carentes de criterio somos presa fácil de un festival de informaciones burdas donde la prensa profesional es la principal víctima. Los dirigentes políticos y las autoridades, que deberían dar ejemplo de veracidad, son activistas de la posverdad. La nobleza de las emociones, el otro lado de nuestra dualidad humana, se transforma en arma de infección pública, porque es más importante el poder deseable que la razón que lo respalde. Lo virtual es más verosímil que lo real, este es el nivel logrado.

El planeta se muere

​Y si la casa, además de revuelta y desquiciada, está en llamas, ¿qué clase de esperanza se puede albergar? La negación del cambio climático es lo habitual en las conversaciones privadas, donde se trivializa esta tragedia; y aun peor entre los dirigentes mundiales, como Trump. Si la política medioambiental no es la prioridad internacionales que no solo se ha perdido la autoestima colectiva, sino que, además, se ha instalado un propósito suicida que nos llevará, en dos o tres generaciones, a la extinción de la vida tal y como la hemos conocido.

​La Declaración sobre Emergencia Climática, realizada por el Gobierno vasco del lehendakari Urkullu hace unos días, que sitúa la lucha contra el cambio climático como objetivo central de Euskadi, es de esas cosas que satisfacen en lo más hondo. Podemos hacer mucho para que en la medida de este pequeño pueblo se corrijan los destrozos sobre la tierra, el agua, el aire y nuestra riqueza natural, comprometiendo a las administraciones, las empresas y la ciudadanía. Sin embargo, de poco servirá nuestra epopeya si el resto de los habitantes de la casa no hacen lo mismo y ponen coto a las fuentes de energía que nos están matando. Somos una habitación diminuta en el conjunto del hogar humano. Una vez creímos que había una expectativa digna, culta y libre para la humanidad y que las personas tomaban el mando de sus vidas, sin tutelas; pero fuimos muy incautos. Nunca como ahora tuvimos tantos motivos para la rebelión.

3 comentarios sobre “Arrepentido del futuro”

  1. Muy pesismista le veo…., y yo al igual que ud; nos vamos al carajo, ni Txinos ni Yankis van a parar de meter polución a saco a la atmosfera con sus peleas por ver quien es el txeriff mundial (¿no se les puede meter sanciones como hacen con rusos por ej?), el que aquí seamos mas respetuosos -y también por lo pequeños que somos- es casi anecdótico en este mundo…. global, dónde toda la porqueria llega por a por b. La globalización es un asco, sobre todo para pequeños pueblos como el nuestro, que se va diluyendo cual azucarillo, arribando turismo canival, inmigrantes desesperados y la poca natalidad con label….., como no vamos a tirar de nostalgia, enfermedad o ¿bálsamo? dadas las circunstancias.

  2. Se ha dejado alguna «plaga» mas, que creo que eran 7. Vd. explica 4. Por ejemplo, la crisis de natalidad, que venimos padeciendo desde mas o menos la crisis de los 70, la pirámide demográfica ha estado ausente en los despachos, pero todos, todos hemos venido viendo la baja natalidad estas décadas, y? a vivir que son 2 días. No han sido ni los yankees, ni los rusos, hemos sido nosotros, los vascos, los que nos autoextinguimos, la casa que se cae y metidos en revoluciones marxistas con fuego, y no ha sido el momento oportuno, eso está claro.
    Ahora hay la mitad de jóvenes que en los 80. No consume lo mismo una pirámide equilibrada que una pirámide invertida, y el PIB se resiente.

    En síntesis el ladrillo y el dinero mas importantes que la natalidad, y ojo¡ que es que todavía no se han tomado medidas contundentes, cosméticas.

    Las causas son muy claras y se podía haber hecho mucho. Yo mismo lo he sufrido. El piso un pastizal, he tenido 2 hijos, vacaciones donde los suegros, y así, y mas no puedo, con muebles de juguete, y un coche emérito. Me habría gustado tener mas, y si hubiera dispuesto de mas renta si creo que 4 habríamos tenido, ( una vida con hijos es una vida mas plena, mas allá de la «felicidad» del coche nuevo y segunda residencia)pero el precio artificialmente abusivo de los pisos, y un apoyo mas CONTUNDENTE a la maternidad y a las madres, mediante guarderías sociales y comedores escolares, medidas de seguridad social a las madres……. luego ha venido lo de la precariedad laboral que el capitalismo nos prometió que el mercado lo solucionaría MENTIRA¡¡¡ y claro, para tirarte a la piscina tienes que saber que hay 2 metros de altura de agua.
    Estoy seguro que la natalidad esta correlacionado estadísticamente con el nivel de renta y precariedad laboral.
    No soy feminista en el sentido político militante, la vanguardia feminista, la que hace ruido, que seguramente será necesaria-o. Creo que el hombre conduce mejor que la mujer y me pone de los nervios el «tu sabrás por qué estoy de morros», el pues «hazlo tu»… eso si cuando del ordenador se trata juantxu majo ven un poco , pero las muertes laborales las padece el varón que se sube a 40 m en un andamio etc etc. La vida nos sacude a todas y a todos.

    Digo esto, porque claro ahora las mujeres con estudios y con mas discernimiento intelectual y autonomía, lo que antes, injustamente, porque son personas, y TODAS LAS PERSONAS SON IGUALES Y DIGNAS, no tenían, no querrán llevar la vida de sus amamas, que sin lavadora y con 8 hijos, encima sonreian y buscaban y encontraban, las cosas que sus maridos e hijos no encontraban donde habían dejado .

    Faltan 2 plagas:

    -el feminicidio y maltrato a la mujer, aunque creo que no es un problema de sexo sino de poder y abuso del mismo, ( hay hembras que se comen al macho tras la cópula, porque son mas grandes claro) también niños sufren abusos sexuales y varones sufren acoso laboral, mortalidad laboral…. e incluso algunos dan pena el trato vejatorio que les dispensa su parienta, porque la tendencia innata de la parienta es subirse a la chepa y la del matxote escaquearse y escaparse.

    – La siniestralidad y mortalidad laboral

    – y otra plaga por si falla alguna de las otras que es la siniestralidad y mortalidad en la carretera. ¿cuanto supone esto del PIB?indemnizaciones, daños materiales y gastos médicos y de incapacidades? pero la industria automovilistica a vender coches que superan la velocidad permitida y envenenan el ambiente…e incluso engañan a la 1ª potencia mundial, el sistema contra el sistema.

    ah¡ y el narcotráfico. Con los talibanes desapareció literalmente la amapola de Afganistan. Van los buenos de la película, tiran un montón de bombas para arreglar Afganistán , y el resultado: media Afganistan es un campo de amapolas. No me cabe duda que hay bancos de cientos de toneladas de ese veneno caro, por si acaso. Un arma de destrucción masiva a la vista del mundo que no actúa, ni aquí ni allá ni las causas….¿Pero no invadieron IRAK porque había armas de destrucción masiva? la tentación de pènsar que detrás del narcotráfico no hay malos sino poderosos, es inevitable. Mejor drogados que en las barricadas¡¡

    Pero nos queda el Athletic¡¡¡¡¡Fíjese Vd. si somos optimistas que tenemos aparcada la gabarra, y la sacaremos ¡¡¡ya verá¡¡¡¡

  3. Una mujer con hijos a su cargo tiene que computar como cotizacion a la SSocial. NO lo digo yo, sino el derecho consuetudinario de la sociedad conyugal uno trabaja pero la otra se encarga de los hijos y del hogar, y a medias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *