Frenemos la spamsión del inglés

http://www.youtube.com/watch?v=pP7d92CySpA

Se llama spam, a los mensajes no solicitados, menos deseados o de remitente desconocido, habitualmente de carácter publicitario, enviados en cantidades masivas que perjudican de alguna forma al destinatario. De esta definición me he valido para hacer un juego de palabras y reflexionar un poco sobre la nefasta expansión del puto inglés entre los latinoparlantes que padecemos un marcado e inducido complejo de inferioridad que es necesario corregir, porque no solo está en juego la pureza de la lengua, que poco o nada me interesa preservar, dado que la misma es una histórica evolución de mezcolanzas que han enriquecido su expresión.
Posiblemente sea ya demasiado tarde para reaccionar contra esta absurda tendencia de estudiar esta odiosa lengua que tanto daño hace a nuestros cerebros latinos y resulte imposible invertir la estupidez de escuchar su música sin entenderla y aún de producirla entre nosotros con el aplauso general como han puesto de manifiesto para más ignominia, los laureados casos de Dover y Marlango. Pero el otro día, de nuevo me solivianté con este recurrente asunto, porque en un discobar de Valladolid, coincidió que pincharon una melodía italiana muy conocida “Azurro” pero cantada en español ¡Estamos tontos o qué! ¡Es increíble! – pensé para mi…Resulta que esa mierda de idioma cuya presencia en la historia debería borrarse del catálogo de Babel, el cual, comprensiblemente somos incapaces de aprender por muchos años de escuela que se le dediquen, es el preferido para oírse por el populacho metiéndonoslo por todas partes en discotecas, trenes, radio, televisión e Internet, sin traducir, mientras canciones de un idioma hermano como el italiano que ennoblece y adelgaza a quienes lo practican, cuyo aprendizaje como dice la propaganda, es fácil y divertido, resulta que vamos y la traducimos. Fuck off!
El declive crónico de los planes de estudio en España, sospechosamente coincide con la instauración forzosa del inglés en las escuelas desde el 77 que sólo ha servido para dar empleo a sus muertos de hambre que por el mero hecho de ser nativos – como si el resto fuéramos moribundis – vienen aquí a darnos clase como si fueran eminentes filólogos, mientras nuestros universitarios acuden a su inhóspita tierra de salvajes con tecnología, a hacerles la cama en hoteles y servirles la comida a la mesa en restaurantes. ¡Hijos de la Gran Bretaña! Este solo dato, debería bastarnos para de una vez ponerle coto a esta idiotez colectiva. Pero no…
Mientras la SGAE y resto de Osos Mafi del cine e industria discográfica, se empeñan en sacarnos los cuartos, evitar las descargas, vivir de las subvenciones estatales y perseguir al top-manta, nada hacen por taponar este auténtico acuífero económico por el que se nos escapa la mayor parte de nuestra riqueza económica y cultural. Porque detrás del estudio académico del Inglés existe todo un negocio muy bien montado que trasciende a los viajecitos del verano y las clasecitas particulares…por ese coladero se nos va la cultura y la industria que de ella vive.
Los pueblos latinos, deberíamos empezar a cruzar nuestros éxitos comerciales para que en todos los medios de comunicación desde Lisboa a Bucarest pasando por Santiago, Madrid, Vitoria, Barcelona, Paris, y Roma, se promocionen y pongan sus sintonías, ensanchando así el mercado potencial de nuestros productos y creaciones a más de 200 millones de personas, sólo en el continente europeo. Porque me extraña sobre manera, que cualquier botarate con dos cuerdas y un tambor suene en todas nuestras discotecas por cantar en Inglés, mientras nada sabemos de los Nº1 que están triunfando en todos esos países, donde por cierto, aquel pringado también goza de popularidad.
Y si por lo que sea, les entrara unas repentinas ganas de tomarse la revancha escuchando solo música autóctona, sin necesidad de irse muy lejos, entonces, les animo a consumir canciones en Gallego, Catalán, Euskera y hasta en Bable si lo desean, con tal de dejar de hacer el tonto, que las hay muy bellas y buenas esperando a convertirse en nuestro éxito artístico político y comercial.

2 comentarios sobre “Frenemos la spamsión del inglés”

  1. No siento odio por ningún idioma, pues todos son creaciones democráticas de los pueblos que los hablan. Su aprendizaje nos enriquece; nos abre nuevos horizontes intelectuales, sobre todo, si el idioma que estudiamos está alejado en cuanto a gramática y pronunciación del nuestro. En este sentido, el inglés no es ninguna excepción, y, como gran idioma de cultura que es, merece ser estudiado con atención, pero sin complejos de inferioridad de ninguna clase respecto al mismo.

    Por desgracia el uso incorrecto del inglés esta erosionando nuestra cultura y empobreciendo el idioma castellano. Es deplorable escuchar en televisión anuncios en inglés de cierta marca de cafeteras o de perfume. Es asimismo lamentable que haya tesis en universidades españolas escritas en inglés sobre literatura española. Y no hablemos de las traducciones que se hacen de libros de informática o de manuales de nuestros artilugios electrónicos. Son capaces de provocar un infartp a más de un académico de la lengua.

    No sé cuál será el nivel de inglés de aquella niña que nos presentaba Rajoy en la campaña electoral del dos mil cuatro; pero mucho me temo que no ha debido de progresar mucho , porque en este asunto de la enseñanza de idiomas se empieza muy a menudo la casa por el tejado: mucho destacar la importancia del estudio del inglés, y luego, pocos medios.

    El disco bar de Valladolid merecería ser multado por tal crimen artístico.

    Escuchemos pues a Adriano Celentano y compartamos esta bonita canción.

    http://www.youtube.com/watch?v=Q1VGoKBKR3I

  2. El otro día pusieron en TVE un programa que pretendía elegir el «disco del año».
    Al final, el galardón fue para un disco perpetrado por un conocido cantamañanas que se dedicó a recopilar unas cuantas canciones de autores italianos, y a destrozar su letra traduciendola.
    Cuando un bar tiene el mal gusto de poner una de esta canciones, ¿a quien reparte dividendos la SGAE, al autor original o al cantamañanas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *