EpC: Cómo montar una ONG

Ya comenté en su día, que a mi modo de ver, toda Oenegé que depende de subvenciones para su supervivencia, deja ipso facto de ser una ONG, es decir, “una Organización No Gubernamental” y pasa a ser una ODG, o lo que es lo mismo, “una Organización Dependiente del Gobierno”.
Montar una ONG, no es tan difícil como la gente cree; Basta tomar conciencia de la situación, asumir la responsabilidad y pasar de la reflexión a la acción. Ahora bien, como dice el estribillo de Seguridad Social “No quiero hablar de la lucha, si no estamos preparados” y menos si sólo contamos con el buenismo voluntarista de cuatro filósofos de salón y tres descerebrados dispuestos al ¡Pin! ¡Pan! ¡Pun! a diestro y siniestro que nos abocaría sin remedio al otro estribillo de Miguel Bosé donde perdido el Norte, confesaríamos “No se si hacer o más bien deshacer, si hacerlo mal o hacerlo bien,
hacer por hacer, solo pa´deshacer
lo que nunca se hacer.”
Lo primero que se han de plantear las personas que están pensándose dar un paso al frente para presentarse altruistas a la tarea de sacrificarse por los demás, es la necesidad que tienen de organizarse para combatir el Mal. A lo mejor, dependiendo de su calidad individual, íntimas capacidades o privilegiada circunstancia, pudiera darse el caso que para la causa, fuera mejor que se quedara al margen de toda estructura y colaborase con ella desde el exterior. Mas como quiera que a la mayoría le regocija eso tan humano de la pertenencia a un grupo, ha de ponerse cuidado en que a los agregados les apetezca más integrarse en un reducido número de elegidos que se sientan cabeza de ratón a que busquen competir en el Estado placiéndoles sentirse cola de león, pues de haber necesidad justa y necesaria de montar una auténtica ONG, esta no debe ni reproducir lo que hay, ni extenderlo, sino presentar una alternativa bien diferenciada ante la población.
Por consiguiente, no es bueno que se persiga constituir una ONG de ámbito Internacional, ni Nacional, si quiera Regional ¡Hay demasiadas! Y a la vista está que del todo ineficaces. A tenor de los resultados, ¡cualquiera diría que tienen vocación de permanencia! Las ONGs de las que hablo, son de carácter muy distinto; Se trata de ONGs microscópicas, nacidas de la nada por generación espontánea, que no se reparten el territorio, que apenas se interrelacionan para evitar el Efecto “Hilo de Ariadna” y menos todavía se entroncan en una jerarquía piramidal para no facilitar el efecto “Dominó”. Son ONGs constituidas desde la afinidad, de modo que, todo el que la integre sea familiar, amigo o vecino con intereses muy ligados al resto de los miembros del equipo, condición que pone el listón muy alto tanto a la infiltración de indeseables como a la traición. A lo sumo, pueden, si lo desean libremente y de forma puntual asistemática, asociarse y desasociarse etéreamente en acciones conjuntas coordinadas por medio de franquicias fugaces que surgen y desaparecen como flor de un día, en el más absoluto caos intencional.
Este tipo nuevo de ONG, no precisa registrarse, pues no solicita subvenciones para hacer sus acciones en favor de la sociedad; No requiere de nombre ni logotipos, ya que no reclama gloria alguna para si; No perderá el tiempo en redactar comunicados que marean la perdiz, porque sus hechos dirán más que sus palabras a quienes entienden el lenguaje no verbal más allá del explicado por Flora Davis; Tampoco necesita de un aparto permanente, o de liberados, su realidad sería de rango divino, para entendernos, que existiría sólo allí y cuando se la necesite…
Una ONG de estas características, actuaría estrictamente en el ámbito local, ayudando a los socios integrados en primer término, a sus familiares y amigos en un segundo momento y por último a sus vecinos y conciudadanos más cercanos, favoreciendo la resolución de conflictos o en su defecto, eliminando sus problemas cotidianos en la empresa, o en las instituciones. Por supuesto su modus operandi ha de mimetizar la técnica endiablada del enemigo a combatir, de manera que sus acciones jamás han de ser publicitadas, menos reivindicadas, nunca reconocidas, jamás aplaudidas o vitoreadas…todo ha de sucederse con naturalidad: algo pasa aquí, algo pasa allá, en un libre albedrio accidental.
Por supuesto, esta clase nueva de ONG no es ajena al Mundo que la rodea. Pero hemos de ser humildes y reconocer que el mundo que nos rodea, no está en los polos, Afganistán o Somalia…pensando de ese modo la buena voluntad personal queda anonadada ante la ingente tarea a acometer, como el consumidor se ve como un pigmeo ante las Multinacionales. Deben aparecer ONGs de carácter local que solucionen los problemas de la gente o al menos que los hagan desaparecer, porque ya no hay Estado de Derecho y el Estado está contra nosotros, por no hablar de los Gobiernos integrados por sociópatas criminales.
Las ventajas de seguirse este otro patrón de acción, que vendría a confeccionar un híbrido entre la unión personal de una secta, la organización de las miles de Logias masónicas repartidas por el Orbe y el sigilo con que trabaja la Mafia Siciliana, saltan a la vista: en una realidad salpicada de pequeñas ONGs no reconocidas, sin portavoces, ni comunicados, sin que se reclame nada, con no más de una docena de amigos solidarios que realizan una labor continua de baja intensidad desde su vida cotidiana que resuelven con energía y decisión, de cuando en cuando un problema que tiene angustiado a todo un barrio…es muy difícil que se desmantele su estructura y en caso de caer toda la estructura, esta no iría más allá de esa organización particular, pudiéndose dar el caso de que justo al lado hubiera otro vecino integrante de otra ONG tan reducida como la suya.
Los obreros mueren todos los días en ataúdes rodantes, caen de los andamios, aplastados por planchas de acero, construyendo puentes y túneles de autopista, envenenados por la bazofia que se les da de comer, de frio en la calle en la más absoluta indigencia cuando llega el invierno, por inasistencia médica adecuada, de distintos cánceres por estar expuestos en las barriadas a las antenas de telefonía o al amianto…esta es la técnica que debemos imitar en las nuevas ONGs al objeto de combatir el Mal. Dejemos que Cáritas, Amnistía Internacional, Médicos sin Fronteras y demás hermanitas de la caridad, se ocupen de paliar sus efectos en terceros desconocidos y nosotros, ocupémonos de la Cosa Nuestra, procurando fagocitar de raíz las causas de los distintos males que acechan impunemente a nuestra gente, con la misma humildad de quien ayuda cristianamente a su prójimo – o sea, próximo – de modo anónimo sin alardear de ello, porque sólo así Dios estará con nosotros y con nuestro espíritu.

2 comentarios sobre “EpC: Cómo montar una ONG”

  1. Me gusta este modelo de microoenegé. Parece más humano y más auténtico que el de una gran organización de ámbito internacional. Más tarde o temprano las grandes organizaciones acaban degenerando en entes burocráticos o en instrumentos para conseguir poder por parte de alguna minoría.

  2. A mi me recuera bastante a tantos superhéroes anónimos de mis lecturas infantiles y no tan infantiles: eso sí que es romanticismo en acción, y no las lelokerias que nos tragamos en la (mal) llamada comedia romántica.
    Me imagino que el motor principal seria un sentido muy exacerbado de la justicia, y no nos engañemos: casi todo el mundo comprende lo que es justo de lo que no es justo, y una capacidad de reacción rápida e improvisada y además, eficiente.
    Osea, lo que decía al principio, hay que tener madera o ganas de ser un superhéroe anónimo y muchas ganas de implicarse con los demás.
    ¿Malos tiempos para la lírica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *