El FBI contra Megaupload

La verdad es que, caída la Bestia Negra de Osama Bin Laden, con Al Qaeda en horas bajas, a falta de un enemigo global contra el cual dirigir la furia y la atención de la ciudadanía, el FBI, la CIA y resto del medio centenar de Agencias de seguridad de los EEUU, no podían haber elegido mejor rival para sus fines. Megaupload, reúne todos los ingredientes necesarios para ocupar el espacio vacío dejado por los villanos hollywoodienses: Posee un nombre apropiado que recuerda a los legendarios monstruos mitológicos contra los que debieron luchar los primeros dioses y Héroes de la humanidad con la actualización del gusto que ahora manda al más puro estilo de Godzilla, tampoco se queda corto su fundador y máximo responsable Kim Schmitz cuyo sobre nombre “Kim Dotcom” rememora de una parte al malo malísimo del Dr. No de la serie de James Bond y de otra, al no menos temible Kim Yong Il con quienes guarda otras semejanzas bien trazadas por los medios de comunicación para que hasta el más tonto de ustedes pueda reconocerlo como tal, verbigracia, su aparente extravagancia, su semblante, su vestimenta negra, su opulencia y ostentación de riqueza, su pretendido aislamiento en una isla de Nueva Zelanda desde donde gobierna su imperio mundial, etc.

Como operación de distracción ante un público asiduo a las películas de Tom Cruise podría pasar; Aunque, para quienes estén acostumbrados al cine inteligente de Truffaut, Allen y compañía, es probable que no haya convencido demasiado eso de cerrar una página de internet mientras la promesa electoral de Obama de clausurar Guantánamo está todavía pendiente, por no citar el cierre de los Paraísos fiscales que a su alrededor como las Bahamas, mantiene abiertos de par en par, para tener contentas a las élites de su país por mucho que digan las encuestas que reprochan el comportamiento del candidato republicano Romney.

Cuando parecía que las mayores preocupaciones del Imperio y sus Aliados eran el terrorismo internacional, la crisis económica, el libre comercio y garantizar el suministro de petróleo a todo Occidente, resulta ¡que no! Que es la cultura y la protección de los derechos de propiedad intelectual lo que ha movilizado a toda la Administración Obama y seguramente a la entera flota del Pacífico que durante meses habrá estado realizando tareas de radioescucha con los Awacs y de seguimiento de los sospechosos de poner en jaque a la noble industria audiovisual que lucha denodadamente por salvaguardar los sacrosantos valores de las sociedades capitalistas basadas en el consumo. Pero por lo que se ve, no en el consumo gratuito que ha pasado a ser poco menos que un crimen contra la humanidad digno de ser perseguido internacionalmente, no como esos otros cometidos por las Dictaduras contra ciudadanos indefensos que han de solventarse con leyes de punto final.

Si la Guerra de Vietnam se emprendió para frenar el avance asiático del comunismo, la de Irak para preservar el suministro de petróleo, la de Afganistán para combatir el terrorismo de Al Qaeda, Irán puede respirar tranquila, que la excusa de la droga ya se utiliza en Colombia para controlar América Latina por medio de la DEA y ahora toca defender los intereses de las discográficas. Y me perdonarán los iraníes, pero aun reconociéndoles una cultura riquísima y milenaria, por su minoritario idioma y facción del islam, como que no son rival de entidad en este asunto, por muchos premios que su cine de ensayo en blanco y negro reciba fuera de su territorio. Quienes hemos de estar muy alerta de la que se nos viene encima, somos países como España y territorios asociados, que desde hace tiempo estamos en el punto de mira del gendarme internacional.

De hecho, nuestro Presidente Mariano Rajoy al poco de entrar en el cargo, recibió un aviso por medio del Embajador jefe de la Cámara de Comercio Americana en España, Jaime Malet, de la posible inclusión de España en una “lista negra” de países piratas de no aprobarse en breve la Ley Sinde y proteger con más decisión la Propiedad internacional de los derechos intelectuales, añadiendo que ello supondría por descontado, el vuelo de la inversión extranjera y la toma de medidas más severas de parte de su Gobierno. Amenazas que de provenir de Andorra, pues podrían movernos a risa, pero visto la que se montó con la invasión de Perejil a manos de Marruecos, como que hemos de empezar a contar los días en que la VI Flota del Mediterráneo se acerque a nuestras costas, que por tierra y aire ya tenemos a los marines en las bases como la de Torrejón, para auxiliar a la SGAE en sus operaciones de castigo contra la hostelería, la detención de menores en sus domicilios por descargarse videos de Play Boy o recoger pruebas como sicofonías para demostrar ante los tribunales como los habitantes de Quintalacopia silbaban un conocido estribillo de Ramoncín durante una verbena popular.

3 comentarios sobre “El FBI contra Megaupload”

  1. Si hubiera justicia en el mundo, Japón hubiera bombardeado EEUU como represalia por el expolio que están causando en sus «productos» cinematográficos: Godzilla es un invento japomés clacado al milímetro por la voracidad copiaril norteamerciana; el cine de acción del que se han estado lucrando (no sólo economicamente) muchas productoras y directores de prestigio yanquis es tb oriental ,asi como las sosísimas (por descafeinadas y faltas de originalidad) adaptaciones de buena parte de su cine de terror, toda una proeza de imaginación, creatividad y capacidad de emocionar. También han entrado a saco en otros ámbitos de la ficción que dejan menos dinero en taquilla, pero es curioso cómo a los japoneses les acusan de copiar, precisamente los que mas rentabilidad le sacan a esto del pirateo, y encima sin practicar la elegancia de reconocer a la fuente de «su» inspiración.

  2. Anliber, mágnífica aportación…es verdad, los EEUU no hacen más que adueñarse a la brava de todo cuanto pillan por no comentar las ancestrales recetas medicinales del Amazonas.
    Gracias por tu reflexión. Te invito a tomar un café para despejar la incógnita de tu identidad.

  3. A la industria discográfica no parece importarle mucho que esté «chupao» descargarse canciones a partir de los vídeos de Youtube; pero claro, esta empresa pertenece a Google. Y no hay… para meterse con Google, que también nos enlaza a sitios de dudosa reputación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *