El PPSOE

Desconozco si en la ESO se continua enseñando a los inocentes escolares aquella instructiva lección de Historia que explicaba el denominado “Pacto del Pardo” establecido entre dos ilustres políticos de finales del XIX, Cánovas y Sagasta, cuyos discursos, en apariencia contrapuestos, sin embargo se acompasaron con la finalidad de turnarse en el Gobierno, convirtiendo con ello las elecciones de incipiente Democracia Formal, en una mera formalidad, valga la redundancia. O si por su semejanza con lo que viene ocurriendo entre el PSOE y el PP se juzga del todo innecesario estudiar el pasado cuando los jóvenes disponen de la experiencia directa del fenómeno en la actualidad.

No obstante, pese a los continuados esfuerzos por parte de las filosofías y religiones dualistas, maniqueas, donde los contrarios se alternan o coimplican, cuya incombustible reminiscencia en un cristianismo en el que no debería tener cabida remite todavía al Dios bueno y al Satán malo, la gente parece más convencida de su diferencia que de su identidad, enfermiza convicción que arruina su racionalidad para observar la auténtica verdad que a diario se le presenta bajo distintas siglas, siendo una misma realidad.

En el cine, cuando las películas de Gángsters ambientadas en el Chicago o Nueva York de los años Veinte, nos presentan a los criminales agrupados en bandas enfrentadas entre si por las zonas de influencia, los cargamentos de contrabando, la recaudación del juego, el control de los prostíbulos, la distribución de la droga, el tráfico de personas, la dirección de los sindicatos, la manipulación de los votos en las elecciones, el soborno de políticos… no por todo ello deducimos que una da las bandas es buena y la otra mala. En cambio, en la televisión cuando en el Telediario aparecen los políticos discutiendo por quien cobra los impuestos, controla el juego, subvenciona a los sindicatos, se hace con los medios de comunicación, nombra los altos cargos de la Empresas Estatales, etc, solemos concluir que son distintos. Y si bien ambas conclusiones no son incompatibles entre si, digamos que el paralelismo puede valer para mantenernos muy alerta por cuanto puede sucedernos que no sólo sean todos de un mismo bando que nunca es el nuestro, que también suceda que los dos sean malos, muy malos y aún peores.

Escoger entre el mal menor, es una de los dilemas a los que nos enfrenta por definición el que se conoce como el menos malo de los sistemas políticos con el que se puede conducir una sociedad. Pero para que la Democracia haga honor a su etimología vulgar “Gobierno del Pueblo” en el sentido de que el Pueblo soberano gobierne a través de elecciones libres, para que sea posible la elección, debe haber más de una opción distinta, pues en la noción de alternativa reside su libertad y no parece que la mera alternancia pueda ser aceptada como sinónimo, aunque cierto es que pasa bien como placebo y sucedáneo, caso en el que se estaría aplicando el sentido etimológico oculto de Democracia como “Gobierno del pueblo” igual que podría escribirse un tratado del “Cuidado del rebaño”. Llegados a este extremo creo que hasta el asno de Buridan moriría feliz por no saberse decantar en su elección.

Pues bien, creo que es evidente que el PP y el PSOE han debido alcanzar una Nueva Alianza que les garantiza, por un lado el bipartidismo y por otro su alternancia en el Gobierno, compromiso que se traduce en una misma política de fondo consistente en no cuestionar la filosofía neoliberal del Mercado Salvaje, la privatización del sector público, garantizar grandes beneficios a la Banca, dotar de enormes subvenciones a las Multinacionales, favorecer la especulación financiera, no vigilar el fraude fiscal, fomentar el trabajo en precario, rebajar los derechos individuales, sociales, sindicales, aumentar el control mediático de la información, alimentar la deuda de la ciudadanía y cuantas medidas se consideren oportunas para atacar a la población civil socavando su autonomía de gestión, decisión y acción solidaria entre si, empezando por diluir sus lazos familiares imposibilitándoles desayunar, comer, cenar y hace cosas juntos, entorpeciendo su asociacionismo vecinal interponiendo instituciones mediadoras que les enfrenten y sobre todo empobreciéndola cuanto sea posible a través de la pérdida de empleo, la continua subida de impuestos directos e indirectos y permitiendo la galopante crecida de precios de productos tan básicos hoy en día como la luz, la gasolina, el teléfono o las hipotecas.

La mejor prueba de que el “Pacto del Pardo” entre Cánovas y Sagasta, sigue vigente, pero esta vez entre el PSOE y el PP, nos la ofrece el apoyo que la Banca hace a los dos grandes Partidos antes de las elecciones concediéndoles crédito a muy bajo interés para financiar sus campañas – por no hablar de las donaciones de los particulares – las excelentes condiciones de pago que les permiten durante la legislatura para hacer frente a su cancelación que las más de las veces suele coincidir con su condonación completa y a posteriori, contratando a los miembros del Gobierno saliente para dar conferencias a papo de Rey o nombrándoles asesores a sueldo de las más grandes Empresas, recompensa que en verdad no es más que la salida de la conocida puerta giratoria en la que se ha convertido el Gobierno del país, donde por un lado entran ex consejeros de empresas privadas al Gobierno y luego vuelven a ellas tras haber cumplido los deberes y objetivos con los que llegaron a alcanzar las Arcas Públicas, verdadero elixir que mantiene en funcionamiento el engranaje de todo el Sistema.

Se las prometen muy felices los canallas del PPSOE que no debieron atender con sensatez el final de aquel capítulo de la Historia, porque están jugando a la ruleta rusa. En aquella ocasión perdió sólo Cánovas quien viera recortada su vida a manos de Michele Angiolillo, un vanguardista moral italiano anarquista cuya acción no aprovechó a nadie. A lo mejor, es preciso que pierdan los dos implicados para que ganemos todos.

Un comentario sobre “El PPSOE”

  1. Angiolillo fué pagado por las logias cubanas de New York para que eliminara a Cánovas,lo que supuso el cambio de estrategia que condujo a la pérdida de nuestras últimas posesiones de Ultramar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *