Educación para la Pagaganía

No por esperada, nos ha pillado a todos menos por sorpresa. La gran medida que el Gobierno de Rajoy estaba pergeñando para combatir el fraude fiscal, bajo cualquiera de las imaginativas formas que nuestra legislación vigente le permita adoptar, ha sido finalmente revelada por el Partido Popular registrándola el pasado Jueves como Proposición no de Ley en el Congreso, la cual consiste en introducir la Educación Fiscal en las aulas de Primaria para que los niños desde los 11 años, tengan conocimientos tributarios, con ánimo de garantizar al conjunto de la sociedad que al final de la ESO el alumnado disponga de una cultura financiera-tributaria suficiente para gestionar competentemente este ámbito de sus vidas
cuyo objetivo fundamental es «prevenir el fraude fiscal». El texto está firmado por su portavoz Alfonso Alonso, persona inteligente y cordial con quien tuve oportunidad de departir en varios actos protocolarios de ajedrez siendo él Alcalde de Vitoria. Es con esta licencia, que me dirijo al Portavoz del PP directamente:
¡Apreciado Alfonso! En términos generales, comparto espiritualmente los propósitos declarados en la propuesta. Es bueno que como se ha argumentado “los estudiantes se familiaricen con conceptos como cuenta bancaria, fondo de pensiones, instrumento financiero, préstamo e hipoteca y tengan una idea general sobre el funcionamiento del sistema impositivo”. La cuestión que te traslado es si, además de bueno para los estudiantes, ¿también será bueno para el propio sistema impositivo? Paso a exponerle el motivo de mi duda retórica.
Me parece un gran paso en aras de la igualdad por parte de su Partido, favorecer que los hijos de las clases Parada y Trabajadora participen del conocimiento reservado a los provenientes de las capas más elevadas de la sociedad a la que pertenecen el grueso de su electorado inteligente. Pero en verdad, la suerte de conocimientos que se les van a impartir, ¿A quién interesan más? ¿A un futuro trabajador de cuya nómina le detraen la cotización quedándole apenas para vivir? ¿A un próximo parado que aun sin ingresos habrá de hacer frente a los impuestos indirectos si quiere comer de oferta en el supermercado? O ¿a cuantos tienen tal cantidad de bienes, ingresos y capitales que les sale muy a cuenta aprenderse de memoria los recovecos del sistema para, en el mejor de los casos, averiguar cómo poder tributar legalmente lo menos posible?
Ya te le comenté hace más de diez años que “usted es una persona excepcional y que llegaría muy lejos honradamente”. Por eso, no me puedo explicar cómo ha dado curso a esta patraña de propuesta. Doy por hecho de que es consciente de su inutilidad ¿De qué se les va a hablar a niños de 11 años? ¿Del IVA de las chuches para que se encabronen al conocer que de 10 céntimos que pagan por un chicle, al menos dos se los lleva Hacienda que cada vez somos menos? ¿es que se tiene intención de amedrentar a los quinceañeros con que la paga dominical es una forma más de economía sumergida por no haberse practicado en ella la retención del IRPF? Sobre qué se va a instruir a los jóvenes de Formación Profesional o preuniversitarios ¿Sobre cómo gestionar el subsidio del paro? ¿A caso los cuatrocientos euros? Es posible que tras todos los esfuerzos docentes, la nueva generación llegue a comprender por qué con el euro, cada vez trabajamos más y ganamos menos, cuya respuesta no es otra que por la misma razón que cada vez gastamos más y compramos menos.
¡Insisto! Alfonso. La intención es buena, pero el medio no me parece el más adecuado. Recuerde que el camino hacia el infierno está sembrado de buenas intenciones, más todavía cuando de la siembra se ocupa el mismo Diablo. Hoy en día, el fraude fiscal es cometido principalmente y en mayor cuantía por quien tiene mucho que ganar con su práctica y poco que perder de ser pillados in fraganti. Y aún así, estamos en disposición de afirmar que son los menos los que defraudan más, no tanto porque el resto seamos hermanitas de la Caridad cuanto por la Docta Ignorancia proclamada por Nicolás de Cusa que nos ayuda más de lo que nos conviene en prevalecer honrados en vez de exacerbar nuestra codicia por aquello de “ojos que no ven, corazón que no siente”. Es evidente que, el fraude fiscal, precisa más de estudio concienzudo que de talento natural tanto de Derecho como de Economía, mientras para cumplir con nuestras obligaciones tributarias basta el civismo o en su defecto, no tener opción por falta de oportunidad y conocimientos en la materia. Son los Abogados, contables, financieros y economistas, los mejor preparados para sortear a Hacienda y hacer trampas con la Ley. Sus servicios son ofrecidos a los más pudientes quienes les contratan a precio de oro. Tal es el beneficio que les genera robarnos a todos.
Pues bien, si usted Sr. Alonso, como yo comparte la hipótesis cristiana de que todos los seres humanos participamos de la misma Naturaleza pecadora, sinceramente creo que, de ser aprobada la propuesta del PP, en una o dos generaciones, se habrá agudizado todavía más el fraude fiscal hasta el extremo de tenerlo que despenalizar por ser costumbre y práctica general de toda la población.
Igual me quedo calvo detrás de las orejas, pero, para alcanzar los objetivos declarados, ¿no sería mejor corregir la laxa legislación en el Parlamento con ánimo de evitar la “Elusión Fiscal”, dotar de más medios e inspectores a la Hacienda Pública para descubrir el fraude, reforzar con más personal a los jueces que combaten los delitos económicos, además de aumentar las penas de cárcel por estos? Querido Alfonso, me atrevo humildemente a invitarle leer “Las cloacas de la Economía” del profesor Velasco, dejando a su preclara mente advertir cuánto hay por hacer en este campo por su Gobierno, antes de ir a las escuelas a dar lecciones de fiscalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *