Latteate una sonrisa

images

Aficionado como soy a enredar con las palabras y a inventármelas con o sin necesidad, no pude menos que mostrar especial interés por la expresión que encabeza estas líneas cuando tomando un café con mi amiga Irune Goyenechea, esta me incitó a lattear una sonrisa sobre su espuma con la cucharilla y a realizar una foto con el móvil para subirla a la red, proposición que por unos instantes me retrotrajo de súbito a la infancia cuando jugueteaba sentado a la mesa de la cocina con la taza del colacao provocando las más insospechadas formas en un desenfadado dadaismo cuya efervescencia creativa se deleitaba en comprobar como las mismas desaparecían conforme untaba las galletas en la leche causando idéntico placer agridulce al dilema planteado por la margarita del Principito, cuya belleza anima a arrancarla del jardín donde su contemplación, por descontado, es más hermosa y duradera que en nuestra mano, claro que por entonces, no contábamos con la tecnología actual capaz de capturar aquel arte natural de la improvisación, lo cual, en mi opinión, podría tratarse de una traición estética en toda regla a lo que representa la fugacidad del instante, oscuro pensamiento que me devolvió de golpe al crudo presente del adulto y preguntar eso que precisamente un niño de corta edad jamás se preguntaría sobre algo que le divierte, salvo que no entienda de inmediato su utilidad y a la que tan acostumbrados estamos los profesores…¿Para qué? ¿Para qué voy a hacer una sonrisa en el café? Y ¿Para qué le voy a hacer una foto?

Así, caí en la sutil trampa de ser informado de pe a pa de una iniciativa solidaria que esta física y química, gerente de la empresa Cafetera Gosoa, disfrazada de ama de casa, ha tenido a bien apadrinar en el corazón mismo de sus instalaciones, nunca mejor dicho: resulta que un alumno suyo, gerente del Bar la Tortilla de Bilbao llamado Mikel Alonso, conectó su Escuela de baristas con el trabajo de su mujer Nagore con personas con Síndrome de Down, ocurriéndosele la idea de crear un módulo para formar a sus jóvenes en expertos baristas, entiéndase personal especializado en poner cafés, infusiones, copas, etc, ofreciéndoles con ello una salida laboral y un modo más de integrarse en la sociedad. Ni corto ni perezoso, comentó la idea a Irune anticipándole que lo único que precisaba para poner en marcha el proyecto era un local adecuado donde pudiera disponer de todo lo necesario para su formación empezando por lo más imprescindible, las máquinas de café; bien sabía él que la generosidad de mi amiga es mayor que su espíritu empresarial y desde Septiembre, una decena de chavales de la Asociación Síndrome de Down se forman como baristas en sus propias oficinas donde se les ha acondicionado un aula con todo lo necesario para su formación.

Pues bien, a fin de dar a conocer al mundo de la hostelería y a su clientela en general, esta novedosa iniciativa, se ha puesto en marcha una campaña denominada “Latteate una sonrisa” consistente en que la gente ejecute sobre su taza de café una sonrisa, la haga una foto y la suba a la página electrónica homónima para participar en un concurso.

Puesto al corriente de este extremo, como quiera que en mi escala de valores la ética esté por encima de la estética, aunque soy poco dado a estas cosas, he decidido apoyar esta idea nacida de la voluntad personal por poner al servicio de los demás lo que cada cual puede aportar a la comunidad, de la colaboración espontánea de personas anónimas que trabajan juntas en favor del bien común sin necesidad de intermediarios especializados en la captación de subvenciones, por lo que yo mismo voy a lattear una sonrisa, eso sí, con gafas y perilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *