Echando cuentas

Tranquilo en la soledad de mi casa tumbado escuchando de noche la radio, un certero anuncio de una empresa de seguridad vino a crearme incertidumbre y desasosiego sobre mi plácida existencia al informarme que en España, un robo se comete cada 4 minutos. De inmediato, la alarma se encendió en mi conciencia inundando la mente de interrogantes: ¿Cuántos minutos tiene el día? ¿Cuenta lo mismo el periodo diurno que el nocturno? ¿Cuántas veces pueden robarme en un año? ¿Me robará siempre el mismo ladrón? ¡Ay! ¡Señor dios mio! Es preciso echar cuentas…

Supongamos que la cuantía media de un robo medio, (un tirón, sustracción de la cartera, el coche), al ciudadano medio (pequeño comerciante, obrero, oficinista) por un ladrón medio (ratero) fuera de 3000 euros; dado que la hora tiene 60 minutos, 15 serian las veces que nos podrían robar en ese lapso de tiempo, tanto en la península como en Canarias. Ello arroja la cifra de 45000 euros por hora, por redondear al alza lo dejaremos en 50.000 euros IVA incluido como hacen los Pujol. Como el día tiene 24 horas, los ladrones pueden llevarse tranquilamente un montante cercano a 1.200.000 euros en todo el territorio del Estado. ¡Poco me parece a mi! Dado que un mes tiene 30 días la nómina de nuestros ladrones viene a sumar una cantidad algo más bonita, 36 Millones de euros al mes. Pero seamos generosos con los cálculos y redondeemos de nuevo al alza dejándolo en 40 millones de euros, una cifra que ya se aproxima a la que el ex tesorero del PP tenia en Suiza. Como quiera que nuestro calendario tenga doce meses al año los ladrones de toda España robándonos a todos todo el tiempo, en nuestras casas, en nuestras calles en nuestros comercios, en los transportes públicos, bajo la forma del tirón, el butrón, el carterismo, el allanamiento de morada, la intimidación…resulta que sólo se llevan 480 millones de euros, 500 para que no se diga. ¡No me lo puedo creer!

Echo las cuentas una y otra vez y las cuentas no me salen ni con calculadora, acaso porque soy de letras. ¿Sólo 500 millones de euros? Y para eso tanta policía en las calles, tanta cárcel y tantas empresas de seguridad? Seguramente estoy equivocado. No puede ser.

Confieso desconocer el montante total del presupuesto del Estado dedicado a velar por nuestra seguridad sumado al mantenimiento de los centros penitenciarios que están a rebosar. Pero supongo que rebasará con creces los 500 millones de euros al año, por lo que no sería descabellado, una vez echadas las cuentas detraídos los motivos relacionados con otra serie de delitos que continuarían precisando de la existencia de policía y cárcel, especular con la posibilidad de incorporar a cargo del erario público a todos los ladrones que actuaran en España en la plantilla de nuestras instituciones con todos sus derechos laborales como vacaciones pagadas, máxima cotización en la Seguridad social, dietas de desplazamiento, privilegios varios…por descontado con grandes ventajas penales como defensa de la fiscalía, el indulto o la inmunidad y para mayor garantía suya, que al final es la nuestra, con derecho a legislar en su provecho y beneficio.

Con esta idea en la cabeza, me acosté dispuesto a la mañana siguiente a remitir un proyecto de propuesta ciudadana a las formaciones políticas de confianza como son el PP y el PSOE. Cuando ¡de repente! me percaté de un gravísimo error de concepto argumentado en forma de preguntas ¿Cuántos ladrones de poca monta hay en España incluidas Cataluña y Euskadi? ¿Cuánto sale pagarles un sueldo al mes? ¿Cuánto sale al año? ¿Caben todos los ladrones en nuestras instituciones democráticas cuando es imposible que entren en la cárcel por falta de espacio? Eché de nuevo las cuentas…

Primero contabilicé los huecos institucionales con sueldo que podríamos habilitar para hallar acomodo a tonto ladrón suelto, entiéndase concejales con cartera, alcaldes, diputados, senadores, parlamentarios autonómicos…Después contabilicé sus sueldos, subvenciones, primas, dietas, descuentos, etc. Y aquí dejé de hacer cuentas. ¡Sale más barato dejarlo todo como está!

2 comentarios sobre “Echando cuentas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *