Egiguren, Otegi y el derecho a la reputación

Berlusconi y su virrey Vasile no se dieron por aludidos cuando el Papa Francisco, en la histórica entrevista que Jordi Évole le hizo hace un mes en La Sexta, enunció los cuatro pecados capitales de los medios de comunicación, a saber,  la desinformación, la calumnia, la difamación y la coprofilia o “el amor a la caca”. Bergoglio apuntó que toda persona tiene derecho a la reputación,  de manera que los errores cometidos prescriben después de que se ha pagado por ellos. Señaló sin mencionarlo al ex primer ministro italiano entre los coprófilos: “A algunos conozco, católicos de misa, sí, y tienen medios que no hacen más que ensuciar a los demás”. Telecinco guardó silencio ante tan rotunda denuncia, y a lo suyo sigue. Lo justo sería distinguir entre la responsabilidad directa de las cadenas de televisión y la que de quienes en  ellas intervienen sin posibilidad de filtro editorial.

En el debate electoral de Atresmedia se dijeron cosas que podrían homologarse con el gusto por las heces. Si Albert Rivera se retrató en su histriónica agresividad, Pablo Casado se situó a la altura de las peores tertulianos del chismorreo cuando recordó que el ex dirigente socialista vasco Jesús Eguiguren fue condenado por violencia de género. ¡Hace casi 30 años!

¿Tan falto de argumentos actuales está el líder del PP? Hay un derecho individual al olvido que los medios -y las lenguas viperinas- no respetan, a la vez que exhiben un pésimo sentido moral de la historia. Eguiguren, como también Otegi y cualquier otro ciudadano, se merecen una  reputación  sin tacha después de que han saldado su deuda, momento en que caduca el pasado. Nuestra clase política se ha contagiado de la maledicencia  de Sálvame.

Pasado y presente danzan en el torbellino de la tele, como en las imágenes de Notre Dame ardiendo. Pero no somos lo que fuimos, somos  lo  que seremos.

2 comentarios sobre “Egiguren, Otegi y el derecho a la reputación”

  1. O como cuando el PNV votó a Rajoy ¿no?… Ah, no, que cuando el PNV cambia de estrategia es porque usa la adecuada a cada momento, no como los demás, que es porque están rectificando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *