Diario de cuarentena. Día 69. Rebelión en las aulas

El confinamiento estéril a que estamos sometidos bajo el abusivo Estado de Alarma decretado por el Gobierno central tiene muchos efectos desastrosos, entre ellos la suspensión de las clases presenciales, imprescindibles para la formación de los niños y jóvenes. Este próximo lunes vuelven a las aulas los alumnos de cuarto de ESO, Bachillerato y FP. O sea, los chicos y chicas de 15 años en adelante, a quienes más afecta el parón provocado por el coronavirus y los que más se juegan en esta desventurada crisis.

Para cumplir con las medidas de protección, los colegios están redimensionando las aulas para dar cabida a menos alumnos y habilitando canchas deportivas y bibliotecas. Al mismo tiempo, se les ha aprovisionado por el Gobierno Vasco de mascarillas, guantes y geles de limpieza y señalando las entradas y salidas del colegio por lugares distintos. Es lo correcto. Me pregunto si los profesores y los centros educativos están a la altura de la gravedad del sufrimiento de los jóvenes. ¿Se dan cuenta de lo que se están jugando? ¿Cómo han sido estos dos meses de clases on line? ¿Han funcionado pedagógicamente o se han limitado a meros envíos de tareas sin que haya existido una auténtica interactuación profesor-alumno?

Si el sistema educativo estuviera preparado para el modelo de clases on line, es probable que la situación se hubiera superado sin mayores trabas. Pero el sistema no estaba habilitado para eso, ni el profesorado ha recibido una preparación técnica y pedagógica para esa nueva y dificultosa tarea. ¿Cuál es el balance hasta ahora del trimestre on line? ¿O debemos dar por amortizado este curso?

La enseñanza es de esas profesiones donde la diferencia de calidad es determinante. Hay profesores buenos y profesores malos. No es lo mismo un guardia municipal mediocre y vago que un profesor de los malos. ¡Ay, ¡Dios, eso sí que causa estragos! Y al revés, qué determinante ha sido para mucha gente haber caído en manos de un buen maestro, en primaria, en bachiller o en la universidad. ¡Cuántas grandes personas le deben empujón de sus vidas a los maestros que tuvieron! Todos podemos contar casos concretos y en lo que a mí respecta jamás tuve un profesor que me inspirara. De los maestros nacionales de mi niñez, brutales y franquistas, solo puedo evocar desprecio.

Para ayudar en el regreso a las aulas, el sindicato ELA ha convocado una huelga. Hay que ser irresponsables. ¡Los niños no son tornillos, pandilla de ociosos sindicalistas! Son materia sensible, lo más importante y delicado que tiene el país. ¡Espabilen, profesores y colegios, espabilen! Hagan todo lo posible para que estos chicos no pierdan un año de su vida y eviten malograr su futuro. Se necesita un plus de esfuerzo y generosidad. Hagan honor a su sagrado oficio. Ojalá el curso 2020 se recuerde como el que encumbró a los maestros a lo más alto.

8 comentarios en «Diario de cuarentena. Día 69. Rebelión en las aulas»

  1. Como siempre, los estómagos del PNV, culpando al resto del mundo, menos a vosotros mismos. Los únicos que hacéis bien todo sois la mafia del PNV, el resto, todo mal. Eso sí, cuando alguien se atreve a levantarse, criticar y cuestionar al todopoderoso y sagrado PNV, saltáis como tigres con toda vuestra artillería mediática contra el adversario. Ni una sola crítica ha hecho el Gobierno Vasco a su gestión en esta pandemia. Siempre igual, os pensáis que sois los mejores, que todo lo hacéis bien, magníficamente, y que Euskadi os pertenece y es vuestra. Que ganas tenemos muchos de echaros a patadas de las instituciones que tanto tiempo lleváis vampirizando y corrompiendo.

  2. Sindicatos ELALAB unidos en los consorcios sindicales, del TMT (todo menos trabajar) y en la UTT (union de tomadores de tinto), son una tomadura de pelo.
    Por si es de interes me afilie sindicalmente en el año 1972, pero vaya degeneracion dindical de entonces a ahora.

  3. La verdad es que en ámbito educativo, como en otros muchos más, les ha pillado un poco el toro, no estabamos preparados para tomar medidas de esta índole y ello ha provocado varias situaciones.

    La primera, en primer lugar estaban fuera de juego, pensaban que iba a ser algo transitorio (hasta semana santo o así) y desde la mayoria de los centros se dedicaron a mandar trabajos a troche y moche.

    La segunda, le vamos viendo las orejas al lobo, es hora de ponerse las pilas, se empieza a trabajar la opción de la videoconferencia y los ejercicios grupales en linea, los ejercicios masivos se restringen y se intenta buscar un equilibrio.

    Los alumnos, claro está, dependiendo de la etapa educativa, tambien les pilla despistados, solo han conocido en su vida la formación presencial y los escarceos que habían tenido en la online era como refuerzo o continuación de la física. Existen problemas de concetración, presencialismo menos obligatorio y una facilidad mayor para despistarse.

    Como siempre, a lo largo de esta transición, ha habido profesores y centros que se han puesto las pilas más o menos rápido; lo malo es que, es muy posible que a lo largo del próximo curso debamos vivir situaciones similares de aislamiento de uno o vario centros.

    Desde luego, no hay que ver solo lo malo, también es una opción de mejorar y de aprender otra manera de trabajar la docencia y, a los alumnos, otra manera, tan válida como la otra, de estudiar.

  4. Antes de hablar de lo que desconoce, por favor infórmese y deje de defender las malas decisiones, que como todos los gobiernos, también toma el Gobierno Vasco. Flaco favor nos hace.
    Usted, y al igual que la Señora Consejera de Educación, desconoce la realidad de los centros.
    Es muy fácil opinar desde un escritorio y tomar decisiones desde un despacho sin tener en cuenta a la comunidad educativa, que es la que verdaderamente conoce esa realidad.
    El profesorado está deseando volver a sus centros de trabajo pero con unas medidas de seguridad que principalmente garantice la salud de los alumnos.
    Sin pertenecer a ningún sindicato (pensáis que todo es ELA) , cada día creo más que los que consideran a los alumnos comos tornillos son otros.
    Un saludo en JEL

  5. Creo que la consejeria de educación del gobierno Vasco tenía que tomar buena nota del funcionamiento Del sistema educativo de Castilla y León.me han llegado rumores de que algo están haciendo en ese sentido.mi mujer es funcionaria de educación
    Del gobierno Vasco y ha estado 10 años dando clases en Castilla y León como profesora y directora de centro. Siempre me comenta que la diferencia es abismal tanto en calidad,contenidos y organización.tambien me comenta que aquí se invierte más dinero en educación,pero que no se ve en los resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *