Diario de cuarentena. Día 83. ¿Quién mató a Maddie?

Todos nos arrepentimos alguna vez de nuestras palabras. Cuando releo viejos artículos casi siempre me siento orgulloso, pero en ocasiones me asusto: no debí decir ciertas cosas. En ETB estuve unos cuantos años opinando sobre la actualidad. Hoy recordaba mis intervenciones de 2007 sobre el caso Madeleine McCann, la niña británica que desapareció en el Algarve, Portugal. Nunca la encontraron. Y ahora su caso se ha reabierto con la detención por la policía alemana de Christian B., de quien sospecha es el asesino de la niña. Se trata de un criminal y pederasta con un largo historial delictivo.

Recuerdo los debates sobre aquel misterioso asunto. Mis palabras en la televisión vasca fueron muy contundentes y siempre, siempre a favor de los padres de Maddie, a quienes se acusó de haber matado a su hija y escondido su cadáver. Por entonces la opinión pública -y la publicada, sobre todo las televisiones- sostenían la tesis del parricidio, bien por accidente o bien con intención. Yo me negué a entrar en el coro de los fiscales que señalaban con el dedo a Kate y Gerry McCann.

Mis compañeros de tertulia también acusaban o al menos sospechaban de los padres. Ahí están los vídeos para atestiguarlo. Hoy, a la vista de las noticias, se van a tragar sus palabras. Fue la policía portuguesa quien acusó a los padres con pruebas insostenibles. Ni Torrente lo hubiera hecho peor.  Gonçalo Amaral fue el inspector que coordinó la investigación. Este tipo ruin declaró entonces que “el padre escondió en un primer momento el cadáver en la playa”. Dijo también que “Gerry al cabo de unos días lo trasladó a otro sitio en su coche alquilado”. Este policía corrupto escribió tiempo después un libro sobre el caso del que vendió miles de ejemplares. ¡Canalla!

Me siento muy honrado de no haber caído entonces en el amarillismo y sostenido, prácticamente solo, la inocencia de los McCann; pero sí me duele haber dicho tiempo después que “los pederastas solo deben salir de la cárcel con los pies por delante”. Fue un exceso verbal situado en el contexto de la historia personal.

Leo la prensa de hoy y ningún medio acude a su hemeroteca para reconocer sus difamaciones. Los McCann podrían poner millares de querellas por falsedad y ganarlas todas. El olvido suele ser injusto; pero yo recuerdo bien aquella historia. Y lo denuncio en nombre de la verdad. Los McCann cometieron un gran error: irse a cenar con unos amigos y dejar a la niña sin cuidado. Una imprudencia que nunca se han perdonado. Pero ese error no vale el calvario que han vivido durante 13 años.

Veremos en qué queda lo relativo a este pájaro detenido en Alemania, que residió en la zona portuguesa en aquellos años y cuyo historial como delincuente sexual estremece. Tras el caso de la desaparición de Maddie la televisión ha vuelto una y otra vez a los juicios paralelos. No parará nunca si una ley no lo impide. No es solo la tele, es la gente con alma de “la vieja‘l visillo”. ¿Dónde estás, Maddie?

2 comentarios en «Diario de cuarentena. Día 83. ¿Quién mató a Maddie?»

  1. Totalmente de acuerdo contigo.
    Escribirás lo mismo cuando se demuestre que el confinamiento ha sido lo mejor para evitar muertos durante esta pandemia ?
    Seguro que sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *