Diario de cuarentena. Día 99. Agur, agur.

A este diario ya no le queda vida. Ha cumplido su andadura y hoy concluye con la honra de lo escrito con el corazón limpio. Quedará para siempre en mí como reflejo del sufrimiento vivido, el propio y el ajeno, y como revuelta contra la libertad arrebatada y los abusos sufridos por unas autoridades insensatas que, primero, no estuvieron atentos a sus responsabilidades y, después, pagaron sus errores con los excesos de un confinamiento brutal, que deja más daños que ventajas. Imperdonable su táctica del miedo y la tutela de nuestra libertad. Deja grandes estragos por mucho tiempo. Estamos en estado de shock.

Es hora de irse. Todo está dicho y toca recuperarse, hacer redoble de conciencia y mirar de frente a los que nos han apabullado. Hay que blindarse porque esto no ha terminado, no porque el virus, como dicen, siga presente, sino porque hay un riesgo real de recorte democrático y el virus solo es la excusa.

Queda la herida de los que murieron y pudieron haberse salvado si alguien les hubiera atendido como seres humanos. Lo ocurrido en las residencias de mayores llama a nuestras conciencias. No seré yo ahora quien señale a los culpables. Lo que la pandemia ha dejado a la vista es que los mayores, a determinada edad, no son ingresados en las UCIs, sino dejados morir. Es el protocolo. Pues maldito protocolo, inhumano. Y tiene que cambiarse. Toda persona a cualquier edad tiene derecho a ser atendida con todos los medios al alcance de la medicina y no se la puede dejar a su suerte.

Queda el miedo agazapado en nuestros corazones y la vergüenza de haber caído en la trampa de quienes creyeron que solo con miedo y amenazas podría hacerse frente a la pandemia. Anulando la voluntad de la gente, tuya y mía. Es falso que fuera necesario un confinamiento tan largo. Solo lo fue hasta que tuvimos los medios de protección y asumimos que la responsabilidad de cada uno era el muro de contención. Con el miedo se mató nuestra libertad y la economía. ¡Y a ver cómo salimos! 

Queda la vergüenza de las más de 1.100.000 sanciones, más de 30.000 en Euskadi. Un país de palo y tente tieso no vale una mierda. Y se aproxima a la tiranía. Se pudo confiar en la grandeza de la gente, pero se optó por macha-carla con sanciones, amenazas y miedo, por lo demás, ilegales. Hagan el favor de retirar esos castigos y reponer el honor de la ciudadanía, que bastante ha sufrido. Nos trataron como a niños o peor, como a ciudadanos necios.    

He escrito en este diario en casi cien días la crónica del horror y el error, la historia de cómo el mundo se sintió en peligro y lo pagó caro, en vidas, pobreza y miedo universal.  ¡Qué lejos estábamos de la libertad! ¡Qué lejos de la autonomía y la autoestima! A por los despojos de la libertad acuden los carroñeros fascistas de la ultraderecha, que dicen venir a salvarnos.

Cierro el relato. Viene ahora la epopeya de la reconstrucción y la defensa activa de la demo-cracia. Más que nunca creo en mis sueños.

4 comentarios en «Diario de cuarentena. Día 99. Agur, agur.»

  1. No seamos soberbios diciendo que había que haber tomado medidas mucho antes, es muy fácil ahora que hemos visto lo que nos llegó, pero quién en aquellos momentos pensaba que íbamos a estar en una situación tan extrema ?. Se tomó alguna medida por parte de algún Gobierno Autonómico ?.
    » Imperdonable su táctica del miedo y la tutela de nuestra libertad. Deja grandes estragos por mucho tiempo. Estamos en estado de shock».
    Libertad no quiere decir que cada persona pueda hacer lo que quiera por encima del bien común.Si hablamos de 30.000 sanciones en Euskal Herria, con ese » confinamiento no necesario «, pensemos en lo que hubiera pasado si nos desconfinan un mes antes con la disculpa esgrimida por los grandes empresarios y la clase política que se alimenta de ellos, de que LO MAS IMPORTANTE ES EL DAÑO A LA ECONOMÍA. No señores, no es así, lo importante es que las personas no mueran, la economía con el paso del tiempo se recupera.
    Seamos cautos y no demos pie a los conspiranoicos, nos estamos jugando la salud.

  2. Hasta luego amigos¡¡¡¡ tataratatatatatata tatarata…..tuturututu tutututu…………………. tuturutú tutuuuuuuuuuuuu’ ¡¡¡hasta luego amigos¡¡¡( W con la zanahoria¡¡) ese si que era feliz mienttras el cazador se desesperaba. Conclusión el mundo feliz es el mundo al revés.

    Yo quiero que echen dibujos animados, los de klos montañeses….oye pá¡¡¡ y ya no decía nada mas en todo el día….que no tiene gracia? no se, a mi me la provoca

    AAGUR. en otoño veremos la estrategia de la pandemia, si es que se queda…igual viendo a VOX se acojona y se marcha

    O quizá que el ejército pedirá mas F-18 claro luego viene una situación extrema y no puede ayudar…….si son humanitarios ( el ejército) estan concebidos para eso para ayudar, lo hemos visto todos y todas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *