CAPITAL CULTURAL

Uno de los ejercicios que más sorprendía a mis ya lejanos estudiantes era la elaboración de un diagrama del Capital Cultural del grupo.

El ejercicio, inspirado en las sugerentes teorías del sociólogo Pierre Bourdieu, pretendía detectar el nivel de formacion de la familia de cada cual, obviando por motivos de tiempo, otras cuestiones tan importantes como el dominio de lenguas, la dieta o la utilización de los momentos de ocio.

Para ello, cada estudiante rellenaba de manera anónima un formulario en el que debía señalar el máximo nivel de estudios alcanzado por sus abuelos y abuelas,  así como por su padre y madre.

Entregados los formularios, los resultados se iban cantando  y mientras intentábamos adivinar las características de cada familia ,se apuntaban en la pizarra ( de las de tiza y borrador) hasta completar un cuadro que se suponía evaluaba con las restricciones  señaladas  ,el Capital Cultural del grupo teniendo en cuenta que quienes lo habían elaborado llegarían a la graduación ( antes licenciatura.

El ejercicio , como he comentado,  generaba muchas sorpresas pues , por las reacciones que suscitaba, parecía romper en muchos casos  la imagen de horizontalidad social   que nos proporcionan por lo general las redes sociales…Y siempre, en todas las ocasiones, mostraba el gran impulso adquirido por las mujeres.

Un colega , enterado de este ejercicio ,  puso en duda la cientifidad y oportunidad del mismo. Sobre la cientifidad nada le respondí porque hubiera dado lugar a un largo debate, pero sobre la oportunidad sí me reafirmé pues me fue suficiente recordar los rostros de algunos estudiantes,  unos serios, otros divertidos, todos con un punto de asombro, reconociéndose desde el anonimato como la suma de muchos esfuerzos silenciosos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *