ERIK ( el verde)

Pues sí, el marido de Nuria, a fuer de diputado de Los Verdes, es la viva imagen de Erik El Rojo. Ancho como una tanqueta, fuerte como un toro y pelirrojo como un vikingo añoso, habla pausadamente ante los ojos acaramelados de su mujer y mi amiga.

Nos lleva un quinquenio, suficiente como para haber participado de joven maoísta en las barricadas del 68. Pero cinco años eran entonces y son ahora, muchos.

Como estamos en el Procope, lugar de conspiraciones primeras, la charla pasa rápidamente a una meditación en alto sobre lo que se pensaba en aquellos años, mientras damos cuenta de una Blanquette de veau traditionnelle .

«El marxismo fue tan sólo un instrumento para legitimar y organizar la lucha, una caja de herramientas, como luego diría Michel Foucault, hoy tenemos otras…».Ni siquiera entro en la discusión, pero nota mi frunce de labios, así que continúa: «En realidad éramos un gran grupo, una generación que quería , como todas, encontrar su lugar en el mundo…» Y termina diciendo que no se arrepiente de nada y que ahora es tan verde como entonces era «siervo de Stalin» ( sic), y se ríe: «Era lo que tocaba».

Nuria le coge de la mano en un gesto de amor pero también de profunda afinidad…¡ Ah, las afinidades electivas! ¡Ella tan trotska y él tan chino! ¡Quién lo iba a decir!

Tras los postres y ya totalmente afrancesado, continuo bebiendo el excelente Château Chanteloiseau que nos han ido sirviendo. Y me atrevo y pregunto: «Entonces, ¿cuál es ahora la revolución pendiente?» Y Erik El Verde, llamémoslo así de una vez para siempre, me responde cabeceando: «La revolución burguesa, por supuesto, pero, eso sí, hasta sus últimas consecuencias». Y alza su copa, y también Nuria, y brindo con ellos.

Luego , tras despedirme con besos y abrazos – no sé si volveremos a vernos – me voy caminando lentamente hacia el hotel, mientras pienso si, de verdad, esa será también la revolución pendiente en mis lares habituales…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *