CRÓNICAS DEL CORONAVIRUS (13.-Oriente/ Occidente)

Muchos de los debates que se están produciendo estos días , versan sobre los protocolos que se han seguido en países como Corea del Sur o la misma República Popular China para afrontar con éxito la pandemia del coronavirus.

El filósofo surcoreano residente en Berlín, Byung-Chul Han, reflexionaba recientemente sobre esta cuestión, haciendo una comparación con las estrategias que se habían adoptado en Occidente.

Byung-Chul afirmaba que la rápida contención de la pandemia en Oriente se ha debido a dos cuestiones fundamentales.

En primer lugar, al fondo cultural confuciano (1) de estos países, que proporciona un profundo sentido de la colectividad y de drástica disciplina, de manera que en lugares como , por ejemplo, Sanghai , bastó una mención al peligro que se avecinaba para que la mayoría de la población se recluyera en sus acolmenados domicilios, y en el mismo Wuhan no hubo problemas para crear «brigadas populares de barrio» para controlar a sus conciudadanos.

Y en segundo lugar, continuaba Byung-Chul Han , el éxito se ha debido al gran despliegue tecnológico que se ha producido en los últimos años en aquellos lares, que ha permitido monitorizar prácticamente a la mayoría de la población por medio de cámaras de vigilancia y, sobre todo, a través de los dispositivos móviles de cualquier género.

Probablemente , habría que añadir a esta reflexión que la existencia de un régimen político autoritario y militarizado , como es el caso de la República Popular China, ha conjugado a la perfección los dos factores arriba apuntados.

Pues bien, el filósofo surcoreano concluía que si en Europa la pandemia ha conseguido alcanzar niveles ya más altos que en los países mencionados , ha sido precisamente por el profundo individualismo (2) que informa su cultura y por las trabas democráticas que se han opuesto tradicionalmente, y salvo excepciones, al control del poder del Estado, en este caso al control electrónico de hogaño (3).

La cuestión no es baladí, y dará mucho que reflexionar en el futuro por todas las denotaciones y connotaciones que conlleva, pero a la vista de las más de cien mil sanciones impuestas por incumplir el confinamiento y de algunas muestras de esa picaresca tan carpetovetónica – como el caso de los «alquileres de perros», para salir a la calle- quizás un poco de confucianismo sintético no nos vendría muy mal…

(1) Para quienes quieran profundiza en esta cuestión, cfr. , por ejemplo: Huici, V. 2017 ” Cura sui: matrices morales en el pensamiento tradicional chino. Confucio”. Teresa Oñate (comp) Hermenéuticas del cuidado de sí. Madrid: Ed. Dykinson – se puede solicitar en .pdf.

(2)Cfr., por ejemplo y al respecto: Dumont, L.1987. Ensayos sobre el individualismo. Madrid: Alianza Editorial-

(3) «Telefónica y otros siete operadores de telecomunicaciones proporcionarán datos de localización de sus usuarios de teléfonos móviles a la Comisión Europea para facilitar el seguimiento de la expansión del coronavirus» (La Vanguardia,27/3/2020)


5 comentarios en «CRÓNICAS DEL CORONAVIRUS (13.-Oriente/ Occidente)»

  1. No dé ideas don Vicente, no dé ideas. Eso del «gran hermano chino» me pone los pelos de punta. Mi hijo mayor estuvo por aquellos mundos de China el año pasado y cuando me contaba lo de la multiplicidad de cámaras y el control que establecen o pueden establecer sobre la ciudadanía me puse a temblar. Prefiero que nuestras sociedades se doten de buenos «detente». Sigo siendo más partidario de lo que decía don Pío Baroja «Aspiro a la República Independiente del Bidasoa, sin moscas, sin curas, sin carabineros.»

  2. Personalmente creo en ´Big Brother is watching you’, soy Orwelliano en el sentido de que los que delinquen deben estar todos vigilados aunque también me vigilen a mi (Ya sé que el problema llega con “¿Quien vigila al vigilante?).

  3. Pues no sé si Confucio tenía o no en alta estima la higiene, cuya ausencia siempre ha sido propicia para el desarrollo de plagas.
    Aunque haya unos cuantos insolidarios y algunos prontos histéricos creo que en Euzkadi no estamos portando ejemplarmente y no por el control policial sino por una mezcla de miedo al contagio personal y ajeno.
    Para funcionar como los chinos hay que ser chino, creo yo.
    Y además la solidaridad de China con los demás países si se da es por puros intereses comerciales. Es mi modesta opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *