¡Dios está con los indignados!

http://www.youtube.com/watch?v=eEuFooH1FIU

Aunque todavía nuestro bien amado Rouco Varela no lo sepa ¡Dios está con los indignados! Aunque los indignados no se lo crean ¡Rouco Varela está con Dios! Y aunque les repugne a las citadas partes, la lógica nos dice que el Obispo madrileño a la fuerza debe estar también con ellos, quieran o no quieran los indignados; quiera o no quiera el propio Rouco Varela. Al menos eso desprendo yo de la lectura actualizada del Sermón de la Montaña donde se recogen las Bienaventuranzas.

En verdad os digo, que todos los Obispos comparten espiritualmente la causa de los indignados y abrazan en Cristo sus justas reclamaciones; lo que ocurre, es que lo hacen al modo en que el Santo Varón Aznar hablaba catalán, o sea, en la intimidad de su alcoba emulando el desgarro existencial de “vivir sin vivir en mi y muero porque no muero” en el que subsiste el mensaje de nuestro Señor envuelto en los ungüentos momificadores de una institución que pese a todos sus humanos fallos lo ha preservado a lo largo de dos mil años, a ese amor por los pobres, por los perseguidos, los desahuciados, los enfermos, necesitados de salvifica misericordia derramada desde lo alto de la Cruz no sólo para los que en su palabra creyeron – apañados estaríamos desde la huida cobarde de sus discípulos – sino de todos cuantos desean el bien de sus hermanos, aman la justicia y buscan denodadamente la verdad, cosa que nadie les puede negar a cuantos estos meses se vienen manifestando pacíficamente en nuestras calles y plazas contra el Poder omnímodo el mismo con el que fuera tentado Jesús durante cuarenta días y noches en el desierto, con las mismas armas con que lo hicieran Profetas como Isaías o Juan Bautista, con la indignación y la palabra, me refiero. Mas ¡cuidado! Como advirtiera Jesús en Mt 5, 13 Ellos (Los Indignados) son la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

A caso por eso, la otra noche, después de ver las imágenes de lo que en tiempo real estaba sucediendo en la Plaza del Sol, hablé con Dios y precisamente me dijo de escribir esta verdad para que todo el mundo tenga conocimiento de que ¡Dios está con los indignados! Porque como expone Mt 5, 14-16 Vosotros ( Los indignados) sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte (Una Plaza) no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. Es más, me dijo que Él también está indignado y para que me hiciera una idea, me envió como señal a la mañana siguiente el libro del Vallisoletano José L. Fernández Casado “Terrorismo contra Dios” donde viene excepcionalmente narrado el atentado que desde los distintos poderes como la Banca y los Gobiernos se vienen cometiendo contra el Orden Divino.

Me gustaría que a la Jerarquía de la Iglesia Católica española no le sucediera lo que le pasó a las letras de nuestro país reflejadas en un Cervantes que le fuera negado a Cela durante varias ediciones y que a todo corre corre para no quedar en vergüenza que sumar a su ya descrédito tuvieron que concederle de postre tras el plato principal del Nobel, es decir, que no tuvieran que explicitar su espiritual abrazo a la gente que indignada se manifiesta, después de que el Santo Padre otorgue públicamente su bendición al 15-M, pues hasta esto se me ha comunicado: que el Papa hará un guiño a quienes desde la más sana desesperación, sin liberados como los sindicatos, sin dinero público como los partidos, sin subvenciones como las Oenegés, con la más pura autogestión solidaria, totalmente anónima, como la caridad cristiana, ha sabido alzarse contra la injusticia que supone llevar a la miseria a personas trabajadoras, honradas familias que han creído en la virtud del sistema democrático cuan Epifanía celestial traicionada por las fuerzas demoníacas que nos gobiernan desde la más absoluta impunidad positiva.

No crean ustedes que es mera coincidencia que el 15-M haya hecho de la Plaza del Sol su baluarte y que por ello mismo las fuerzas oscuras del mal pretendan eclipsar ahora su fuerza invicta irradiadora de Luz para las mentes dormidas y calor para quienes han perdido la esperanza. Este signo debería abrir los ojos a la Iglesia y guiar a sus fieles en apoyo de este Movimiento ciudadano de indudables raíces cristianas. Y no con menor ardor, las personas que acuden en cívicas manadas a las convocatorias indignadas deberían llenar los Templos donde sus reclamaciones serán escuchadas por el Rey de Reyes y aprovechar la visita del Santo Padre Benedicto XVI para acompañarle calurosamente durante la Jornada Mundial de la Juventud haciéndole llegar nuestras justas reivindicaciones que seguramente serán atendidas con todo el amor de su corazón y de su inteligencia que no es poca en su actual Santidad, pues si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña.

En cualquier caso, estoy autorizado por el Dios del Cristo vivo que no del Cristo muerto al que otros tanto veneran regocijados de verle crucificado, para enviaros su bendición creáis o no creáis en Dios, pues eso es del todo superfluo; Lo importante es que Dios, sí cree en vosotros.

4 comentarios sobre “¡Dios está con los indignados!”

  1. Yo soy de los que si tienen que asistir a una boda por la Iglesia, trato de estar fuera fumando, porque de lo contrario estaría siendo hipócrita no mostrándome como soy.
    Han sido pocas, pero en la última he visto a un cura en plena administración del Matrimonio suplicar a los escasos asistentes: «Por favor, digan amén».
    No se que sector del 15M puede hacer compatible «estar en misa y en la asamblea» y por mi parte no tengo inconveniente en convivir con los «que buscan», aunque sea una muleta psicológica, una pata de conejo, o un tatuaje si esto les ayuda a enfocar la vista lejos.
    No imagino de momento a una asamblea votando si acudir a misa en procesión, o cosas parecidas y estoy expectante ante la partida de ajedrez que se avecina con la visita del Papa.

    ¿Qué pasará si se rozan la máxima correción con la más alta y joven vibración cristiana?

    Hace unos días descubrí que un experimento informático venía a demostrar que existe un margen entre el caos y el orden, llamado «La frontera del caos»
    donde el caos pasa a tomar unas pautas más perfectas que el anterior orden, llegando a constituirse nuevos entes más organizados. Supongo que es como pasar de pantalla en un videojuego.

    A lo mejor va de eso el juego; hay que ir pasando al siguiente nivel con empeño y concentración, o conocer el «Modo Dios», o configurar una salud de hierro y juventud para tu avatar.

    No es descabellado que Jesús vivo estuviera revelándose ya pero su etiqueta estuviera pasando inadvertida para los reporteros de investigación de la prensa rosssa.

    Yo, en rigor, no puedo decir que vi al Altísimo, pero tengo revelaciones laicas: #Jesustomawalstrit, por citar una de las últimas.

    Jiménez Losantos, defensor de la decencia Episcopal, a los tres días de las primeras acampadas, detectó un sector de los contestatarios a los que etiquetó aproximadamente como «Franciscanos de hum mmm ahmm». Eso apunta por lo menos a que Dios ha enviado al 15 M a sus mejores hombres al lugar donde se reune la «crem» de los Hijos Pródigos, pues que mayor meta tiene un alma que dar a los pobres y arrojarse al camino sin dudar de que la providencia les acompañará por donde vayan civilizando bestias.

    Y ya más en plan desahogo poético que otra cosa, un pequeño cohan, o un pseudocohan, castizo aunque no quiere llegar muy lejos:

    «Si Dios es uno y trino ¿ no es una pista para que nos comuniquemos con Él en lenguaje trinario, en vez del binario? Cualquier persona sabe que el manejo de una economía es «sota, caballo y rey» y que yo sepa apunta a trinario descarao.

    Gracias, Nicola, por hacernos partícipes de lo que tu teléfono rojo destila.

  2. una pregunta muy simple mi querido creador
    ¿como es posible q algo que no existe pueda estar con algo q si existe??
    que dios te bendiga

  3. Amigo Carlos:
    Al margen de lo que entendamos por Dios, y de que su realidad exista o no exista, te compadezco: Es una pena que no reces al acostarte y levantarte, ni des las gracias antes de comer los alimentos. Tambien debe ser muy duro no acudir una vez a la semana a compartir con tu comunidad las preocupaciones existenciales que te atormenten; Y por supuesto, si no creen en Dios ya me dirás en quien puedes creer.
    Está de moda no creer en Dios. ¡Bien! Para que mejores tu posición atea te recomiendo leer «El espejismo de Dios» de R. Dawkins. Me lo agradecerás. Pero fíjate en que parafraseando al Evangelio Apócrifo – Oculto en griego – segú San Felipe, si hoy te reclamas de izquierdas o de derechas, no pasa nada; si dices ser hombre de ciencia o dedicarte a los negocios, como que da igual, si te reconoces europeo o Norteamericano, a nadie importa; Pero si te declaras Católico, Cristiano o sencillamente una persona religiosa ¡Ay! Entonces algo se revuelve a tu alrededor; Y no es que el resto merezca más respeto para su adscripción, pero…es tan facil despotrincar contra la Iglesia Católica. Os animo a intentarlo contra el Islám. ¡Venga valientes!
    De todos modos da igual… Cada vez que llueve, Dios os bautiza a todos y os salvará de vosotros mismos.

  4. Amigo Sergio:
    Soy de los que piensa que el asunto «Dios» es resoluble en términos racionales. En ello llevo toda mi vida. Pero de momento probar la existencia de Dios, parece fuera del alcance de la Razón. No voy a aducir a mi favor la falacia de que los Ateos tampoco tienen facil probar su inexistencia, porque es quién afirma quién debe probar la existencia. Y ´como no habría Ateos si antes no hubiera creyentes en Dios, son los creyentes quienes deben probar su existencia.
    Yo no soy ya Ateo – lo fui desde los ocho hasta los dieciseís años – Tampoco soy agnóstico ya lo fui desde los diecisiete hasta los veinte. Por supuesto no soy creyente…soy un investigador crítico que no me conformo con saber lo que sé y no saber lo que no sé.
    Estarás conmigo en que antiguamente, salvo documentos escritos, restos artísticos y arqueológicos, las personas no contaban con medios como radio, televisión…para dejar constancia de sus vivencias. Pues bien, si esto es así, el testimonio personal es la única prueba que se puede aportar en favor de las verdades religiosas de aquel entonces y poco más. Ese es el valor de los Evangelios. Ya es un asunto tuyo dar más crédito a «La Guerra de las Galias» de Julio Cesar que al Evangelio de Marcos.
    De todos modos, la Fe es un Don divino que millones de personas tienen el chollo de experimentar y que otros como tu o yo no disfrutamos. Yo comprendo su Fe, porque yo mismo tengo experiencias místicas, vértigo existencial y otros sucesos que mucha otra gente desconoce puedan suceder. Yo estoy convencido de que el fenómeno religioso genuino que afecta a millones de personas, tiene base psicosomática en el cerebro, pero su verdad no es menos real que la que tu y yo percibimos cuando nos comemos un Donut.
    De todos modos, una de las mejores argumentaciones racionales en favor de la existencia de Dios, la tienes en «Proslogion» donde aparece el famoso Argumento Ontológico de San Anselmo. Si eso no te convence, entonces, lee «La apuesta» de Pascal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *