El error Bielsa

Hace un año y seis días, cuando Bielsa confirmó que continuaría en el Athletic, cometí la insensatez de opinar en Twitter que el rosarino se había equivocado. Me cayeron hostias dialécticas como panes. Sin tiempo para hacerme a un lado, se me echó encima una parte de la talibanada forofogoitia con los 140 caracteres inyectados en sangre a darme el escarmiento merecido por pinchaglobos y tocapelotas. Según sus cálculos de la lechera, por entonces indiscutibles, la primera temporada había sido un frugal aperitivo de lo que traería la segunda. Copa segura, liga ahí-ahí, paseo triunfal en Europa y Champions de calle. Ese era el presupuesto mínimo, al que yo me atreví a oponer uno que me parecía más realista: con quedar hacia la mitad de la tabla, ni tan mal. El diagnóstico de mis encendidos interlocutores fue unánime: “No tienes ni puta idea de fútbol”.

Eso era y sigue siendo rigurosamente cierto. Ocurría, sin embargo, que mi molesto juicio no se basaba en mis conocimientos balompédicos sino en las cuatro o cinco cosas que sé acerca de la condición humana. Sin necesidad de ser capaz de distinguir una falta de un córner, se veía a la legua —y se ha comprobado con extrema crueldad— que el bueno de Marcelo no encaja, no ya en el Athletic, sino en una disciplina que, como él mismo dijo el otro día, cada vez se parece menos al aficionado y más al empresario. Era de cajón que en cuanto al hechizo le saliera media grieta, Bielsa pagaría muy cara su osadía de haber desafiado las leyes de la gravedad pelotera, que son las del negocio puro y duro.

No se puede hacer frente en solitario a la caterva de millonarios prematuros, pisamoquetas advenedizos, tertuliantes de casinillo local, plumillas resentidos y esa cuenta de resultados que es la clasificación al término de cada jornada. Ni siquiera alguien con los arrestos del loco, ni aun en un club que jura no haber dimitido del romanticismo. Por desgracia.

4 comentarios en «El error Bielsa»

  1. Si la confirmación de su salida de Bilbao se hubiera materializado antes seguro que la Real hubiera «tocado» a Bielsa.Lo «raro» de la relación entre Athletic y Real hubiera pesado en la decisión de este?,a saber,pero a mi me hubiera encantado verlo en el banquillo Realista.Fuera como fuera este tipo es todo un señor,honrado y honesto como él solo.

  2. Pues voy: tu último párrafo define a la perfección lo que muchos hoy siguen sin querer ver en el Athletic, que el romanticismo lo ponemos unos cuantos miles, que ese romanticismo pasa a veces por tragar con una humillación que no nos merecemos. El trato, rayano en lo vejatorio que sufre la hinchada rojiblanca cuando se desplaza a la capital del reino, o incluso a Valencia, donde unos ojos de buitre peseteros y pelotas se aprovecharon sin ningún pudor de la ingenuidad de muchos, con la aquiesciencia «bien pagá» de otros cuantos peseteros rojiblancos -hombres de negocios, que queda mejor que putos- , las lelokerias que se tienen que soltar al cabo del dia para sostener un programilla de interés periodístico O en cadenillas de tv propiedad de los mismos que nos ponen palos en las ruedas (Tele Boina), para seguir inflando un bisnes de manera tan artificial como el mantenimiento de programas de chismes en tv que se dedican casi exclusivamente al corazoneo.
    Y hay mas.
    Pero, como saben muy bien que no vamos a dejarlo caer porque nuestro amor SI es verdadero…

    Y ahora, si este mitin de hoy consigue entrar, me pongo el traje de neopreno y me voy de pintxos.

  3. Jodó Javi te has quedado a gusto macho. Ya si les pones nombre propio a los adjetivos, me levanto y te hago la ola. Siempre me has caído bien, pero te prevengo, como vayas de valiente te las van a dar todas en el mismo papo. Recuerdo que un reportero de deportes se puso del lado del Rosarino cuando lo de las obras y al día siguiente tuvo que achantar, supongo que por una llamada (o a lo mejor un motorista con mensaje) a cerrar filas. Pisamoquetas, ja, ja, me gusta.
    La rebelión de los necios y los incompetentes que desde que echaron a Clemente en favor de Sarabia (SARABIA?) se hizo cargo del Athletic. Guerrero, ese inconformista hizo las maletas (se dice que obligo a los juveniles a cargar sus propias bolsas en el autobús y los aitas de los futuros millonarios prematuros se lo hicieron pagar)
    Cada vez hay más que se sirven del Athletic y de lo que da de comer, a costa de la ilusión de miles de aficionados. No te preocupes que después de laminar a Bielsa, los juntaletras deportivos van a ir a por Urrutia, que no debe saber que las elecciones las ganó el día que Marcelo dio la videoconferencia. En el Pueblo Vasco, si que lo saben y lo van a triturar.
    Al tiempo. Un abrazo, Javi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.