Sobre cierto vídeo sexual

Creo que hay pocas cosas en esta vida que tenga menos ganas de ver que un vídeo sexual protagonizado por el actor (o así) Santi Millán. Solo saber que tal cosa existe y, en consecuencia, imaginarme la postal, me provoca un mal cuerpo indecible. Pero quizá soy un tipo raro, porque por lo que leo y escucho, esa parada nupcial de extranjis con una desconocida que ojalá lo siga siendo se está difundiendo a la velocidad de la luz. Y lo mismo en grupos de guasap de gañanes rijosos que, según me cuentan, en cuentas compartidas de madres y padres de ikastola. No dejará de sorprenderme que, casi medio siglo después de las pelis cutresalchicheras del destape, haya peña que se deje llevar por las mismas represiones inguinales.

Luego, claro, está la otra parte, la que para mí es la más grave de verdad. ¿Qué hay en la cabeza de alguien para sentirse autorizado no ya a visionar sino a hacer circular entre jijís y jajás la grabación de un acto sexual de dos personas que, hasta donde sabemos, no han otorgado ni de lejos su permiso para ser pasto de salidillos y pajilleros de ocasión? Doy por hecho que no solo no se plantean el puro que les puede caer por andar repicando las imágenes sino también que se la bufan las posibles consecuencias para quienes intervienen en la pieza. Hay varios casos, y siempre con mujeres como protagonistas, que han acabado en suicidio o, como poco, en tener que hacer las maletas y poner tierra de por medio. Termino añadiendo que no estamos libres de culpa los medios que abordamos la noticia pensando en la cantidad de visitas que obtendremos en nuestras ediciones digitales. Triste sino de los tiempos.

2 comentarios en «Sobre cierto vídeo sexual»

  1. Siempre se llamado «cabezas huecad A aquellas personas con poca inteligencia, con pocos valores, sin criterios para distinguir el bien del mal y que por tanto tienen «hueco» en sus cabezas para meter cualquier cosa.
    Pero como todo evoluciona y un algunos casos a peor, yo llamaría ahora «cabezas huecas», a quienes graban, difunden, se divierten con temas y situaciones que se derivan, en este caso, del vídeo que comenta Javier.
    Que pena da ver que, cuando en algunos momentos se defiende a ultranza el derecho a la intimidad, en otros parece que eso no tiene importancia y puede ser motivo de diversión.
    Lo dicho «cabezas huecas»….. Pero muy huecas, además de mal intencionadas, sobre todo si pensamos en las víctimas de estos comportamientos.

  2. Quizás ver la última obra estrenada de Itziar Ituño (La serie «Intimidad»), ficción con bastante verosimilitud, al menos en una de las ramas de la historia, sería conveniente para que la gente reflexione… Actos aparentemente banales destrozan vidas de personas y eso no se debe tolerar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.