“No todo vale”

Les dejo con el tuit que María Dolores de Cospedal dedica a Cristina Cifuentes en todo su esplendor, para que lo disfruten: “No todo vale en política. Las actuaciones de estos días contra Cifuentes son mezquinas, machistas y miserables. Parece que a algunos les gustaría conseguir lo que no consiguió un accidente de tráfico mortal. Retomando sus palabras de ayer: a seguir todavía con más fuerza”. Un mensaje que, viendo los acontecimientos, es un monumento al exceso.

La gran diferencia

También en Twitter y sobre este tema, Roger Senserrich se preguntaba con acierto: “¿De verdad tenemos que explicar por qué lo del master de Cifuentes es motivo más que justificado de dimisión? ¿De verdad?”. La gran diferencia entre los políticos de otros países que dimiten cuando les pillan falseando currículums o copiando tesis doctorales es que éstos lo admiten. En España la picaresca nunca ha pasado: Cifuentes lo niega, gana tiempo, entierra el problema y sigue adelante.

¿Sorpresa?

Cuando los gurús hablaban del mundo hiperconectado, ¿acaso alguien se creía que no se referían a lo que hoy a algunos les obliga a poner cara de sorpresa? ¡Por supuesto que doy por hecho que Facebook (la empresa) agrupa los datos que recibe de Facebook (la red social), WhatsApp e Instagram, sus tres grandes plataformas! Lo que me sorprende es la cantidad de personas que no lo sabían o no lo intuían aún, especialmente entre la gente del sector y los más entusiastas.

Lo que no sorprende

Supongo que esta tormenta pasará con algún parche estético para que nos parezca que tenemos más control sobre los datos que regalamos de nosotros mismos, y que seguiremos usando las redes para no perdernos lo que nos enseñan nuestros amigos y los influencers, cada vez más presentes en nuestras vidas digitales. Fíjense hasta qué punto: en La Información han listado a los más influyentes entre los mayores de 50, que también usan estas herramientas y quieren estar de moda.

Qué rule esa cachimba

Son jóvenes, tienen dinero y una vida social activa. También son personajes del cuché, así que por supuesto que voy a comentar el encuentro entre Froilán de Marichalar y “el pequeño Nicolás”, dos de mis personajes intrascendentes favoritos, en el bar de cachimbas que tiene Munir, el jugador del Alavés, en Majadahonda. “Los dos tienen muchas cosas en común: de las polémicas en la prensa a la vida de bon vivants en los locales de moda capitalinos”, resumen en El confidencial.

La mayor estafa del mundo

Si me la han colado como inocentada (la noticia tiene fecha del 28 de diciembre) ya rectificaré, pero me temo que la broma nos la van a gastar de verdad y a todos: en el recibo de la luz van a colocarnos los 80 millones de euros de indemnización a los gestores de Castor, aquella plataforma que detuvo su actividad porque era un riesgo y en la que ACS (de Florentino Pérez) tiene un dineral metido. La orden ya está en el BOE incluso aunque el TC haya anulado una parte.

La extremaunción de Carmen Franco

A Carmen Franco le dieron la extremaunción. No podía concluir de otra manera este capítulo de la España rancia que medios muy modernos, de estos digitales con directores que nos anuncian el nuevo futuro de la información cada cinco minutos, fortalecen con hagiografías y avisos de que ojo con meterse en Twitter con la hija del dictador bajito pero matón, que la ley es muy clara contra vagos y maleantes en Internet. Me sorprendo con la España del siglo XXI que quieren algunos.

Esto va de España

La debacle del PP y el éxito incontestable de Ciudadanos en Catalunya ha generado un problema con el que no contaban Rajoy y los suyos: la diferencia entre ambos ha sido tan grande que los de Rivera se crecen también en España. Y eso sí que no puede ser porque todo lo que montaron en Catalunya en connivencia con el poder judicial, como sugirió en campaña Sáenz de Santamaría, fue para seguir ganando en España. Ahora, el PP presiona a Cs para que fracase ante el nacionalismo catalán.

Un cuento de Navidad

Froilán de Marichalar ha tenido esta Navidad una oportunidad de aprender el valor del dinero y el valor del recogimiento familiar: al sobrino más famoso de Felipe VI le han robado un sobre con una cantidad importante de dinero a la salida de un casino de Madrid. ¿Ahorros, ganancias o sobras de la noche? Se abre la veda (ya saben que Froilán es cazador) de los rumores: ¿cuánto juega? ¿Desde cuándo? ¿Con quién (tema especialmente jugoso este)? ¿Quién le da la paga?

Pedro Duque sublimó la inocentada.

Ya les he trasladado en alguna ocasión que en Internet, esa herramienta maravillosa en la que puedes satisfacer tu curiosidad a una velocidad y con una precisión (si sabes buscar) extraordinaria, también encontramos propagadores de informaciones y modas perjudiciales para la salud o, simplemente, de tonterías trogloditas, como los “tierraplanistas” que aseguran que el planeta es plano y nos engañan a todos. Pedro Duque tuvo un recuerdo el 28 de diciembre para ellos porque lo suyo sí que es una broma.

¿Información o ruido?

Hace mucho tiempo que dejé de escribir e ir a los encuentros de blogueros y tuiteros a cara de perro. Por mucho que lo que viese y me contasen me pareciese suflé si no humo, empecé a tomármelo con otra filosofía: allá a quien le valga. Y yo, a lo mío. Ese cambio de actitud me permite, no obstante, celebrar que muchos se vayan dando cuenta de que, como escribe Manuel de Lorenzo (31.700 seguidores), esta “no es la era de la información. Es la era del ruido”.

Juan Carlos I está bien

El rey emérito está bien. Está mejor que bien, de hecho. En una reciente visita a Donostia, según El Español, se metió un pedazo de jamada consistente, entre otros platos, de “croquetas, gildas, tomate de huerta, carpaccio de carabineros, centollo al horno, chipirones en su tinta, merluza en salsa verde con cocochas y chuleta de buey”, regado con vinazos (incluido un Marqués de Riscal del 38) y en compañía de la infanta Elena, Froilán y otros cinco “amigos”. Después, a los toros.

“Fair play financiero”

De salida me parece un oxímoron: no puede haber un “juego limpio” cuando hablamos de poder económico. Así que la denuncia de Borja Barba en Twitter me parece, por supuesto, acertada: ahora Real Madrid y FC Barcelona están preocupados por la capacidad de compra del PSG, que no respeta ni los 200 millones de cláusula de rescisión de Neymar y puede pagar sueldos astronómicos. ¿Y hasta ahora que han hecho ellos con el resto de equipos en el mundo?

¿Ya no interesan las tetas?

Mi obligación es traerles lo que me llama la atención en Internet, y este tuit de Playboy lo ha hecho: a los jóvenes varones heterosexuales parece que ya no les interesan las tetas. En la popular revista erótica recogen los datos de la web Pornhub, de la que ya hemos hablado por su gran comunicación, entre los que destaca el decreciente interés de los jóvenes usuarios por esta parte del cuerpo femenino. En los replies al tuit muchos aclaran que esa generación es más “de culos”.

Igual con un poco de arte…

Supongo que en el erotismo y hasta en la pornografía el buen gusto cuenta, e igual los vídeos que ofrecen “tetas” no cuidan nada más que el tamaño de las mismas y por eso no son tan atractivos. Aunque me temo que el resto de clips serán similares. No obstante, me centro en el buen trabajo del creador y me alejo de esa industria para hablarles de la foto de viajes. En Photolari han recopilado el trabajo de hasta 21 profesionales que pueden inspirar a quienes aún sigan de vacaciones.

El rigor

Del mismo modo que hemos criticado en esta columna el uso que hizo Rajoy de una noticia falsa para desacreditar a Pablo Iglesias en el Congreso, traemos ahora la falta de rigor intencionada en ETB de miembros de la formación morada en Euskadi para desacreditar a Aitor Esteban. El diputado no dijo, como afirman, que no votaría los PGE, sino que no votaría a Rajoy (y votó “no”, como recuerdan en Orain). Pero un vídeo manipulado, igual que a Rajoy, les ha servido a Eukene Arana y Jorge Hinojal.

Pero, ¿qué clase?

¿A qué clase (alta, media, baja) se refiere Ramón Espinar cuando habla del odio que destiló, según Alberto Rodríguez y él mismo, la intervención de Ana Oramas en el Congreso de los Diputados? Porque Ramón Espinar, precisamente, no viene de la clase baja. Tampoco lo hace el propio Pablo Iglesias, ni mucho menos Carolina Bescansa. En Euskadi, ni Nagua Alba, ni Lander Martínez ni Eduardo Maura son del “lumpen” (expresión que usó el propio Iglesias).

El equipo de Pedro Sánchez

¿Patxi López? Pocas dudas tenía de su presencia en un organismo pomposo del PSOE a estas alturas. Más me ha llamado la atención la incorporación de Francisco Polo, el exdirector de Change.org, al equipo de Pedro Sánchez. Oficialmente, va para las áreas de innovación y emprendimiento, pero no creo que desperdicien su conocimiento para aprovechar Internet y sus reclamos, y elaborar una base de datos jugosa posteriormente, que es justo el modelo de negocio de Change.

Jorge Mendes, un tipo recomendable

Depende de para qué Jorge Mendes es un tipo muy recomendable. Según la jueza que investiga los desfalcos de algunos jugadores, casualmente, representados suyos, el agente de futbolistas tiene algo que contarle. Desde Falcao a Cristiano Ronaldo, la joya de su multimillonaria corona, son varios los nombres de futbolistas que tienen en común un fraude fiscal y a Mendes como representante. Tanto dinero tan fácilmente ganado parece que pervierte, irremediablemente.

Froilán, soltero de oro

Según la revista ‘Point de Vue’, una publicación sobre la monarquía en la Francia republicana, Froilán de Marichalar es uno de los solteros de oro de las coronas europeas. En concreto, como destacan en Vozpópuli, es uno de “los 20 royals más deseados de 2017”, y eso que en la revista reconocen sus problemas disciplinarios y su poco rendimiento académico. Pese a todo (ya tiene que estar mal el percal), se ha incorporado a la lista que, suponemos, interesará a alguien.

“Todo es mentira salvo alguna cosa”

20160829_mentira

Así despachaba Mariano Rajoy las acusaciones de Luis Bárcenas, que aseguraba que había repartido dinero en sobres en la sede del PP. Después, Rajoy volvió a ganar las elecciones. Dos veces. El tuit de Iñigo Errejón (que mantiene) se despacha del mismo modo: casi todo es mentira, como denuncia “Mi otro yo” en Twitter (más de 51.700 seguidores). La cifra y el objeto del dinero no son las que afirma Errejón, pero la foto sí es de la embajada española en París. Confirmarlo todo nos ha costado dos minutos en Google.

“Burkini” se escribe… demasiado

La cuenta en Twitter de Fundeu (más de 226.000 seguidores) es una herramienta estupenda para quienes vivimos de juntar letras en castellano. Estos días se han fijado en el neologismo “burkini” por todo lo que estamos hablando, sobre todo en Twitter, de esta prenda. La posición de una parte de la izquierda, que defiende el derecho de las mujeres a usarlo (como si la imposición cultural de ir tapadas fuera una opción) frente a la supuesta obligación de lucir bikinis, nos está sorprendiendo a muchos. Y no para bien.

Hazte mileurista en negro

Si alquilas tu casa regularmente sin declarar, das de cenar en la misma sin pasar inspecciones, vendes como un loco todo lo que encuentres, y haces de taxista pirata… puedes llegar a mileurista, todo en negro, gracias a la “economía colaborativa”. Un bonito eufemismo para tapar cómo algunos hacen mucho, mucho dinero pisando los derechos laborales de los demás en el sagrado nombre de las “start-up”. Por cierto, aún no sé si Clara Olmo en TICbeat critica con ironía o alaba con desconocimiento semejante tejemaneje.

Una puta burbuja

En el párrafo anterior me refería a empresas como Uber, que promueve el uso de coches particulares para sustituir a los taxistas. Por supuesto, en Uber no hay licencias, ni seguros, ni impuestos por el trayecto. Solo un intercambio de servicio y dinero contante y sonante, del que la empresa se lleva un porcentaje a una cuenta corriente que puede estar en cualquier paraíso fiscal del mundo. Aun así, ha perdido 1.200 millones de dólares en el primer semestre de 2016, mientras los inversores siguen poniendo pasta a la espera de que remonte. Si esto no es una burbuja…

¿Froilán heredará el “bribón”?

Mientras escribía el titular me entraba la duda: ¿el yate “Bribón” no era el que la familia real había devuelto al grupo de empresarios que había decidido regalárselo a Juan Carlos I? Entonces, efectivamente, Froilán tendrá que buscarse su propio grupo de empresarios generosos. Mientras tanto, como cualquier chaval de 18 años, hace lo que puede con las chicas (o los chicos si le apetece), y en las revistas del corazón ya le han asignado una novia… Que en Vanitatis niega serlo. Pero esta chica no sabe el honor que tiene: es la primera de muchas, muchas, que veremos en el papel couché.