CRÓNICAS DEL CORONAVIRUS (35.- Covidiotas)

«COVIDIOT»
life.spectator.co.uk

Ahora que every body va a poder salir a la calle en pareja, cada uno y cada una según su forma y condición como en el Génesis entraban en la salvífica Arca de Noé, ya puedo hablar de él en la conciencia de que , a partir de ahora, pasará desapercibido.

Pues el tal, que es más bien delgadurrio y mal encarado, ha ido saliendo durante el confinamiento cuando le ha dado la real gana y bajo subterfugios sucesivos y sistemáticos: como no tiene mascota ni niño ( y perdón por la comparativa alusión) ,desde el punto de la mañana hasta la hora del vermú, ha estado yendo y viniendo en sucesivos viajes ya tirando una minúscula bolsa de basura, ya comprando el pan , ya paseando una bolsa inane y coloreada , recorriendo al efecto las manzanas aledañas, y por fin , moderadamente atravesado en el portal de su casa ,con una lata de cerveza abierta en una mano y un cigarro encendido en la otra. Y, por supuesto, sin mascarilla ortodoxa o heterodoxa.

Si lo cuento es porque lo he visto una y otra vez desde la ventana de mi estudio que es más indiscreta que La ventana indiscreta de Alfred Hitchcock, y otro sí por mi vocación trangenérica de «vieja del visillo», aledaña de mi espíritu post-micro-sociológico.

Mikel, mi amigo todavía superviviente por mor de la edad en la selva académica, y piloto-macro-sociólogo de altura, con quien me he encontrado al ir a comprar el periódico, me ha comentado a los dos metros de la rigurosa distancia, que en otros lares, acaso más responsables por herederos de Lutero y de Max Weber, se ha acuñado un neologismo para tildar a este tipo de individuos que han pasado de todo .

Llámaseles al parecer «covidiotas», y el palabro, como suele ocurrir últimamente en la jerga para-científica ,proviene del inglés » covidiot», de fácil etimología, que designa a quien, en plena pandemia del COVID-19, comete irresponsabilidades que perjudican a los demás. Y supongo que está bien poder subsumir en una clasificación operativa a deambuladores irredentos como este, pero asimismo a quienes ignoran la distancia social, extienden bulos, o acaparan por encima de sus necesidades- tal es también su amplitud semántica.

Any way, despedido de Mikel con un namasté, y protegido ya con mi armadura de periódicos varios y en papel, he concluido de camino a casa que los covidiotas no son sino una variante accidental de una sustancia de idiotez en cuanto que idiotez irremediable , lo cual que ya no se podrá corregir con tácticas de contención coyunturales como las tan maníacas de las fases de desescalada… Y en subiendo las escaleras se me ha escapado un «Oh , my God!» con acento de Chicago…

5 comentarios en «CRÓNICAS DEL CORONAVIRUS (35.- Covidiotas)»

  1. Ja…ja…. don Vicente, se le nota a usted un tanto contenido en el enfado. Por estas tierras nuestras, y me temo que por las de todos, hay gente que no es que quiera como don Pío Baroja «La República Independiente del Bidasoa» sino la de sus mismos «bemoles». Y lo gordo es que seguirá siendo así siempre.

  2. Leí hace tiempo que en los sitios de redes sociales e Internet nos comportamos tal y como somos en presencial. Creo que también vale para el comportamiento en tiempos de coronavirus y en «tiempos de coronavirus», ya tú sabes 😉

  3. Pues yo le envido más don Vicente.

    Tengo un vecino que indefectiblemente cada vez que sale, y sale hasta para fumar, se deja la puerta del portal abierta, sospecho que debido a algún un yuyu oculto o arcano dadas las actuales circusntancias……

    Tema raro que me hace sospechar que pese a su apellido debe ser afrancesado puesto que bien enmarcado existen, no uno, sino tres carteles en el portal de casa que rezan:

    1.- Itxi atea mesedez.
    2.- Cierren la puerta por favor.
    3.- Close the door please.

    Aunque mirando se me ocurre que tambien pudiera ser que el buen hombre sea analfabeto funcional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *