CRÓNICAS PANDÉMICAS 2. De cometas y virus.

Coincide el árbol de rebrotes del COVID-19, con el paso magnífico e imponente del Cometa Neowise a la altura de nuestras humanas miradas.

Este cometa , descubierto este año – C/2020 F3- tiene un diámetro de casi 5 kilómetros y será visible desde la Tierra al amanecer y al atardecer entre los meses de julio y agosto. Y ya no volverá a verse , según las investigaciones astronómicas, hasta dentro de unos 6.800 años.

Tantos miles de años son muchos, algo así como la distancia temporal que nos separa de las grandes civilizaciones mesopotámicas, y no está nada claro que quede alguien para verlo si se cumplen aquellas provocadoras palabras de Nietzsche que ya he citado en alguna otra ocasión y que en este punto vienen al pelo:   “En algún apartado rincón del universo centelleante, desparramado en innumerables sistemas solares, hubo una vez un astro en el que animales inteligentes inventaron el conocimiento. Fue el minuto más altanero y falaz de la “Historia Universal”: pero, a fin de cuentas, sólo un minuto. Tras breves respiraciones de la naturaleza el astro se heló y los animales inteligentes hubieron de perecer» .

Y sí, altaneros y altaneras debemos parecerle a la Naturaleza cuando un simple virus de dimensiones nanométricas desbarata todas nuestras pretensiones simplemente eliminándonos de la faz de la Tierra y recordándonos que , como decían los griegos, somos «seres de un día», perdidos en la inmensidad de las galaxias.

¿Seremos capaces de contar cualitativamente el número de muertos y aprovechar el confinamiento físico y mental que nos está proporcionando la misma Naturaleza para reflexionar sobre el camino de autodestrucción que hemos tomado? ¿Antes de que el astro se caliente tanto que perezcamos guiados por tanta estupidez idiotizante? ¿ Seremos capaces, en fin, de recordar este severo aviso cuando nos quitemos las mascarillas?

2 comentarios en «CRÓNICAS PANDÉMICAS 2. De cometas y virus.»

  1. En algún sitio he leído que todo lo que nace muere. El ser humano desaparecerá de la tierra como otros tantos animales. Es la consecuencia lógica.

    1. Sin duda…Y ahí ha estado y está la ciencia -ficción para mostrar los hipotéticos escenarios futuros, algunos de los cuales ya se están manifestando…Gracias por el seguimiento, don Antonio, y por sus comentarios, siempre tan oportunos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *