CRÓNICAS PANDÉMICAS .7. El colapso de la turistada

A pesar de los intentos de que la Nueva Normalidad se parezca lo más posible a la ya periclitada e innominada Normalidad ( ¿anterior? ¿vieja? ¿porqué no se le pone adjetivo?) , el turismo de masas, una de las claves económicas del pasado inmediato, comienza a suscitar alguna que otra reflexión.

Y si bien es cierto que el turismo de sol, playa y desmadre ( y despadre, of course) parece estar finiquitándose por sí mismo ante el desembarco del COVID-19 que arrasa todo allí por donde pasa, todavía hay pequeños brotes verdes mentales que se empecinan en hacer leña del bosque ( que no originario) caído y se resisten a perder unas inversiones que podían haber colocado en otros lares incluidos los paraísos fiscales al uso. La histeria contamina incluso a algunos políticos que a la vez que anuncian confinamientos inminentes para los propios, afirman gobernar un destino seguro para los ajenos.

Otro sí, quienes no quisieron ver las barbas de sus vecinos ya tan ralas como destrozadas sus ciudades por las multinacionales de la hospedería y de la restauración- catering, y que con la llegada de gigantescos cruceros llegaron al orgasmo económico que dedujeron sostenido, se lamentan y rasgan sus vestiduras ante el despliegue de las distópicas mascarillas.

Y así se descubre , en infernal silencio, la capa mentirosa del rey desnudo, tan soportada por la destrucción de tierras, hombres,mujeres, culturas y gastronomías, por mucho que hasta la pandemia enviada por los dioses de hogaño, el turismo de masas, tan democrático como demagógico ,representara el 14,6 % del PIB español y 10,4 del PIB mundial…


4 comentarios en «CRÓNICAS PANDÉMICAS .7. El colapso de la turistada»

  1. Gaurko Deian, zirrikituetatik begira, Juanjo Olasagarrek… «Espainiarroi, eta horretan EAE eta nafarrok espainiarrak gara, kostatu egiten zaigu Europako hondartza baino ez garela onartzea, gure modernitate nahiak bultzatuta Europa besarkatu genuenetik, Alemaniaren morroi izatera kondenatuta gaudela, eta aurreko krisitik aipatzen zen «eredu produktiboaren aldaketa» desideratum hutsa baino ez dela, Alemaniari, berriz ere, hondartza izaten jarrai dezagun interesatzen zaiolako; hartara, autoak ekoizten, edo, zientzia ikerketan hasteko agintarien asmoak irribarretxo batekin jasotzen ditu Bundensbankeko presidenteak, Jens Weidmann jaunak»… subiranotasunari buruz!

  2. Será que vivo en una ciudad como mi querida Donostia en la que siempre ha habido turismo y está uno acostumbrado a ello. Recuerdo partidos de fútbol en la playa allá por los 6o-70 en la que nos juntábamos por Semana Santa, chavales de la ciudad, franceses e irlandeses. Lo recuerdo con cariño. Después aquello desapareció por las acciones de la «juventud alegre y combativa» y desde hace unos años renació la cosa con fuerza. Dentro de un orden (soy muy de orden, ya lo decía Pla, temo más al desorden que a la autoridad) me alegra ver la ciudad con sonidos y paisanajes variopìntos.

    1. Saludables paisanajes variopintos…¡ Desde luego que sí! Otra cosa es riadas de turistas desembarcados de grandes cruceros, como algunas instituciones han deseado, alabado y hasta, en ocasiones, logrado, en los alfoces de Bilbao…Gracias por el comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *