CRÓNICAS PANDÉMICAS.10.¿Retorno a qué aulas?

Poco a poco van apareciendo noticias relativas a la inminente vuelta a las aulas – falta tan sólo un mes.La mayoría de las noticias se pueden agrupar en dos bloques, uno sanitario y otro propiamente docente.

En el primer bloque sobresalen planes diversos para la opacación del COVID-19 y así se proponen turnos de entrada y salida del alumnado, burbujas discentes, distancias de seguridad a fuer de la utilización de mascarillas y geles hidroalcohólicos. En el caso de las enseñanzas no-universitarias, particularmente, se añade el uso de los patios por tandas así como, acaso lo más complicado, el régimen de comedor que ya se ha constituido, por defecto, en un servicio social.

En el bloque propiamente docente, más allá de las implicaciones generales del bloque anterior, sobresale la reflexión sobre el equilibrio entre la formación presencial y la análoga on line, en porcentajes que pueden variar según el desenvolvimiento de la pandemia. Y es en este punto donde esté quizás una de las claves del futuro.

Pues aun siendo largas las perspectivas de mantenimiento del bloque sanitario, todo indica que tarde o temprano, remitirá, pero no está nada claro que la inmersión en la digitalización que ha ocurrido como efecto colateral de la implantación del «estado de alarma» vaya a evaporarse.

Más bien la deriva apuntada parece ser la contraria, pues desde las altas esferas políticas los planes de reactivación económica llevan los corchetes de la «transición ecológica» y de la «transición digital», esta última tan animada teórica y retóricamente por el ministro de universidades, Manuel Castells, sin que hasta el momento se puedan conocer a fondo sus consecuencias psicopedagógicas.

Estamos, pues, ante un tiempo de cambios, inducidos u oportunos ( por no decir oportunistas) y como la transición digital afectará no sólo al ámbito educativo sino también al laboral por la implantación progresiva del teletrabajo, quizá sea también la ocasión para meditar sobre otras cuestiones anejas.

Por ejemplo, sobre la dinámica educativa y su adecuación a la evolución social: en la República Federal Alemana , los diferentes Estados regulan seis semanas de vacaciones entre el 15 de junio y el 15 de setiembre para facilitar la conciliación familiar y evitar el colapso de las vías de comunicación y de los lugares de veraneo.

Como a muchas familias, municipios y sindicatos esta propuesta les puede parecer caótica y descerebrada ( ¿y separatista?) cabe recordar que ya un ministro de educación franquista , Julio Rodríguez, en un alarde de modernidad , implantó en 1973 el denominado “calendario juliano” que igualaba el año natural con el año académico y que establecía el comienzo del curso el 7 de enero de cada año, finalizando a finales del mes de diciembre, reforma que, como tantas en la «piel de toro», fue derogada al año siguiente…

Vuelta a las aulas, pero ¿a qué aulas?

4 comentarios en «CRÓNICAS PANDÉMICAS.10.¿Retorno a qué aulas?»

  1. Son muchos los años que los docentes y sus sindicatos llevan reclamando una bajada en las ratios profesor/alumno. Ahora hay noticias de todo tipo sobre la «vuelta al cole» incluyendo, en algún momento se dijo, 15 alumnos/as por aula. Ya hemos podido leer en la prensa que alguna «autoridad» ha dejado claro que no se van a contratar más docentes.
    Con respecto a la educación on line, sería interesante saber cuánto costaría dotar del material necesario a todo el profesorado (me consta que muchos no tienen un equipo informático apropiado para ello) y cuántos alumnos y alumnas van a quedar excluidos por lo mismo.
    Efectivamente, D. Vicente ¿a qué aula?
    A mí me resulta más difícil ver la solución que descubrir los trucos de Juan Tamariz o René Lavand.

  2. Burbujas «discentes». Me obliga recurrir al DRAE de vez en vez. No se quite el sombrero hoy cuando salga a dar un voltio por el «bocho», parece que va a hacer calor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *