EL OBISPO ( emérito de Solsona)

«El obispo de Solsona ha tenido dos gemelas» he leído en un periódico. ¡Buen tema para ese escritor fino y agudo que es Quim Monzó ! Así que haré lo que pueda- Ya, ya sé que es Lunes Santo, y con todos mis respetos a les creyentes, me acojo al dicho de » lo cortés no quita lo valiente».

Para empezar el obispo en cuestión – «¡No digáis nombres, no digáis nombres!» -ya no es tal sino «emérito», pues anunció prudentemente en agosto de 2021 su renuncia al gobierno pastoral de la diócesis por motivos «estrictamente personales». Y quien ha tenido las gemelas es, obviously, la mujer con la que en su momento mantuvo contacto carnal – «¡No digáis nombres, no digáis nombres!» -, por cierto, y con perdón,una escritora de novela erótica y satánica – Oh my God!

Estos eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa Católica de vez en cuando, por persistir en el celibato que en las iglesias cristianas hermanas ya fue abolido tiempo ha, no dejan de recuperar una vieja costumbre eclesial que, a pesar de ser negada canónicamente, se ha mantenido durante muchos años si bien de una manera más implícita o menos explícita.

Desde luego poco se sabe al respecto sobre las últimas centurias, todo lo más que pudiera tener que ver con todo esto- ¿sexo… amor?, ad hoc ahora hay que andar con pies de plomo y más afilado que la navaja de Ockham – parece estar abducido por una homosexualidad rayante frecuentemente en la pedofilia, como en los recientes tiempos está saliendo a la luz y a les taquígrafes.

Pero ahora que estoy releyendo el Decamerón de Giovanni Boccaccio, me ha venido a la mente la novela segunda de la Primer Jornada . En ella , un judío, de nombre Abraham ( of course), a quien se pretende convertir a la verdadera fe, decide ir a Roma para comprobar la realidad de aquella Iglesia Católica Apostólica y Romana , y en contemplando la simonía sistemática,el desparpajo lujurioso de cardenalato y el enriquecimiento ilícito de muchos de los clérigos, vuelve con la convicción de que ,si a pesar de todo , dicha religión «aumenta y más luciente y clara se vuelve» debe ser porque en verdad «el Espíritu Santo es su fundamento y sostén», por lo decide bautizarse…»¡No mires nuestros pecados sino la fe de tu Iglesia!«

Desde luego, los tiempos han cambiado, y quizás ahora el rechazo de ese mundo que se esconde tras la cruz sea el de la espada inmobiliaria que está movilizando tantos bienes donados en su momento o inmatriculados en tropel para hacer un pingüe negocio, mayormente y una vez más bajo la protección de algún que otro Príncipe.

Y, conclusivamente, que el obispo em´érito de Solsona haya tenido un par…de gemelas no puede ser sino motivo de pública felicitación porque por lo menos ha sabido marcharse a tiempo, y no como otros que pretenden servir a dos amos a la vez y no estar locos…

Publicado por

Vicente Huici

Sociólogo, neuropsicólogo y escritor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.