Derecho de pernada

Para mi el tal Dominique Strauss-Kahn es un culpable de manual. No me refiero a la acusación de violación a una limpiadora de un hotel de lujo, que eso se tendrá que determinar después de una investigación y un proceso que deberían observar todas las garantías, aunque dos y dos suelen ser cuatro. Ese delito (no sé si técnicamente cabe llamarlo crimen) coronaría un currículum plagado del tipo de fechorías de cuello blanco y mocasines hechos a medida que no suelen dilucidarse ante la llamada Justicia porque se cometen a plena luz del día y, para más dolor, de acuerdo y/o en directa connivencia con la legalidad vigente.

La bragueta desbocada por la que ahora parece estar agarrado el mandamás del Fondo Monetario Internacional es una alegoría perfecta de su proceder a lo largo de toda su carrera. El fulano que aleccionaba al mundo sobre cómo aplicar la guadaña a la mugrienta chusma tiraba a discreción de Porsche, caviar y suite de tres mil dólares la noche. Se consideraba con derecho universal de pernada sobre vidas y haciendas y no solamente nadie se atrevía a desmentirlo, sino que el individuo pasaba por ser la gran baza del Partido Socialista francés para vencer a Sarkozy. ¿Quién teme a la derecha con esa presunta izquierda que apesta a Givenchy y actúa como la peor aristocracia medieval?

Ahí es donde tenemos el problema. Strauss-Khan no es una rareza episódica. Su comportamiento de virrey caprichoso es el acostumbrado entre esa casta suprema que camina entre las nubes y decide con indolencia sobre el presente y el futuro de los simples mortales que desde su posición ven como hormigas. Jamás les rozará ni por error la crisis creada y alimentada por ellos mismos que les sirve para justificar cada nuevo recorte. Se saben intocables, y por eso el único consuelo que nos queda es que de tanto en tanto haya una camarera que se lo juegue todo para poner en aprietos, por lo menos, a uno.

Un comentario en «Derecho de pernada»

  1. Ayer me sorprendió mucho la cantidad de comentarios que apuntaban a una «conspiración». Que lo digan los de su partido vale, pero supuestos ciudadanos de a pie de por aquí, la verdad es que me desconcertó mucho.
    Respeto la presunción de inocencia, pero para que en US hayan detenido a un pájaro de ese nivel algo raro tiene que haber.
    Otra cosa será lo que pase luego. Ya se sabe que allí en los juzgados influye mucho el saldo de la cuenta corriente y con eso no va a tener ningún problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *