Normalidad a pedales

Los símbolos los carga el diablo. No debería haber nada de particular en el hecho de que por un país de gran tradición y afición txirrindulari se disputen un par de etapas de una de las tres vueltas ciclistas más importantes del mundo. Pero no nos engañemos: lo hay, y eso es algo que saben con idéntica certeza tanto los que se oponen al paso de la ronda hispana por nuestras carreteras como quienes han procurado su retorno. Y ahí, precisamente, está el pecado original.

Somos muy mayorcitos para que nos vendan según qué burras. Cuando la santa alianza que tomó Lakua al asalto aritmético decidió reclamar de nuevo la presencia de la Vuelta a España, en lo último que pensó fue en que se trataba de una competición deportiva. Es más: sin rubor y con esa cara de “ahora mando yo” que aún no se les ha quitado a los recambiadores acelerados, se presentó la determinación como una herramienta -¿o era arma?- para la normalización. En eso tampoco nos timan, porque todos sabemos que no hay anormalidad mayor que la normalidad impuesta.

La cosa es que no fue suficiente con eso. Si hacemos memoria, recordaremos que el anuncio traía en el mismo pack la solicitud de que las selecciones españolas de lo que fuera (el gran sueño era traer la llamada Roja a San Mamés o Anoeta) vinieran a hacer bolos pedagógicos a estas tierras mayoritariamente refractarias a lo rojigualdo. No había nada inocente en esa medida que fue, qué casualidad, de las primeras que nos calzó un gobierno que, a falta de capacidad de acuerdo para otras cosas más urgentes, usó como argamasa lo patriotero.

Y como prueba del nueve por si quedaban dudas, la Guardia Civil volviendo como Terminator al lugar de autos por capricho de su excelencia Rodolfo Ares Taboada. Hace falta rostro para pedir, con esos antecedentes, que no se politice la presencia de una competición que no regresa a estos parajes por ser “Vuelta”, sino por ser “a España”.

8 comentarios en «Normalidad a pedales»

  1. Veámoslo como una oportunidad de decirle al mundo quiénes somos. Podemos perfectamente hacer que se arrepientan.

    De un modo pacífico pero divertido y muy ruidoso podemos gritarle al planeta que esta vuelta es un como un chicle pegado al pelo.

    El día que ganó Samu Sánchez su etapa, aquí en la tele holandesa hablaron largo y tendido y con una admiración enorme del Euskaltel, de su filosofía, de su identidad vasca. Hablaron de ETA, vale, pero dejaron claro que ya no pega tiros y lo dijo uno de los contertulios que se conoce Egpana de cabo a rabo y habló con admiración del «Baskenland» y de su fuerte identidad como nación, de su tradición ciclista… Y como colofón dijo que se comía de la hostia!

    Los demócratas de toda la vida no son tan listos como se pintan a si mismos. Si pensaran un poco, solo un poco, se darían cuenta de que esto es una oportunidad brutal para que nos vean el lado de los vascos que más les pica a ellos mismos. O sea que Euskal Herria no es más pensamiento único sino un pueblo que piensa con otra cabeza, con la suya propia. Esto a Basagoiti le quita el sueno, le provoca nauseas y mucha mala leche. A López no, pobrecito… este ni eso.

    Agur Iparretik

    Buen texto JV!

  2. Toda la razón Edu, toda la razón. Algo habría que hacer.. Una ikurriña tamaño plaza de colón de lado a lado de la Gran Vía, que tenga que pasar la benemérita por debajo, o no se, una caseta de aduana de cartón piedra en el Haya con unos cuantos disfrazados de aduaneros…
    Por cierto, una pena que no vengan por autovía, así podría ver todo el mundo los agujeros de disparos de bala que tiene el cartel de Euskadi, intuyo hechos por los mismos que ahora escoltarán la Vuelta.

  3. Hola

    Unas cunetas, ventanas y balcones por donde pase plagadas de Ikurriñas, como sucede en el Tour. Una total ausencia de actos violentos, que lo estan esperando para magnificarlos. Supondria todo lo contrario a sus intereses. Me encantaria

  4. Hasta que Euskadi se separe de España, si es que alguna vez lo hace, Euskadi es España. Si se boicotea el paso por Euskadi, yo prohibiría la participación de equipos vascos.

  5. Si algún día el inefable P.Lopez trae la «Roja» a San Mames, compraré raudo una entrada para animar al equipo contrario, sea quien sea!!!.

  6. Pues ese día …. ikurriñas en todos los balcones de todos los sitos por donde pasen…..una inmensa ikuriña que desprecie la última okurrensia de rudolf ares

  7. Ha dicho el neofalangista que de niño quería ser presidente autonómico vascongado («lo de lehendakari es cosa de nazis»,decía una víctima de las que siempre tienen razón) que nos tomemos un valium y que les dejemos en paz con eso de la vuelta a la patria sin patriotas,es decir,repletita de «no nacionalistas» Españoles.
    Somos malos,no somos capaces de dejarlos en paz tocarnos los cojones día sí y día también como correspondería a unos buenos vasquitos-Españolitos al fin redimidos,»sin enterarnos», que diría el PLL.
    Que sigan tocando los cojones,como Bono el otro día mentando a Azaña para tocar los cojones a las víctimas del terrorismo Franquista,pero claro,ya lo dice Alfonso Alonso:»Las víctimas del terrorismo (ETA) son distintas a las del Franquismo».O sea,las primeras champions league,las segundas segunda regional.Y Bono aplaudiendo con las orejas por la «concordia y la reconciliación entre los Españoles».
    Podía haber mentado a Queipo de LLano y haber leido su famoso bando al comienzo de la ofensiva del sur.Quizás se le ocurra a Arancha Quiroga para el próximo año,no me extrañaría,para seguir tocando los cojones.

  8. Otro trágala de esos adalides de la «normalidad». Y por si nos quedara todavía alguna duda, se pasan las competencias en materia de seguridad por el forro y se la traen con los pikolos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *