Basagoiti entre líneas

Cuando el diablo se aburre, mata moscas con el rabo. A Antonio Basagoiti, sin embargo, le da por sacarse de la sobaquera polémicas artificiales a ver quién pica. Y sí, lo reconozco: salvo error u omisión, soy el primer panchito que se ha tragado el anzuelo en la de más reciente creación. Vaya en mi descargo que andaba necesitado de material para el tecleo y que siento una atracción fatal e incontrolable por las paridas. Miren que pensaba que tenía cubierto el cupo de esta semana con la revelación de que el Reino Unido dispone de un plan de contingencia ante una posible invasión zombie. Pues no, tuvo que venir el presidente del PP vasco a empujarme al borde de la sobredosis con un estrambótico melón para abrir: ¿debe vivir el lehendakari en Ajuria Enea? Confiesen que en la cena de nochebuena no hablaron de otra cosa.

Siete párrafos de vellón le dedica en su blog a tan candente asunto, arrancando con un titular de los que atrapa al lector sin contemplaciones: “Lo importante no es si Ajuria Enea es cómoda”. Resulta curioso que lo diga él, que tiene tantas posibilidades de instalarse allí como servidor de mudarse a Beverly Hills. Y también tiene su cosa que el teorema no sea de aplicación a todos los lehendakaris sino, vaya por Dios, al que acaba de ser investido. Si no imaginan por qué, piensen en algo de tres letras o, directamente, lean la argumentación: “Hace un año que ETA aseguró que nunca más volvería a atentar, y transcurrido este tiempo no parece que sea esencial residir en Ajuria Enea por motivos de seguridad”. O sea, que según interese, ETA sigue siendo el problema o ha dejado de serlo; vaya, vaya.

Me anoto esa frase para recordársela cuando mañana o pasado sostenga exactamente lo contrario. Aunque únicamente haya sido para llevar el agua a su molino en un debate de usar y tirar al que no merece la pena entrar, Basagoiti ha reconocido por fin lo que no se cansa de negar.

Un comentario sobre “Basagoiti entre líneas”

  1. «…por motivos de seguridad».
    Pues creo que dentro de la lógica basagóitica es bastante coherente.
    Lo que le hace pupita al enésimo perdedor gaviotil no es la seguridad del lehendakari, sino precisamente que, ni el ni los suyos van a tener la oportunidad de elegir si pernoctan en Ajuria Enea o no.
    Sacar a colación a los malísimos a estas alturas no indica mas que una pobreza alarmante de asuntos políticos en los que Tony Lingualarga puede entrar a debatir con alguien.
    Permanecer en silencio equivaldria a un suicidio lento y triste de su fallida carrera política, y en los demás asuntos, ¿pues qué puede decir sin caer otra vez en el ridículo, o en la falsedad mas palmaria, o en otra de esas incongruencias a las que son tan adictos los cachorros de la Una, Grande Y Etcétera?.

    Y respecto a lo del Plan de Contingencia Zombi…decidme que es una inocentada, please.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *